Temas Especiales

31 de May de 2020

Planeta

La naturaleza golpea otra vez

GUATEMALA. La tormenta tropical ‘Agatha’, la primera que golpea con saña a Guatemala este año, le transformó en menos de dos días el ros...

GUATEMALA. La tormenta tropical ‘Agatha’, la primera que golpea con saña a Guatemala este año, le transformó en menos de dos días el rostro al país, con cientos de muertes y destrozos a la infraestructura y a miles de viviendas de los más desposeídos.

El presidente Álvaro Colom calificó ayer la situación en Guatemala como una ‘tragedia humana, social y económica’ y llamó a la solidaridad nacional para iniciar la etapa de reconstrucción.

Los guatemaltecos ni siquiera se reponían del susto y la tragedia que provocó el pasado jueves la violenta erupción del volcán Pacaya, ubicado 50 kilómetros al sur de la capital, cuando ‘Agatha’ se ensañó con esta nación centroamericana el pasado fin de semana.

Tras el paso devastador de ‘Agatha’, la primera tormenta de la temporada 2010, el panorama social de Guatemala ha sufrido grandes transformaciones. En un sector del norte de la capital, las torrenciales lluvias causaron la apertura de un cráter de unos 20 metros de diámetro por 60 de profundidad en plena calle, que se tragó una vivienda en la que funcionaba una fábrica de ropa.

La zona ha sido declarada como de ‘alto riesgo’ por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), que ha evacuado del lugar a unos 300 habitantes, mientras que otras residencias están a punto de colapsar.

Decenas de laderas de colonias ubicadas en áreas periféricas del norte y sur la capital también se desmoronaron anegadas por el agua de lluvia y dejaron, bajo terraplenes, árboles y piedras, decenas de humildes viviendas habitadas en su mayoría por obreros.

El caso de Gilberto Ramírez, de 24 años, es vivo reflejo de la tragedia: apenas hacía 15 días que se había trasladado a un asentamiento en el norte de la capital, donde rentaba una humilde casa junto a su esposa María Magdalena, de 20 años, y su hijo Ángel, de 2, cuando un alud de tierra se llevó la vivienda y su familia murió soterrada. Él quedó con las dos piernas fracturadas.

Lo mismo le ocurrió a la indígena cakchiquel Macaria González, de 73 años, quien perdió a once familiares cuando la furia de la tormenta provocó un deslizamiento que arrastró y enterró varias viviendas en la comunidad de Santa Apolonia, en el departamento de Chimaltenango.

‘Me quedé sola. Toda mi familia se murió’, se lamentó González, quien se salvó de morir con sus parientes por no encontrarse en su vivienda en el momento de la tragedia.

Hundimientos, deslizamientos de cerros y peñascos también causaron estragos en las carreteras, lo que se ha derivado en millonarias pérdidas al comercio por no poder trasladarse los productos a puertos o aeropuertos.

La región intenta volver a la normalidad y enfocarse en la reconstrucción de casas, puentes y carreteras tras los estragos causados por la tormenta ‘Agatha’, que dejó 200 muertos en Guatemala, Honduras y El Salvador, según AFP

La ayuda internacional ha empezado a llegar desde países como Estados Unidos, Colombia, México y Brasil, entre otros, y las autoridades esperan que esta cooperación se incremente con la reanudación de las operaciones en el aeropuerto internacional La Aurora. En El Salvador y Honduras, debido a la mejora del clima, las autoridades han empezado a reducir los niveles de alerta.