La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Planeta

La naturaleza y los niños una mancuerna de vida

PANAMÁ. ¿Qué puede hacer un niño para conservar el planeta? Mucho. Si a los más pequeños de la casa se les enseña a mantener su entorno ...

PANAMÁ. ¿Qué puede hacer un niño para conservar el planeta? Mucho. Si a los más pequeños de la casa se les enseña a mantener su entorno limpio de basura, a cuidar los ríos y a sembrar árboles para conservar el aire limpio, cuando lleguen a ser adultos también lo harán.

El futuro de la Tierra sería distinto con una generación que cuida y protege la naturaleza. Pero cómo promover esto si gran parte de los niños viven encerrados en los rascacielos, en una ciudad inmersa en tranques vehiculares y contaminada por el ruido de los autobuses. La clave está en permitirles entrar en contacto con ella, piensa Martín Testa, especialista en Educación Ambiental de la Autoridad Nacional del Ambiente.

En lugar de llevarlos a los centros comerciales los fines de semana, es mejor visitar los espacios verdes de la ciudad, por ejemplo. Y es que ‘uno ama y protege lo que aprendió a hacer’, dice el especialista.

La idea es, además, interesante, cuenta Jenny Echeverría, jefa de Educación Ambiental de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON). Y da sus razones. Echeverría aseguró que lo que uno puede tocar y mirar en un área verde ‘lo guarda en su mente como una fotografía’. Para sustentar su tesis se apoya en el proverbio chino que cita ‘si me lo cuentas, lo olvidaré; si me lo muestras, quizás lo recordaré; si me permites participar, lo recordaré’.

SALUD Y NATURALEZA

Los resultados de una relación directa de los niños con la naturaleza tiene también beneficios para la salud. Según el doctor José Antonio Díaz Huertas, de la Sociedad Española de Pediatría Social, esto es fundamental para el desarrollo de los infantes. Para el especialista, jugar al aire libre es importante porque mejora la condición física y desarrolla la creatividad. ‘El niño necesita pasar frío, calor, sudar y descubrir los insectos’, aseguró el médico en una publicación de la Fundación para la Conservación y Protección del Medio Ambiente.

El periodista Richard Louv, autor del libro El último niño de los bosques, coincide con Díaz Huertas. Cuando los niños pasan menos tiempo en un entorno natural se reducen sus sentidos físicos y psicológicos, dice.

OTRAS ALTERNATIVAS

Pero si la idea es fomentar el conocimiento de la naturaleza, también existen otros métodos para hacerlo, explicó Echeverría. Se puede hacer a través de concursos de poesías, cuentos y libros. Incluso hasta se puede planear talleres con materiales reciclados explicándoles como usar los desechos para hacer cosas nuevas.

Hasta ahora el movimiento ecologista, que empezó en los años 70, ha estado dirigido por adultos. Sin embargo, involucrar a los niños en el tema ambiental tendrá un impacto importante. Y es que ellos son la generación que en el futuro gobernará la Tierra.