Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Planeta

Reserva ecológica enfrenta riesgos

CHIRIQUÍ. El Parque Nacional Volcán Barú (PNVB) se cuida solo. ‘Está totalmente desprotegido’, han manifestado los grupos ambientalistas...

CHIRIQUÍ. El Parque Nacional Volcán Barú (PNVB) se cuida solo. ‘Está totalmente desprotegido’, han manifestado los grupos ambientalistas de la provincia de Chiriquí tras reunirse con el administrador general de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), para solicitar un nuevo plan de manejo para esa reserva forestal.

Para los ambientalistas la actualización del plan de manejo del PNVB es una necesidad impostergable. Por esta razón han solicitado a la ANAM iniciar de inmediato la implementación de las recomendaciones hechas en un informe que fue entregado desde el pasado 17 de enero al administrador general de ANAM, Silvano Vergara.

En una asamblea ampliada, realizada en la Cámara de Comercio Industrias y Agricultura de Chiriquí, Damaris Sánchez de la Fundación para el Desarrollo Integral Comunitario y Conservación de los Ecosistemas en Panamá (FUNDICCEP), expuso que los resultados de las giras realizadas a las zonas de amortiguamiento, revelan la destrucción evidente en varios sitios del área protegida.

Sánchez plantea que se ha fallado en prevenir el avance de la frontera agropecuaria. Pero, además, los incendios forestales, la construcción de vías de acceso, la mala práctica de implementar basureros clandestinos, aunado a la cacería furtiva, la tala indiscriminada y la extracción de especies, suman más amenazas para esta reserva sin que se tomen los correctivos necesarios.

COMPROMISO

Por su parte Silvano Vergara, administrador general de la ANAM, reconoció que en el manejo del PNVB tiene una serie de incongruencias que hay que mejorar por lo que en plena asamblea se comprometió a gestionar los fondos, para levantar un plan de manejo efectivo, que sea cónsono con la realidad ambiental del parque.

Vergara expresó que Panamá tiene normas ambientales muy avanzadas pero los procesos administrativos y la falta de cultura ambiental de la población dificultan el cumplimiento de la legislación existente.

El funcionario de ANAM añadió que los estudios de impacto ambiental se han convertido en un mero trámite y por eso no funcionan, al tiempo señaló que esperan que para las reformas al decreto 123, que reglamenta las cuencas hidrográficas, haya mayor participación de la ciudadanía.

Entre tanto, Carmencita Tedman Maclntyre, miembro del comité para la defensa del Parque Nacional Volcán Barú, dijo sentirse preocupada por el plan que la ANAM bahía creado anteriormente. Y aseguró que quedaban sin protección casi mil hectáreas de la reserva forestal permitiendo la creación de proyectos sumamente peligrosos para ese sitio.

Tedman dijo que en estos momentos, el parque está siendo invadido por crías de ganado vacuno y caballar, así como por personas que entran y cortan la madera desmedidamente destruyendo el medio ambiente. El PNVB está ‘desprotegido por la ANAM’, solo hay cuatro guardabosques y ellos no logran recorrer los limites de esa reserva, puntualizó.

Los miembros del comité pro Defensa del Parque Nacional Volcán Barú, conformado por la Cámara de Comercio Industrias y Agricultura de Chiriquí, la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, el Colegio Provincial de Abogados, entre otras organizaciones, solicitaron a las autoridades de la ANAM realizar un estudio en las áreas protegidas para considerar los efectos negativos de las hidroeléctricas y la disminución del caudal de los ríos.

Los grupos también exigieron que se apliquen sanciones administrativas, basándose en el Decreto No. 40 de 1976, a los propietarios como los funcionarios, que por incumplimiento de sus funciones, hayan facilitado los delitos ambientales en esta región del país.