Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Planeta

Tras la pista de manatíes a bordo de un ‘diablo rojo’

PANAMÁ. Un inusual buque de investigación navega por las aguas del río Sixaola en busca de las vaquitas marinas o manatíes. Se trata de ...

PANAMÁ. Un inusual buque de investigación navega por las aguas del río Sixaola en busca de las vaquitas marinas o manatíes. Se trata de un ‘diablo rojo’, uno de los infernales transportes que trasladaba a los panameños de un lugar a otro por 25 centavos.

El bus ha sido modificado con escáneres sonares de doble frecuencia e hidrófonos, comida y tiendas para convertirse en el transporte oficial de un proyecto que busca conocer la población, la ecología histórica y las amenazas que enfrenta este mamífero marino para posteriormente hacer las recomendaciones para protegerlos. ‘El objetivo general es protegerlos, por supuesto’, dijo Héctor Guzmán, biólogo marino del Smithsonian que dirige la iniciativa científica.

Los manatíes son parte de la simbólica fauna del río Sixaola, que incluye jaguares y tortugas laúd. Se estima que entre 20 a 150 manatíes habitan este cauce. Con dimensiones de 10 pies de largo y llegando a pesar las mil libras, los manatíes son fáciles de ver en lugares como el bien llamado Crystal River (río Cristal) en la Florida. Pero en el lodoso Sixaola es otra historia. Allí la cosa no es tan fácil....

TÉCNICAS

El conteo de la población de manatíes en las costas del Caribe alrededor de la frontera entre Panamá y Costa Rica es parte de un proyecto binacional para hacer un inventario de la biodiversidad del área.

El equipo del biólogo Guzmán cuenta manatíes con acústica, tanto activa (escuchándolos) como pasiva (utilizando el sonar de doble frecuencia) y rastreando a individuos marcados por medio de la teletrimetría.

CENSO DE POBLACIÓN

‘Este es un gran reto para nosotros,’ comenta Héctor, quien ha rastreado ballenas jorobadas en el Pacífico y monitoreado corales alrededor de Panamá. ‘Ésta es la primera vez en mi vida que trabajo bajo el agua con algo que no veo’, dijo el biólogo del Smithsonian.

El trabajo de Guzmán durante el 2013 será en colaboración con su colega Mario Rivera, de la Universidad de Costa Rica. Y no sólo se concentrará en censar lo más preciso posible la población de este mamífero marino, sino también en revelar sus áreas de preferencia para alimentarse y aparearse.