Temas Especiales

18 de May de 2021

Planeta

Los devastadores tsunamis

Los tsunamis (ola de puerto en japonés) se originan por sismos submarinos de más de 7 grados en la escala Richter. Para que un terremoto...

Los tsunamis (ola de puerto en japonés) se originan por sismos submarinos de más de 7 grados en la escala Richter. Para que un terremoto origine un tsunami el fondo marino debe ser movido abruptamente en sentido vertical, de modo que el océano es impulsado fuera de su equilibrio normal. Cuando esta inmensa masa de agua trata de recuperar su equilibrio, se generan las olas.

No todos los terremotos generan tsunamis. Su tamaño estará determinado por la magnitud de la deformación vertical del fondo marino. Debido a que todos los terremotos son diferentes, los tsunamis tienen diferentes amplitudes de onda, alturas y direccionalidad, haciendo que la predicción de los mismos sea un asunto complicado.

El mayor tsunami del que se tiene noticia fue el provocado entre las islas de Java por la erupción del volcán Krakatoa, en mayo de 1883. La ola producida alcanzó una altura de 42 metros.

El terremoto de Lisboa en 1755 originó un tsunami que causó 60 mil muertos. El sismo de 9,5 grados en la escala de Richter que ocurrió el 22 de mayo de 1960 en Valdivia, Chile, causó más de 5 mil muertos y generó un tsunami que llegó hasta las costas de Hawai, donde provocó 61 muertos, y a Filipinas, con 32 muertos.

El sismo de 9.1 grados de Sumatra en 2004 y el consecuente desplazamiento de masas a causa del tsunami producido por el movimiento del lecho oceánico acortó la duración de la jornada un 6,8 microsegundos y cambió el eje de la Tierra en 7 centímetros.

Es el mayor tsunami de la historia, causando 226 mil 408 muertos en 12 países del océano Índico. Panamá fue afectada el 7 de septiembre de 1882 por un terremoto de magnitud de 7.9, que es reconocido como el más grande en la historia, y que causó un tsunami que acabó con la vida de setenta y cinco personas en el archipiélago de San Blas.

El continente americano es susceptible a sufrir los efectos de este fenómeno, ya que se encuentra en el medio de los dos mayores océanos, el Atlántico y el Pacífico. En las costas de Chile, Ecuador, Perú y Colombia se da un encuentro entre las placas tectónicas de Nazca y Sudamericana, llamada zona de subducción, esto es que una placa se va deslizando bajo la otra, a solo 150 km de la costa, y hacen más propicia la deformidad del fondo marino y por ende los tsunamis. Un terremoto con epicentro en el Pacífico puede generar olas que recorrerían el océano en pocas horas causando estragos en estos países.

Desde hace algunos años los geólogos le siguen la pista a un eventual riesgo para América Latina. Se trata del volcán Cumbre Vieja, en la isla española de La Palma, en el Océano Atlántico. Una erupción podría derramar unos 500 millones de toneladas de tierra y rocas al mar, lo cual provocaría un tsunami que podría golpear la costa Este de EEUU, México, Centroamérica y el Caribe, así como algunos países africanos.

La mitad de los tsunamis se presentan, primero, como un recogimiento del mar que deja en seco grandes extensiones del fondo marino.

Si vive en la costa y siente un terremoto lo suficientemente fuerte para agrietar muros, es posible que dentro de los veinte minutos siguientes pueda producirse un maremoto o tsunami.

Si es alertado de la proximidad de un tsunami, corra, no se detenga, aléjese a una zona elevada, el tsunami llegará con una velocidad de más de 100 Km/h. Sitúese en una zona alta de al menos 30 metros sobre el nivel del mar en terreno natural. Vaya hacia las azoteas y pisos altos de los edificios. Tenga siempre presente que puede penetrar por ríos, quebradas o marismas, varios kilómetros tierra adentro, por lo que hay que alejarse de estos.

Finalmente, tenga instruida a su familia sobre la ruta de huida y lugar de reunión posterior. Converse con sus familiares para escoger lugares que serían los puntos de reunión y que todos conozcan.