Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Planeta

Contaminación ambiental, la peor amenaza para la vida

El documento detalla que una de cada ocho muertes mundiales en ese año se vinculó con el aire contaminado

Contaminación ambiental, la peor amenaza para la vida
La ciudad de Beijing ha sido azotada, en los últimos años, por los altos niveles de polución en el aire.

La contaminación ambiental se ha convertido en el mayor riesgo ambiental para la salud en estos últimos tiempos. Así lo determinó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe anual donde además revela que alrededor de siete millones de personas murieron en todo el mundo, en el año 2012, como resultado de la exposición a la contaminación atmosférica.

El documento detalla que una de cada ocho muertes mundiales en ese año se vinculó con el aire contaminado. También explica cómo reducir la contaminación dentro y fuera de los hogares podría salvar millones de vidas en el futuro.

En particular, la investigación muestra un vínculo más fuerte entre la exposición a la contaminación atmosférica y enfermedades cardiovasculares como apoplejías y cardiopatías isquémicas, así como entre la contaminación atmosférica y el cáncer.

El estudio señala que los países de ingresos medios y bajos en las regiones del sudeste de Asia y el Pacífico occidental son los más afectados, con un total de 3.3 millones de muertes vinculadas a la contaminación interior y 2.6 millones de muertes relacionadas con la contaminación exterior. De las muertes por contaminación exterior, el 40% fueron a causa de cardiopatías, 40% fueron apoplejías, 11% enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, 6% cáncer de pulmón y 3% por infecciones agudas de las vías respiratorias en niños. La proporción de las mismas enfermedades causadas por la contaminación del aire de interiores fueron 26, 34, 22, 6 y 12%, respectivamente.

Tras analizar los factores de riesgo, la OMS estimó que la contaminación del aire interior estuvo vinculada con 4.3 millones de muertes en 2012 en los hogares que cocinan con carbón, leña y estufas de biomasa. Mientras que por contaminación exterior hubo 3.7 millones de muertes en ese mismo año de fuentes urbanas y rurales en todo el mundo.

Según Flavia Bustreo, subdirectora general de Salud Familiar, Femenil e Infantil de la OMS, de las cifras anteriores, las mujeres y los niños, especialmente los que viven en países pobres, con frecuencia son los que tienen el mayor riesgo de morir por la contaminación interior, porque ‘pasan más tiempo en casa respirando humo y hollín de las estufas de carbón y madera’.

María Neira, directora del Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud de la OMS, señaló que el resultado de dicha investigación no es más que una ‘prueba de la necesidad’ que existe de tomar acciones urgentes ‘para limpiar el aire que respiramos’, ya que ‘los riesgos derivados de la contaminación ahora son mucho más grandes de lo que antes pensábamos, particularmente por las cardiopatías y apoplejías’.

Por su parte, Bustreo recordó que ‘limpiar el aire que respiramos evita las enfermedades no contagiosas y reduce los riesgos de las enfermedades’.

En tanto que, el experto en salud pública de la OMS, Carlos Dora, solicitó los gobiernos y organismos sanitarios que actúen y que aprueben políticas para reducir la contaminación ambiental, lo que redundaría en la salud y reduciría el impacto de los humanos sobre el cambio climático.