Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Planeta

Ola de calor sigue causando daños

BUENOS AIRES. El incendio que afectó este lunes a la turística localidad argentina de Claromecó, en la provincia de Buenos Aires, se enc...

BUENOS AIRES. El incendio que afectó este lunes a la turística localidad argentina de Claromecó, en la provincia de Buenos Aires, se encuentra controlado, aunque el fuego arrasó el 90% de su variada reserva forestal, informaron ayer fuentes oficiales.

Las llamas consumieron prácticamente la totalidad de la reserva, conocida como El Vivero, uno de los principales atractivos de la zona, famosa también por sus balnearios.

En declaraciones a una radio local, Hugo Fernández, secretario de Gobierno de Tres Arroyos, municipio al que pertenece Claromecó, expresó su pesar por la destrucción de la reserva, de al menos 3 mil hectáreas de extensión, y valiosa por su forestación en acacias, eucaliptos, pinos y tamariscos.

‘Estamos muy tristes porque la cuidábamos muchísimo. Lo que más nos duele es que nosotros siempre hacíamos recomendaciones a los turistas para que tengan mucha precaución con el manejo del fuego’, dijo.

Fernández explicó que se barajan dos hipótesis sobre el inicio del incendio: que alguien tirara una colilla o que fuera un auto que tenía el caño (tubo) de escape muy caliente y agarró los pastos secos.

Por su parte, el alcalde de Tres Arroyos, Carlos Sánchez, indicó que el fuego está absolutamente controlado, aunque quedan algunos focos pequeños que están siendo extinguidos.

‘Cuando se produjo el incendio había vientos de entre 50 y 60 kilómetros por hora y la temperatura rondaba los 39 grados a esa hora’, detalló en declaraciones a la agencia oficial Télam.

‘Este año las últimas lluvias fueron el 15 de noviembre, por eso que las condiciones para los incendios son mayores’, agregó.

El avance de las llamas obligó ayer a evacuar a cerca de 3 mil personas que estaban alojadas en los campings aledaños, aunque todas pudieron regresar poco después. También en la provincia de Buenos Aires, el fuego consumió entre 600 y 700 hectáreas en las cercanías de la localidad de Sierra de los Padres, sin que afectara ni a personas ni a viviendas.