23 de Sep de 2021

Mia Voces Activas

Lucy Crespo: 'La comunidad científica compartió sus investigaciones; este desprendimiento ha sido crucial para la vacuna'

Conversamos con una mujer impulsora de la ciencia. CEO del Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico Es, además, una de las invitadas del Women Economic Forum Caribbean 2021

Lucy Crespo es una ingeniera brillante y referente en su país. Es la principal oficial ejecutiva del Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico, una organización sin fines de lucro que impulsa la participación y creación de empleos de la isla y, entre otras cosas, promueve la inversión en investigación.

Lucy Crespo: 'Cada vez hay más presencia de la mujer en la ciencia y la tecnología'Cedida

Lucy está acostumbrada a romper barreras. Sorda a los prejuicios de una sociedad que cree que la ingeniería es una carrera para algunos –momentos en los que prefiere emular las libertades y la fortaleza de su padres–, aterrizó en una empresa de tecnología estadounidense, donde acabó siendo la gerente general, bajo una premisa que siempre la ha acompañado: “El trabajo que tú estás haciendo hoy, tienes que hacerlo excepcionalmente bien”, enfatiza. “Hewlett-Packard (HP) estaba abriendo operaciones en Puerto Rico, así que entré como ingeniera de procesos y supervisora de las áreas técnicas. Desarrollé una carrera completa, estuve 31 años. Mi sueño, desde que yo llegué, era llegar a ser gerente general y fui la primera mujer puertorriqueña en lograrlo”. Lucy tiene fuerza en la voz; un aura latina, cercana y sabia. Habla como máquina a toda propulsión. Lanza argumentos, tesis tan personales que la hacen auténtica. Da una cátedra magistral de cómo se logra el progreso a través de la innovación. Dice que si tuviera en frente a los principales líderes de los países, defendería la industria de la ciencia y tecnología al igual que la propiedad intelectual con investigaciones de vanguardia. Además de “fomentar la innovación, la comercialización de tecnología y la creación de empleos”, única vía de sacar a flote un mundo golpeado por la pandemia.

En América Latina y el Caribe existe la mayor proporción de científicas investigadoras a escala mundial, aunque todavía les cuesta acceder a puestos jerárquicos en el ámbito académico y empresarial. Un informe reciente de la Unesco y ONU Mujeres, mostró que la proporción de mujeres en el área de investigación de la región es del 45%, mientras que a nivel mundial es del 29,3%. Una premisa que Crespo reconoce, pero entiende que hacen falta más ingenieras, matemáticas y programadoras.

Aquí una investigadora sobresaliente, egresada de la Universidad de Mayagüez y la primera mujer en asumir la presidencia de la Asociación de Industriales de Puerto Rico. Aquí una las invitadas especiales del Women Economic Forum del Caribe que se realizará entre el 25 y el 28 de mayo de manera virtual. Aquí una mujer que no desea pasar desapercibida por la vida.

¿Cómo se lleva Lucy con la memoria? ¿Cómo es que una joven, muchacha se inclina hacia la ingeniería, en esos tiempos cuando era prácticamente una carrera que eligen los hombres?

Desde el principio siempre me fascinaron todas las ciencias y matemáticas. Desde que llegué a la escuela superior, decidí que mi carrera iba a ser en el área de ingeniería. Te estoy hablando de la década de 1970, así que como tú comprenderás en ese momento eso no era muy tradicional. Yo soy ingeniera industrial, apenas éramos seis en una clase de 42, y tuve la suerte de entrar a trabajar en Hewlett-Packard (HP), que estaba abriendo operaciones en Puerto Rico. Tuve grandes responsabilidades, inclusive para toda Latinoamérica. No lo quiero decir mucho, pero me gusta esto casi desde que nació la computadora.

Estoy ahora viviendo un propósito de mi vida: quería ser directora de una corporación pública. En Estados Unidos apenas ahora estamos llegando al 20% de representación de las mujeres en puestos directivos, de junta de directores, así que yo he tenido la suerte. Precisamente empecé a trabajar en el Fideicomiso y he tenido la oportunidad de organizar un grupo espectacular de mujeres y hombres locales y extranjeros, dependiendo del talento para adelantar la agenda de Puerto Rico en el área de innovación, trabajamos en tres pilares, uno de ellos es investigación pura, donde subvencionamos a todos los investigadores de las universidades públicas y privadas, al igual que subvencionamos a pequeñas empresas; tenemos un centro de innovación de patrimonio cultural, trayendo la tecnología a un elemento tan importante como la cultura, porque sabes que la cultura es uno de los pilares de todas las metas de sostenibilidad.

¿Qué hizo esa Lucy recién graduada para que pesara la meritocracia?

Siempre he tenido una filosofía, y es que el trabajo que tú estás haciendo hoy, tienes que hacerlo excepcionalmente bien y entonces te tienes que ir preparando para cumplir tu visión. Cuando me entrevistaron en HP, me preguntaron algo muy tradicional: “¿En los próximos cinco años, cómo te ves?”. Yo, sin ninguna timidez, dije: “Quiero ser la gerente general de esta planta”. Muy soberbia en ese momento, (risas) , pero me tomó 14 años alcanzarlo. Comencé como gerente muy temprano y cuando tú eres un líder lo más importante es la gente con la que te rodeas para trabajar, siempre tienes que tener el mejor equipo. También los mentores son algo importante en la vida.

Desde su perspectiva, ¿qué tan difícil ha sido el mundo de la ciencia, la tecnología e innovación para las mujeres?

En la década de 1970, las mujeres éramos minoría en las escuelas de ingeniería. Pero ahora en Mayagüez llevamos tres años en que las mujeres ingenieras son más que los hombres. Ha habido una transformación. Hay mucha presencia de lo que es ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, en términos de números de personas que se gradúan, sin embargo, cuando las pasas a buscar en la fuerza laboral te das cuenta de que automáticamente se reduce el número de mujeres que está ejerciendo. Aquí en Puerto Rico, nosotros tenemos un listado de las 400 compañías locales más grandes y solo el 7%-8% las lideran las mujeres.

¿Cuál considera que debe ser el apoyo público para impulsar la innovación?

El Fideicomiso fue creado por ley y recibió una asignación de los fondos que se reciben en Puerto Rico que están atados al desarrollo económico. En 2016 vivimos una crisis financiera muy grande, así que nosotros nos dimos a la tarea de diversificar nuestros fondos, y hemos hecho esto a través de subvenciones del Gobierno Federal y de subvenciones con las compañías privadas, especialmente con las fundaciones, así que ahora mismo, el presupuesto anual de nosotros son cerca de unos 40 millones. Te puedo decir que más de la mitad es del fondo de inversión privada al igual que subvenciones federales. Para cualquier organización, especialmente para organizaciones sin fines de lucro, es extremadamente importante que haya una buena diversificación de los ingresos y ese fue un elemento, que nosotros, en el plan estratégico, identificamos muy rápidamente.

¿Cuál ha sido el rol del Fideicomiso, durante la pandemia?

Hemos estado muy atentos al tema de la salud pública. Tenemos especialmente un programa llamado 'Puerto Rico Public Health Trust', y en ese programa hemos estado trabajando todo lo que tiene que ver con la covid-19, con el rastreo, con los laboratorios... Somos un brazo extendido del departamento de salud, es una colaboración porque siempre la responsabilidad final está allí, pero nosotros en ese rol hemos tenido la oportunidad de hacer investigaciones de covid-19, desarrollar nuevos métodos de pruebas, inclusive hemos tenido la oportunidad de hacer hisopos, los que se utilizan en las pruebas, en tercera dimensión. Siempre estamos integrando la tecnología. El proceso de rastreo de contacto que hemos estado usando con todos los municipios es algo que nosotros diseñamos, mantenemos la data y se la entregamos a todos los epidemiólogos.

Me comenta de proyectos de gran envergadura, pero teniendo en cuenta que muchos profesionales boricuas migran a EE.UU., ¿posee Puerto Rico el talento para impulsar industrias basadas en STEM (acrónimo en inglés para ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas)?

Sí, es bien interesante, gracias por esa pregunta. Puerto Rico gradúa aproximadamente más de 22 mil profesionales todos los años, de los 31 recintos universitarios de diferentes especialidades, tanto privados como públicos. Si tú supieras que ese es el problema: casi el 70% de los estudiantes que se gradúan, en menos de seis meses, se van; como tú sabes, nosotros no tenemos limitaciones en EE.UU, porque somos ciudadanos americanos. El gran reto nuestro es que se queden, por eso es que en el caso del Fideicomiso trabajamos el emprendimiento, y la creación de empresas nuevas, la creación de empresas basadas en innovación.

Con esta pandemia, está demostrado que la ciencia no se puede postergar. ¿Ahora entienden la sociedad y los gobiernos su importancia?

Pienso que todos los países deben enfatizar su educación para hombres y mujeres, eso tiene que suceder así, acabamos de entrar en esta revolución industrial, cada revolución se caracteriza porque todos los trabajos, más del 80%, van a tener algún tipo de relación directa o indirecta con las profesiones STEM y de las destrezas asociadas. Estamos ahora en un mundo completamente tecnológico. Uno de los retos mayores que tenemos todas las organizaciones que trabajamos con STEM es cómo comunicamos de una manera sencilla. La pandemia ha sido una fuerza motriz para que haya habido la adaptación tecnológica más rápida del mundo. Muchos de nuestros países no estábamos listos en la parte educativa. Todos tenemos que trabajar para reducir esa brecha digital, especialmente en la estructura de banda ancha. Si las personas no tienen acceso a la banda ancha, no tienen acceso a los devices.

Puerto Rico acaba de experimentar su 'peor momento' con la covid-19, ¿qué reflexión hace sobre la vacunación en el mundo?

Algo que ha impactado positivamente la innovación y que nos ha dado el largo de vida que tenemos ahora es la vacunación. En este evento en particular, es interesante analizar el periodo tan corto en el que estas vacunas se han desarrollado, y esto sucedió, en parte, porque empezaron a compartir toda la genómica. La comunidad científica se ha levantado, no tuvieron la reserva de estar experimentado y caracterizando y quedándose con la información. Ese desprendimiento ha sido crucial. Y esto no ayudó muchísimo. También la voluntad. Todos los participantes de las experimentaciones clínicas, los pacientes, ellos son los héroes, quienes estuvieron dispuestos a ponerse esta vacuna en beneficio de los demás.

Si tuviese delante a los principales líderes políticos, ¿qué les diría para que fomentaran la ciencia y la investigación?

Fomentar una organización que facilite. El hecho de que nosotros como organización tengamos este enfoque independiente de los cambios gubernamentales, es crucial. Tenemos que emular más a los países asiáticos, Israel, países europeos, donde el presupuesto que se dedica a la investigación y el desarrollo es primordial. Trabajar en la propiedad intelectual; con esto no solamente estás creando conocimiento, sino que eso lo puedes comercializar. Crear empresas y nuevos emprendimientos de áreas tecnológicas con enfoques globales. Tenemos que asegurarnos de que los jóvenes aprendan computación. No que jueguen en las consolas de videojuego, sino que cada joven aprenda a programar. Tenemos que ser muy sabios educando en los aspectos financieros.

Un aporte significativo en sus años dedicados a la innovación...

Adelantar la agenda de innovación de mi país. Soy una persona a la que le gusta ver el futuro. Quiero ayudar a Puerto Rico a que se convierta en un centro de innovación global, capaz de desarrollar nuestro talento, de traer talento que no tenemos y de retenerlos a ambos.