Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Planeta

El pigmeo, cerca de la extinción

PANAMÁ. En la entrañas de una pequeña isla de la provincia de Bocas del Toro se refugia la especie de perezoso más pequeña del mundo: el...

PANAMÁ. En la entrañas de una pequeña isla de la provincia de Bocas del Toro se refugia la especie de perezoso más pequeña del mundo: el pigmeo. Pero es probable que no esté allí por mucho tiempo. La nueva lista roja de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Zoological Society London (ZSL) lo coloca entre las tres especies más amenazadas del planeta. Las dos primeras son el camaleón de Tarzán y el pájaro correlimos cuchareta.

El pigmeo es una especie endémica de la isla Escudo de Veraguas, en Bocas del Toro, que tiene una superficie de tres kilómetros. Y ha sido precisamente la pequeña extensión de la isla la que ha influido en el tamaño del perezoso. No ha crecido porque ha tenido que adaptarse al tamaño de su hogar y a los pocos recursos alimenticios que la isla puede ofrecerle. Es un ejemplo viviente del fenómeno conocido como ‘enanismo insular’, explicó Rafael Samudio, de la Sociedad Mastozoológica de Panamá.

Su peso aproximado es de seis libras, es decir, ‘como el de un bebé recién nacido’ y su tamaño aproximado es de 16 pulgadas. Pero, además, de ser pequeño es el más lento de los perezosos.

AMENAZAS

La condición de peligro crítico que enfrenta el perezoso pigmeo de tres dedos no es casualidad. Las acciones humanas están provocando su desaparición del planeta. Su carne es consumida guisada como alimento. Su distribución restringida a una sola área agrava el peligro que enfrenta. Y, como si esto fuera poco, la contaminación de su hábitat complica su sobrevivencia, detalló Samudio.

En Panamá no hay estudios científicos de población y comportamiento de esta especie, explicó Alexander Montero, biólogo de la Unidad de Vida Silvestre de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM). Lo recóndito de su hábitat y la falta de recursos económicos ha impedido su estudio, sostiene el especialista de ANAM.

Pero el perezoso, cuyo nombre científico es Bradypus pygmaeus, tiene sus defensores. La Sociedad Zoological Society London empezó en 2012 una investigación para conocer el comportamiento de esta especie y así buscar estrategias para recuperar su población, que se cree ha descendido considerablemente. ‘Aún no hay números, la investigación apenas inicia’, aseguró Samudio.