Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Planeta

Crean guía para proteger ballenas de pruebas sísmicas

OSLO. Científicos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) desarrollaron una guía para que las compañías p...

OSLO. Científicos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) desarrollaron una guía para que las compañías petroleras que realizan exploraciones oceánicas puedan reducir el impacto de sus operaciones, especialmente en sondeos sísmicos, en mamíferos marinos.

Los conservacionistas explicaron que los nuevos reglamentos evitan que las ballenas en peligro de extinción sufran y son un modelo para administrar explosiones ensordecedoras.

Los científicos aseguraron que la guía fue desarrollada para proteger a la población de ballenas grises en la región rusa de Sajalín, en el Pacífico norte, pero que se puede aplicar a otras áreas y animales. Esa región es el epicentro del mayor proyecto industrial de Rusia, Sajalín II, para la extracción de petróleo y gas natural por parte de Sajalín Energy Investment Company, un consorcio formado por la rusa Gazprom, Shell, Mitsui y Mitsubishi.

Pero como Carl Gustaf, director del Programa Marino y Polar de UICN, el área es también una zona de gran importancia para las ballenas grises (un mamífero marino que se desplaza desde el mar de Bering, en el norte del Pacífico, hasta el norte de México, donde alumbra sus crías) por ser donde encuentra su alimento.

‘En Sajalín existe una población pequeña que es particularmente vulnerable. Cuando se anunció el proyecto nos preocupó que afectaría muy negativamente a esta población de ballenas’, dijo Gustaf.

La preocupación de los científicos son los sondeos sísmicos que las compañías realizan para determinar la existencia de bolsas de crudo o gas, y la composición del subsuelo marino.

EXPERIMENTO

Doug Nowacek, el principal autor de la guía y profesor de la Universidad de Duke (EEUU), explicó que los sondeos sísmicos se realizan con una embarcación que arrastra un conjunto de pistones de aire comprimido. ‘El barco tiene un compresor de gran tamaño que manda aire a estos pistones (a veces más de 30), que liberan el aire de forma sincronizada electrónicamente creando en la práctica explosiones que se reproducen cada 10-12 segundos’. ‘Esas pulsaciones son dirigidas hacia el fondo, viajan a través de la estructura subterránea, se reflejan de forma diferente dependiendo de la densidad de los distintos materiales, y el sonido rebota hacia arriba, donde es recogido por conjuntos de hidrófonos (micrófonos marinos) también arrastrados por el barco’, detalló.

Nowacek añadió que el sonido producido es similar al de un martillo neumático. El principal temor de los científicos es que las constantes explosiones de los sondeos sísmicos fuercen a las ballenas grises a abandonar Sajalín.

‘El efecto principal es el desplazamiento de los animales del área. En este caso, el abandono del área, incluso si es durante un breve periodo, puede significar un menor consumo de alimento ese año y los efectos se propagan en los próximos años’, comentó el doctor Nowacek. ‘También es posible que los animales que estén muy cerca del conjunto de pistones sufran daños en su sistema auditivo, que es su principal forma de comunicación’, añadió.

Greg Donovan, científico de la UICN y presidente del comité científico de la Comisión Internacional Ballenera, destacó la importancia de la guía sobre la reducción de impactos en Sajalín. ‘Es la primera vez que un grupo de científicos independientes ha trabajado conjuntamente con una compañía petrolera para desarrollar un planteamiento que mitigue amenazas, en este caso sondeos sísmicos’, explicó.

Donovan también alabó la postura de Sajalín Energy, que aceptó suspender la realización de sondeos sísmicos, ‘lo que les debió costar mucho dinero’, hasta que los científicos terminasen su estudio de los impactos. Las conclusiones extraídas ‘son como un libro de recetas, un documento que esperamos pueda ser utilizado por compañías, organizaciones no gubernamentales y gobiernos sobre cómo manejar los sondeos sísmicos en otras partes del mundo’, anotó Nowacek.

La IUCN dijo que las reglas exigían un profundo estudio previo de la vida marina para ayudar a decidir el momento apropiado para llevar a cabo las pruebas sísmicas, limitando los niveles de ruido, que se debían detener las pruebas si se veían animales en la zona, y revisiones de seguimiento. ‘Esta es una guía exhaustiva de cómo hacer esto con el mínimo impacto’, dijo Nowacek. Las ballenas son particularmente vulnerables a las pruebas sísmicas.

‘Las ballenas dependen del sonido para comunicarse, navegar y alimentarse", dijo una declaración de la IUCN. "La exposición a ruidos fuertes de pruebas sísmicas puede resultar en estrés y cambios de conducta, que afectan la obtención de alimentos y el cuidado de la cría, o causan daños físicos directos’, dijo.