Temas Especiales

26 de May de 2022

Mia Voces Activas

Gigi Núñez: 'Siempre hay personas esperando que tú falles para venir y tomar tu lugar, y esto pasa en todas las industrias'

La empresaria dominicana, galardonada por el New York Council como embajadora de 'Hispanas influyentes', conversa sobre el éxito de su compañía que pasó de facturar $40 mil anuales a más de $2,5 millones en menos de tres años

Gigi Núñez: 'Siempre hay personas esperando que tú falles para venir y tomar tu lugar, y esto pasa en todas las industrias'
Gigi Núñez recibió la distinción del New York Council por su aporte a la comunidad hispana.Cedida

Gigi Núñez (Puerto Rico, 1986) es de esas mujeres arrolladoras que se trazan metas y no descansan hasta alcanzarlas, aunque “las vocecitas del miedo” de vez en cuando aparezcan.

Nació en Puerto Rico, pero muy pequeña se mudó a República Dominicana, país que considera su patria. Estima que es una mujer como cualquier otra, que se ha caído, muchas veces, en el mundo de los negocios, pero al mismo tiempo se ha levantado. Es de ojos negros, mirada transparente, guapa, sin vanidad ni performances: he aquí su sencillez.

Núñez, junto a su esposo, es la creadora de Cleaning Professionals of Florida, MhoLM Contractors Solutions, una empresa dedicada a atender a comunidades tras desastres naturales, incendios, inundaciones.

La empresaria dominicana, galardonada por el New York Council como embajadora de 'Hispanas influyentes' (un libro y movimiento creado por Yaneli Sosa, que destaca la vida y el éxito de más de 20 mujeres) conversa sobre el éxito de su compañía y los obstáculos que todo emprendedor debe superar.

¿Quién es Gigi Núñez?

Gigi Núnez es una mujer igual que cualquier otra, pero una mujer llena de sueños. Una mujer que se apasiona por todo lo que hace y lucha. Una mujer que cree que todo es posible. Una mujer que piensa que el ser humano puede hacer todo lo que se proponga.

Leí que estudiaste medicina para complacer a tu padre, pero ahora eres exitosa en una rama muy diferente. Se habla mucho de dar los primeros pasos y de creer en uno mismo... ¿Qué te dejaron tus padres?

Soy el espejo de mi padre no físicamente, sino en la personalidad. Encima me pasó lo luchadora y el carácter fuerte. Soy una persona que se preocupa por todos y por todo. Soy una persona llena de miedos, pero a pesar de eso hago las cosas, así como mi papá. Porque uno se arrepiente de lo que no hace, no de lo que hace. De mi mamá, aparte del color hermoso que luzco, tengo el corazón grande que ella tiene. De ella aprendí que uno debe perdonar, pero también olvidar. Yo no creo eso de que uno perdona, pero no olvida. Para tú poder perdonar, realmente debes aprender a olvidar, y eso lo aprendí de mi mamá.

¿No olvidar tus orígenes te ha servido para mantener los pies en la tierra?

Con los recuerdos de mi infancia tengo sentimientos encontrados. Considero que tuve una infancia muy bonita, mis papás se preocuparon porque yo tuviera lo mejor dentro de sus posibilidades. Estudié en buenos colegios y me rodeé de buenas personas, pero también tuve momentos oscuros en mi niñez.

Tu empresa se encarga de recoger escombros tras desastres. Cuéntame un poco de su misión. ¿Cuál es su plan de responsabilidad social?

Te lo voy a resumir lo más sencillo posible. Cuando hay un desastre natural o desastres provocados: incendios, inundaciones (una tubería rota que puede inundar todo un edificio) nosotros proveemos el personal que llega en respuesta a recoger esos escombros, a secar, a demoler, a limpiar el contenido de las personas. Por ejemplo, cuando hay agua, puede haber crecimiento de moho, entonces nosotros lo limpiamos. Cuando hay un incendio limpiamos el hollín. Para todo se requiere de unos químicos especiales. Todo esto en Estados Unidos.

En cuanto a la labor social per se no te puedo decir que sí, pero si hay una gran responsabilidad. Ayudar a una persona a rescatar sus pertenencias, las cosas de valor (no lo material, sino las cosas que valen): las fotos, los recuerdos, una silla que se heredó de una abuela, por ejemplo, eso es una responsabilidad muy grande. Durante la pandemia pudimos proveer empleo a más de 500 personas. Las cosas no se hacen para que te lo agradezcan.

¿Pero cómo te inclinaste a emprender en un negocio tan poco usual?

Nada pasa por casualidad. Mi esposo conoció el negocio primero que yo. Trabajó para una empresa haciendo esto y me hablaba de lo bonito que era. Cuando salió un proyecto le dije: ¡me voy contigo! Recuerdo que fuimos a una comunidad que había vivido una serie de tornados, y la comunidad que había perdido todo, se unió y nos trajo comida y agua para nosotros que estábamos trabajando, eso me marcó.

Y por eso siempre hay una responsabilidad humana, una responsabilidad moral. Y como todo, todo comienzo fue difícil, no todo el mundo cree en ti.

También leí que después de crear tu firma pasó de facturar $40 mil anuales a más de $2,5 millones en menos de tres años, ¿cómo se logra eso?

Te debo recalcar algo, este no fue mi primer emprendimiento. Antes de eso yo lo intenté por lo menos seis veces y fracasé una y otra vez, y cada fracaso me acercaba más para conseguir eso que me iba a dar el éxito. No fue una cosa que sucedió por suerte, porque la suerte no existe, y nada me cayó del cielo. Fue atreverse, salir de la zona de confort. No me senté a esperar el tiempo correcto o que todo estuviera alineado para que sucediese. Decidimos que íbamos a hacer eso y nos lanzamos, empezamos y en la marcha aprendimos cada día.

¿Y siempre en equipo con tu esposo?

“Esta es una industria para hombres, y normalmente la mujer es la esposa del dueño de la empresa. En mi caso yo soy la única mujer que sí trabaja, que si ayudó a crecer la empresa, que si salí a tumbar paredes, que si salí a recoger basura. Y ganarse ese respeto de las personas en este entorno no ha sido fácil”.

Sí, con mi esposo. Él es mi socio, mi cómplice, mi pareja, mi mejor amigo y mi peor enemigo a veces (risas). Hacemos todo juntos y es imposible no pelear. Pero a pesar de todo hemos encontrado una fórmula para sobrellevar todo.

¿Qué les costó más entender de la cultura empresarial de Latinoamérica para lograr una posición?

Como latinos no fue fácil posicionarnos. Sí hay mucha competencia. Siempre hay personas esperando que tú falles para venir y tomar tu lugar, y esto pasa en todas las industrias. Ahora, para nosotros posicionarnos nos tocó sentarnos a pensar cuál es nuestra ventaja competitiva y decidimos primero ver el lado humano de las cosas para poder diferenciarnos del resto. No ver a las personas, tus empleados, como una cabeza que envías a trabajar y que te da dinero. Para nosotros tampoco hay proyectos pequeños. Como negociantes, tomamos proyectos que a veces no dan mucha ganancia, pero si te dan el posicionamiento. Una empresa exitosa debe tener humanidad.

¿Qué papel deben jugar los empresarios en el futuro poscovid?

Los empresarios somos un órgano vital. La pandemia vino a cambiar la forma como hacemos negocios. El empresario que no se ajuste a los cambios que ha impuesto la pandemia, se va a quedar atrás. Nosotros y las personas que quieren emprender deben ajustarse al nuevo sistema, ahora que todo es digital y que todo es remoto. La covid-19 trajo una de las peores cosas que es el distanciamiento social; es terrible no poder abrazar, pero también trajo cosas positivas. Trajo oportunidades para hacer negocios.

Con el paso de los años, ¿qué has ganado, y qué has perdido?

He adquirido mucha sabiduría. Los golpes te ayudan a crecer. He perdido personas importantes, pero que ya cumplieron su ciclo como parte de mi historia, son personas que tal vez no entienden el proceso de cambio que se da en una persona cuando decide cambiar. Una vez leí que toda persona tiene su ciclo en la vida de otras personas, y cuando lo cumple, se va.

Ser madre y una gran profesional: ¿es compatible la carrera laboral con los cuidados?

Hoy hablaba con alguien sobre eso, porque es muy fácil para la gente juzgar a una mujer que decide seguir sus sueños. La expectativa es que eres mujer y tienes que dejar todo por los hijos, pero yo soy de la opinión que tú tienes que poner a tus hijos en primer lugar, pero tú también en el mismo primer lugar. Tú no puedes dejar tus sueños, dejar las cosas que quieres alcanzar por nadie, así sea tu hijo, y esto va a sonar feo y un poco controvertido. Te voy a decir cuántas veces me preguntaron ¿quién cuida a tu hijo? Y nadie le preguntó a mi esposo lo mismo. ¿Es solo responsabilidad mía ser madre?

Hablemos de la tolerancia, ¿cuán racistas crees que somos en este mundo?

Es algo en lo que he pensado mucho, porque es algo muy controvertido. Uno tiene que tener mucho cuidado con lo que dice, porque cualquier cosa se puede sacar de contexto. Pero te voy a dar una opinión muy sincera: yo pienso que el racismo existe, pero existe en los dos bandos: el que es racista y el que se siente relegado. Muchas veces uno mismo peca pensado: ¡ay, me trata así por mi color!, y probablemente no tiene nada de que ver con el racismo. Yo misma he llegado a pensar que el trato conmigo es así porque yo soy mujer. Sí existe el racismo, sí existe la discriminación, pero también existe la predisposición en la mente de nosotros. Yo no me siento excluida, no me siento minoría, pero hay personas que sí lo sienten.

Esta es una industria para hombres, y normalmente la mujer es la esposa del dueño de la empresa. En mi caso yo soy la única mujer que sí trabaja, que sí ayudo a crecer la empresa, que sí salí a tumbar paredes, que sí salí a recoger basura. Y ganarse ese respeto de las personas en este entorno no ha sido fácil.

Enséñanos tres claves para alcanzar una meta y no desfallecer.

Lo primero es silenciar esas voces que tenemos en la cabeza que nos dicen: ¡no puedes!, ¡esto no es para ti! y si no las puedes silenciar, actuar a pesar de las voces.

Al principio los que menos creen en ti son tus familiares, no es porque no te quieran, sino porque no conocen esa versión de lo que tú eres capaz.

La persistencia. Uno no se mantiene motivado, uno tiene que seguir trabajando a pesar de perder la motivación. Hay momentos de euforia, pero si pasa algo malo es muy fácil querer renunciar.

Hay que visualizar hasta dónde quieres llegar. Trata a todo el mundo por igual. Hazte amigo de la persona y no de su posición. Elige también qué batallas vale la pena pelear. Hay batallas que tú ganas al decidir perderlas.

Y por último. ¿qué es el éxito para Gigi Núñez?

(suspira) Te lo puedo definir de tantas formas... el éxito no es una sola cosa... para muchas personas puede ser tener dinero, ser famosa..., pero para mí, el éxito es encontrar eso que te da felicidad, no importa lo que sea.