Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Planeta

La preservación de la flor

EL VALLE. Alojado bajo la sombra, a unos cuantos kilómetros de la vía principal de El Valle de Antón, hay un rincón donde se cultiva una...

EL VALLE. Alojado bajo la sombra, a unos cuantos kilómetros de la vía principal de El Valle de Antón, hay un rincón donde se cultiva una gran variedad de orquídeas, las que también se conocen como plantas huéspedes, pues viven adheridas a los árboles.

Los encargados de ese orquideario son los miembros de la Asociación de Productores de Orquídeas de El Valle y Cabuya (Aprovaca), una organización sin fines de lucro creada el 15 de mayo de 2001.

Esta agrupación es apoyada por el Gobierno de Japón y por Koichiro Akechi, un especialista en orquídeas quien ha investigado la flor en Panamá. Otra voluntaria fue Fuzuki Miura, de origen japonés, quien a pesar de su enfermedad terminal luchó hasta su muerte para proteger las orquídeas.

LA FLOR DEL ESPÍRITU SANTO

El nombre científico de la orquídea conocida como Flor del Espíritu Santo es Peristeria elata, porque entre sus pétalos de color blanco nace una paloma alada, animal que suele evocar la paz.

Fue nombrada Flor Nacional el 21 de octubre de 1980 y es el símbolo de la nacionalidad panameña.

La floración de esta planta ocurre entre los meses de julio hasta octubre; sin embargo, pueden verse floraciones en mayo y diciembre. Sumadas nacen en total de 4 a 12 flores de color blanco marfil, con manchas o pintas de color púrpura, la antera y pistilo de color amarillo, por temporada, explicó Betsi Lee, voluntaria del orquideario.

La Flor del Espíritu Santo está en peligro de extinción y Aprovaca creó un programa de ‘apadrinamiento’, que consiste en que la persona compra un bulbo de la flor a un costo de $20 para seguir conservándola.

Bienvenido Sánchez, tesorero de Aprovaca, comentó que además del apoyo extranjero, ellos conservan el lugar con el dinero que cobran para entrar al orquideario.

CÓMO SE CULTIVAN

Hay diferentes formas de cultivarlas, explicó Lee. Una de ellas es utilizando potes, ya sea de arcilla o de plástico; también se pueden utilizar macetas de buen tamaño teniendo en cuenta que estos recipientes deben tener buen drenaje.

Añadió que los potes se llenan de musgo, piedra o estopa de coco; las flores se alimentan de los nutrientes de estos soportes. Comenta que no debe faltarle humedad y es recomendable que el riego se efectúe con agua de lluvia.

LOS HELECHOS

En muchos lugares de Panamá, encontramos helechos, que son miembros de los tres grupos monofiléticos: Polypodiopsida, Marattiales y Ophioglossaceae, antiguamente agrupados en el taxón Pterophyta. Esta planta es la principal fuente de ayuda para las orquídeas, sirve como filtro de luz y donador de nutrientes para estas flores, pero también se está viendo afectada por el hombre, pues con el afán de comercializarla la erradica de su hábitat natural y esto hace que la producción de orquídeas sea menor, sostuvo Lee.

LA VAINILLA

La Orquídea Trepadora pertenece a la especie de Vanilla planifolia y es la única que da fruto. Estas flores son polinizadas a mano y su cultivo puede durar hasta seis años, pero la espera vale la pena, pues el aroma de la vainilla es llamativo y sirve para la elaboración de alimentos y postres, comentó Lee.