La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Farándula

Janet Jackson reivindica su fe y su feminismo en los Billboard Music Awards

La estrella de la música ha vuelto a demostrar que se refugia en su espiritualidad para sobrellevar las adversidades

Janet Jackson

La cantante Janet Jackson fue sin duda una de las grandes protagonistas en la ceremonia de entrega de los premios Billboard que tuvo lugar ayer domingo en Las Vegas, ya que además de recibir el galardón honorífico de la velada con el que se conmemoraban sus más de treinta años de exitosa carrera, la hermana de Michael Jackson aprovechó su discurso de aceptación para rendir homenaje al movimiento feminista y celebrar los muchos hitos que se han ido alcanzando en los últimos meses.

"Me siento muy agradecida y honrada por este premio. Creo que, al margen de todos los retos que tenemos por delante, vivimos un momento glorioso en la historia. Es un momento en el que finalmente las mujeres hemos dejado claro que no vamos a ser controladas, manipuladas o dejar que abusen de nosotras. Me uno a todas esas mujeres y hombres que están igualmente indignados ante la discriminación y que apoyan nuestra lucha con la mente y el corazón", reza un extracto de su poderoso alegato.

La estrella de la música, una de las figuras más influyentes de la escena pop de las últimas décadas, también dejó patente que su fe religiosa es una de las principales herramientas que tiene a su alcance para sobrellevar los contratiempos, reforzar su sistema de valores y, sobre todo, para mirar al futuro con optimismo.

"También vivimos un momento en el que el discurso público es demasiado brusco y fuerte. Mi oración se ha visto resentida por tanto ruido, así que con ella trato de volver a la fuente de la calma. Esa fuente es dios. Todo aquello de lo que carecemos, dios lo tiene en abundancia: compasión, sensibilidad, paciencia y amor infinito. Una vez más, dejad que os dé las gracias por semejante honor", aseguró sobre el escenario.

La afamada artista, madre del pequeño Eissa (16) -fruto de su turbulento matrimonio con el empresario Wissam Al Mana, al que acusó de haberla maltratado psicológicamente durante el proceso de divorcio- interpretó nada menos que tres temas antes de recibir tan prestigiosa estatuilla, sus éxitos 'If', 'Nasty' y 'Throb', y fue presentada ante el público por uno de los principales herederos del 'sonido Jackson' en el panorama de la música contemporánea: el carismático Bruno Mars.

"El apellido Jackson representa genio artístico y actuaciones icónicas. Los Jackson son realeza de la música y la primera familia del mundo del entretenimiento. Y ella es además una activista, una mujer humanitaria y, ante todo, una mujer fuerte", se dirigió el cantante al público congregado para introducir a la homenajeada.