Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Planeta

¿Preparados para una erupción?

PANAMÁ. Los volcanes Barú, en Chiriquí y La Yeguada, en Veraguas están dormidos no muertos. En cualquier momento, durante los próximos 1...

PANAMÁ. Los volcanes Barú, en Chiriquí y La Yeguada, en Veraguas están dormidos no muertos. En cualquier momento, durante los próximos 100 años, pueden despertar, aseguró Eric Chichaco, ingeniero geólogo del Instituto de Geociencias de la Universidad de Panamá.

¿Están preparadas las autoridades para enfrentar el reto de una eventual erupción?

Arturo Alvarado, director de Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) dijo que no hay un plan de contingencia específico para un evento de esta naturaleza.

Sin embargo, el funcionario explicó se implementará un plan de riesgo para reducir desastres, que fue elaborado en el año 2002, como una posible solución al problema.

El proyecto contempla capacitar a las personas para saber qué hacer y cómo hacer en caso de incendios forestales, sismos, rescates por inundaciones y erupciones volcánicas, explicó.

Además, indicó que Sinaproc está construyendo una base en Cerro Punta para albergar personas en caso de eventuales evacuaciones.

El director de Sinaproc consideró que un aumento a $7 millones en el presupuesto de la entidad le permitirá elaborar proyectos para proteger a los ciudadanos de estos eventos.

A pesar de conocer los riegos de una erupción volcánica, Alvarado está confiado en que los fenómenos son predecibles, lo que según él ofrece oportunidad de evacuar a la población.

La tesis es compartida por Chichaco que dice que los signos de un estallido volcánico se dan días y hasta meses antes de ocurrir el fenómeno. Sacudidas sísmicas, emisión de fumarolas y cambios físicos en los volcanes preceden a una erupción, explicó el geólogo.

Como una prueba de lo anterior aseguró que hace cuatro años se desencadenó una serie de movimientos telúricos en Chiriquí. “Se dio un incremento de magma”, afirmó. Era un indicativo de que el volcán podía estallar en cualquier momento. Afortunadamente decidió prolongar su sueño dijo Chichaco.

Barú ha tenido cuatro episodio eruptivos en los últimos 1,600 años según un estudio del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USG). Lo hizo por última vez hace 400 ó 500 años. El volcán podría entrar en erupción en cualquier momento dice el documento de la USG.

Las autoridades deben estar preparados para responder rápidamente ante un evento volcánico. Y es que Barú es muy agresivo. Un estallido podría ser explosivo y peligroso para los que viven en las laderas del volcán advierte el documento de USG. Es un volcán “agresivo y esbelto”, afirmó el geólogo de la UP.

Por otro parte, La Yeguada hizo erupción hace unos 300 años. Pero, los geólogos no tienen datos suficientes sobre este volcán. Lo que se sabe es que está activo dice Chichaco. De hecho ni siquiera se lleva un sistema de monitoreo para determinar futuras erupciones volcánicas.

Por el contrario, en Barú sí existe el sistema de monitoreo. Cinco geólogos trabajan en el proyecto con equipo de punta. Chichaco aseguró que es confiable el trabajo que se hace en esa área. Esto nos indica que de darse una erupción debe ser pronosticada por los geólogos.

CONSECUENCIAS

Una erupción en Barú podría esparcir material sólido (bloques, bombas, cenizas y polvo volcánica hasta 100 km de distancia. Lo que podría oscurecer los cielos, causar pánico en los residentes y caídas techos.