05 de Dic de 2022

Planeta

Pez león gana terreno

PANAMÁ. La amenaza del pez león o escorpión ( Pterois volitans ) se hace cada vez más latente. Este depredador insaciable, de rápida rep...

PANAMÁ. La amenaza del pez león o escorpión ( Pterois volitans ) se hace cada vez más latente. Este depredador insaciable, de rápida reproducción, con prominentes espinas dorsales venenosas y en tono chocolate con bandas blancas está conquistando territorios en la costa del Caribe panameño.

Este depredador, llegó al Caribe luego de una sacudida que el huracán Andrew le dio a un acuario al sur de Florida, en Estados Unidos en el año 1992. Desde allí viajó hasta México continuó la travesía hasta Puerto Rico, Cuba, Belice, Costa Rica, Bahamas, Islas Caimán, Islas Vírgenes y en el 2009 llegó a Panamá. Aquí tres espécimenes se alojaron en Bocas del toro. Pero, siguió su curso llevado por corrientes marinas hasta San Blas y hace dos semanas fue visto por primera vez en las costas de Galeta en Colón dijo a La Estrella , Alfredo Lanuza, biólogo del Smithsonian Panamá.

Su presencia en las aguas del Caribe mantiene en alerta a los científicos por el peligro que representa para la biodiversidad y los humanos.

Y es que aunque parezca inofensiva este pez, originario del Océano Índico, es uno de los devoradores más temido de los mares. El depredador prefiere alimentarse de crustáceos y pequeños peces, pero, no dudaría en comerse a sus similares con tal de saciar su apetito. “El pez puede provocar un desequilibrio en la zona y hasta podría acabar con especies nativas de galeta”, dice el biólogo del Smithsonian.

Pero, además, de causar daños en la biodiversidad de los ambientes marinos costeros del Caribe, el pez también representa una amenaza para los buceadores y bañistas. Si una de sus espinas dorsales, anales o pélvicas llegan a tocar a un humano podrían hasta causarle la muerte, dijo Lanuza.

Otras de las reacciones que puede causar la inoculación del veneno es dolor intenso, hinchazón, fiebre, parálisis, dolores de cabeza, sangrado, mareo, ansiedad y hasta convulsiones.

Los biólogos están preocupados por el rápido avance del pez león. Piden precaución a los bañistas y pescadores. Quienes sean capaces de reconocerlo tienen la misión de llamar al Smithsonian a los números 212-8192 ó 212-8191.

La llamada ofrecerá la oportunidad a los estudiosos del comportamiento y la distribución de la especie a aumentar sus conocimientos.

El pez león puede alcanzar 18 pulgadas y pesar hasta 1,200 gramos según el sitio digital Hoy.com. El que se encontró en Galeta midió 14 pulgadas —el tamaño de una cajetilla de cigarros—. Esto indica que es un pez joven, dijo Lanuza. Es una de las especies preferidas en los Estados Unidos para reposar en los acuarios. El abanico de sus aletas es su atractivo.

REPRODUCCIÓN

La reproducción de la especie es alarmante. Las hembras pueden liberar miles huevos en un año, lo que aumenta el riesgo de apropiarse de un ambiente.