La Estrella de Panamá
Panamá,25º

11 de Nov de 2019

Farándula

Angelina, entre el cáncer y la pared

Con un 50% de riesgo de desarrollar cáncer de ovarios, la misma enfermedad que reclamó a su madre, la actriz defiende su decisión

Pie de foto pie de foto pie de foto pie de foto pie de foto pie de foto

‘Sé que mis hijos nunca tendrán que decir: ‘mamá murió de cáncer de ovarios”, expresó Angelina Jolie Pitt.

En días pasados, la actriz y cineasta, que hace dos años se sometió a una doble masectomía como cirugía preventiva, decidió también removerse las trompas de falopio y los ovarios. Esta decisión ha generado el apoyo de muchos, pero también críticas al respecto.

En un artículo de opinión publicado esta semana en el New York Times , Angelina explicó que, años atrás, un sencillo examen de sangre le reveló una mutación en el gen BRCA1. Esta mutación significaba un 87% de riesgo de cáncer de mama y un 50% de riesgo de cáncer de ovarios.

Sumado a eso, su madre, su abuela y su tía habían muerto de cáncer. Por esto se había removido los senos de manera preventiva.

Anualmente, por su historial familiar, la actriz se hace exámenes de sangre para detectar marcadores de cáncer de ovarios.

Este año el marcador salió normal, pero hubo otros marcadores inflamatorios que salieron elevados, lo que podía ser una señal temprana de cáncer, según le explicó su doctor.

Todos los doctores con los que se reunió le recomendaron la cirugía preventiva, porque además del gen BRCA1 tenía el componente genético. La recomendación era hacerse la cirugía 10 años antes de la edad que tenía su madre cuando fue diagnosticada. Su madre tenía 49 y ella tiene 39.

‘No es fácil tomar este tipo de decisiones,’ concluyó la actriz, ‘pero es posible tomar el control...puedes asesorarte, aprender sobre las opciones existentes y hacer las decisiones que son más apropiadas para ti. El conocimiento es poder.’

Para aclarar nuestras dudas, consultamos al médico Miguel Cáceres, ginecólogo, oncólogo y mastólogo del Instituto de la Salud Femenina, ubicado en el Hospital Punta Pacífica.

Según Cáceres, cuando los pacientes tienen antecedentes familiares de primer grado de consanguinidad, como madres, hermanas e hijas que hayan tenido un diagnóstico vinculado, se realizan las pruebas genéticas, como las de BRCA1 y BRCA2.

Estas pruebas ayudan a detectar problemas en nuestro material genético y nos dan información acerca de nuestra predisposición a ciertos tumores.

‘El que sale positivo en estas pruebas tiene un riesgo mayor de desarrollar perfiles de cánceres agresivos,’ explicó el Dr. Cáceres.

Nos clarificó que en el caso de Angelina le salió positivo un factor agresivo de cáncer de mama que lo vinculaba al cáncer de ovarios y de las trompas de falopio.

Su riesgo de presentar cáncer era tan alto y el tipo de cáncer tan agresivo que, si se desarrollaba, el pronóstico habría sido malo, sin importar que se detectara temprano.

‘Sin ninguna duda, era la mejor alternativa para Angelina,’ agregó el doctor.

Aclaró, además, que el procedimiento de cirugía preventiva no debe recomendarse sin hacer una prueba genética, agregando que, de 10 pacientes con un historial familiar de primer grado, solo 1 sale positivo.

==========

Rebeca Grynspan,

CANDIDATA A SECRETARIA GENERAL