Temas Especiales

16 de May de 2021

Planeta

El drama de un terremoto

NUEVA ZELANDA. ‘Es un día muy triste para la ciudad’, dijo a Asociated Press Bob Parker, alcalde de Christchurch, luego que este martes ...

NUEVA ZELANDA. ‘Es un día muy triste para la ciudad’, dijo a Asociated Press Bob Parker, alcalde de Christchurch, luego que este martes a las 12:51 p.m. (11:51 p.m. del lunes hora de Panamá) un sismo de 6.3 grados en la escala abierta de Richter sacudiera esta zona dejando hasta el momento 65 muertos y centenares de personas atrapadas bajo los escombros de los edificios.

‘Esta podría ser la hora más oscura de la historia de Nueva Zelanda’, dijo consternado el primer ministro John Key, tras trasladarse a la zona de desastre.

EL DRAMA

La tierra se estremeció a horas del mediodía. Se trataba de un devastador terremoto de más de un segundo. El pánico reinó en la ciudad neozelandesa de 400 mil habitantes: Christchurch. Segundos más tarde, la gente empezó a correr ensangrentada por las calles de un lado a otro llorando a gritos. Algunos sin rumbo intentaban caminar en medio de los escombros. Otros simplemente deambulaban aturdidos.

Los teléfonos de los servicios de emergencia no paraban de sonar hasta que llegó un momento en que el sistema colapsó.

Los incendios empezaron a cubrir la ciudad y la torre de la histórica catedral de la segunda ciudad más grande de Nueva Zelanda se derrumbó. Los edificios se desplomaban y al caer, las paredes de cemento aplastaban los autos.

La ruptura de algunas tuberías provocó inundaciones en algunas calles. ‘La fachada se vino abajo, la calle Colombo, la principal, es un desastre’, dijo a la agencia Reuters un técnico de cámaras.

Los equipos de rescate intentaban bajar a las personas de los balcones y sacar los cuerpos de los escombros con grúas gigantescas. Pero las tareas eran interrumpidas por constantes réplicas. Los rescatistas tenían que retirarse por los riesgos de derrumbes.

Para colmo, un 80 por ciento de la ciudad quedó sin suministro de electricidad, incomunicada y sin agua. El gobierno decretó un estado de emergencia. Los aeropuertos y la universidad fueron evacuados.

El temblor rompió un enorme trozo de hielo de un glaciar 200 kilómetros (120 millas) al este de Christchurch, donde se produjeron los mayores daños.

EL EPICENTRO

El movimiento telúrico tuvo su epicentro a diez kilómetros de la urbe, a una profundidad de cinco kilómetros.

Hay innumerables daños materiales. Se estima que los daños causados por este terremoto son mayores a los que causó en septiembre del 2010, hace seis meses, un sismo de 7.1 grados.

En aquella ocasión, fueron necesarios 3 millones de dólares para reconstruir las áreas afectadas, según BBC Mundo.

Nueva Zelanda es una región sísmica que descansa sobre el anillo de fuego del Pacífico. Además, parte de su superficie de tierra está donde la placa del Pacífico converge con la Indo - Australiana.

Esta ciudad experimenta alrededor de 14 mil sismos anualmente. El más dañino, antes de este, ocurrió en el año 1968. Hubo tres víctimas fatales entonces.