Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Planeta

Debemos combatir el cambio climático

PANAMÁ. “El cambio climático es un hecho que enfrenta la humanidad”, afirmó de manera tajante el científico Stanley Heckadon, director ...

PANAMÁ. “El cambio climático es un hecho que enfrenta la humanidad”, afirmó de manera tajante el científico Stanley Heckadon, director de Comunicaciones y Programas Públicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), quien destacó que tuvo noticia de este fenómeno allá por el año 1983, cuando el entonces director del Laboratorio Marino de Punta Galeta, John Cubit, le alertó sobre "un incesante" aumento del nivel del mar Caribe.

CAMPAÑA DE DIVULGACIÓN

Durante una entrevista, como parte de la campaña de divulgación sobre el cambio climático y la ceforestación en Panamá, auspiciada por la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON) y la Embajada Británica, Heckadon sostuvo que si bien Panamá es un país pequeño, y como tal su contribución no tiene la magnitud de otras naciones, de todas maneras aporta al problema.

“En cuanto contribuimos al problema (cambio climático), tenemos que lidiar con él tomando en conciencia que la destrucción de los bosques a nivel de nuestro planeta y en cada país está contribuyendo a ese fenómeno. Nos corresponde —como parte de ese deber cívico internacional y por nuestra propia supervivencia— lidiar con el problema de la deforestación”, precisó Heckadon.

Recordó que en 1983, cuando editaba un libro, se acercó a Cubit para que le escribiera un artículo sobre los manglares y, en ese entonces, el director del Laboratorio de Punta Galeta le dijo que las mediciones que se hacían en este centro, que monitorea el Caribe como si fuera un paciente, mostraban que el nivel del mar subía de manera constante.

“A mí, el primero que me llamó la atención sobre el cambio climático, de que ocurrían cambios en el Caribe, fue el doctor John Cubit. En 1983 me dijo que el Caribe mostraba un incesante aumento de nivel y que subía entre 1 centímetro y 4 centímetros por año”, destacó.

ESTRATEGIAS A SEGUIR

Heckadon consideró que para contrarrestar los efectos del cambio climático hay que seguir el rumbo, es decir, el establecimiento de áreas protegidas, desincentivar la ganadería extensiva, sin dejar de lado el tema de la minería a cielo abierto, porque es preocupante el caso de los proyectos que operan afectando bosque en el atlántico.

“Panamá tiene que conservar lo que le queda en bosques”, sostuvo y añadió que hay que incentivar a las comunidades indígenas para que mantengan los bosque como están, con el apoyo de organismos internacionales.

Propuso que una alternativa es pagarles a estas comunidades para que no talen los bosques, dándole de 50 a 60 dólares por hectárea al año. Así como se dan incentivos a todas clases de actividades, asimismo se debe hacer con las comunidades que habitan en áreas boscosas, para que conserven un recurso en beneficio del resto de la sociedad.

Heckadon consideró que la solución pasar por la transformación del sistema educativo del país, porque “es muy difícil pensar que se pueden enfrentar los problemas de la deforestación, del cambio climático y calentamiento global si el país no tiene una masa crítica de científicos”.

Dijo que Panamá tiene que decidir el tipo de sistema educativo que quiere, para que este sea de altísima calidad y así enfrentar el siglo XXI; además de prepararse para tener centros académicos de altísimo nivel

EDUCACIÓN DE PRIMER NIVEL

“En este siglo XXI, es cuestión de supervivencia económica, de supervivencia del país como sociedad, el producir esta élite intelectual, científica y tecnológica para ir liderando estos temas, y ver qué está pasando con el calentamiento global y con la deforestación”, precisó.

Sobre el futuro que depara al país frente a la deforestación y el cambio climático, Heckadon manifestó que “depende de lo que se haga”, porque bien se puede ignorar y dejar la responsabilidad a la siguiente generación, pero Panamá obviamente tiene que tomar conciencia de lo que está ocurriendo.

“Que su masa técnica, científica, educativa genere los conocimientos sobre lo que pasa en el istmo, para que haga las recomendaciones”, al sector empresarial, educativo, turístico y otros que toman las decisiones en el país.

PREOCUPACIÓN RAZONABLE

El científico del STRI ve con preocupación que en las encuestas el tema educativo y el medio ambiente salen muy bajos. “Si la ciudadanía considera que transformar el sistema educativo para enfrentar los desafíos del siglo XXI no es importante, entonces tenemos un problema. Y si ni siquiera marca el tema medio ambiente, tenemos otro problema”, precisó Heckadon.

“Hay que aumentar la conciencia, de que es un problema que está y no se va a ir, y al final lo pagarán nuestros hijos”, puntualizó en su reciente entrevista para este diario.