Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Planeta

El secreto del otro ‘oro negro’

PANAMÁ. El aroma, sabor y color del café colombiano es único en el mundo. ¿Lo has bebido? Si lo has hecho es casi seguro que te has preg...

PANAMÁ. El aroma, sabor y color del café colombiano es único en el mundo. ¿Lo has bebido? Si lo has hecho es casi seguro que te has preguntado, ¿porqué es tan delicioso? La técnica de producción es la clave para que produzca ese agradable gusto al paladar.

La caficultura es uno de los pilares de la economía colombiana. En total 560 mil familias dependen de esta actividad. Y anualmente se exportan entre 8 y 10 toneladas de sacos de café a Estados Unidos, Japón y Asia, entre otros. El 90% de la producción es exportada, el restante 10% es de consumo nacional. La exquisitez de esta bebida ha posicionado al país el tercer lugar de los más producen el grano.

Esto se ha logrado con esfuerzo. Hay organismos, como la Federación Nacional de Cafeteros, que se encargan de capacitar a los productores para producirlo. Se enseña desde la escogencia de la semilla hasta la clave para que el producto llegue a los hogares. En los sobres se coloca la marca de Juan Valdez. ‘Esto indica que el café es de alta calidad. Ya casi todo el mundo lo reconoce y, lo mejor, busca el sello colombiano’, dijo Germán Huertas, de la Federación Nacional de Cafeteros.

Pero el detalle más importante está en el manejo sostenible de los procesos de producción manuales y mecánico. Se ahorra agua y energía durante el despulpado, el lavado y el secado del grano de ‘oro’. En el manual se usa 5 litros de agua por kilogramo de café y en el mecánico sólo 1. ‘Es muy poco el consumo del líquido’, aseguró Julián Chacón, ingeniero agrícola. Y hasta las sobras son útiles. La pulpa y la miel son usadas para fabricar abono orgánico. Con esto se evita que los residuos del proceso lleguen a los ríos. Y nada de agroquímico.

Para combatir las plagas y enfermedades también se han tomados medidas. La semilla, por ejemplo, es resistente a la roya, que es la principal enfermedad que le da al café. Para erradicar las plagas, como las broca, se usan controles naturales.

Como ejemplo, Jaime delgado, monitor de familias cafeteras, aseguró que el exceso de lluvias aleja a la broca.

Los caficultores colombianos han logrado producir una bebida con una acidez media, un aroma suave y un sabor agradable al paladar que recomiendan tomar sin azúcar por motivos de salud.

‘El café tiene mil 200 componentes. Mucha azúcar podría quitarle su esencia natural y afectar la salud’, puntualizó Delgado. Aunque la paga por realizar esta tarea es baja. Por día un campesino gana entre 22 y 23 mil pesos, es decir, $11.

DANZAS CON AROMA A CAFÉ

Un campesino por día cobra entre 22 y 23 mil pesos, es decir, unos $11.50. Para aumentar los ingresos han hecho del café un producto turístico. A los visitantes muestran con orgullo sus plantaciones. Y con danzas y malabarismo cuentan la cultura cafetera. Hasta los anticuados jeep que transportan el producto son objeto del turismo. El gusto por la bebida y las arepas lo transmiten de generación en generación. Cada colombiano toma al año 203 kilos de café, explicó Chacón.