Temas Especiales

11 de May de 2021

Planeta

Una gran erupción volcánica podría desaparecer Japón

Las probabilidades de que ocurra el desastre es de 1%; sin embargo podría cobrar la vida de unas 120 millones de personas

Una gran erupción volcánica podría desaparecer Japón
El Monte Ontake es el segundo volcán más alto de Japón y está ubicado a unos 100 kilómetros de la ciudad central de Nagoya.

Unas 120 millones de personas, casi toda la población japonesa, podrían morir si se produce una gran erupción volcánica, como las que se dieron en este archipiélago hace miles de años. Así lo revela una reciente investigación de la Universidad japonesa Kobe, la cual afirma que los daños podrían ser devastadores.

El estudio, encabezado por los vulcanólogosYoshiyuki Tatsumi y Keiko Suzuki, de la Universidad de Kobe, plantea que el riesgo de que se produzca este escenario catastrófico es del 1% durante el próximo siglo y que en el peor de los casos una gran erupción en esa zona afectaría también gravemente a otras islas como Shikoku e incluso la de Honshu, poblada por cien de las 127 millones de personas que habitan el país, según informan medios internacionales. Aunque el porcentaje es pequeño, los investigadores recuerdan el sismo ocurrido hace 19 años (en 1995) que devastó la ciudad de Kobe y mató a unas 6 mil 400 personas, aún cuando en ese entonces los pronósticos de que ocurriese el terremoto en los próximos treinta años era de tan solo el 1%.

Los científicos advierten que un desastre de esa naturaleza en Kyushu, por ejemplo, que ha sufrido siete de estas super-erupciones en los últimos 120 mil años, podría generar flujos de lava y roca fundida que anegarían en poco tiempo una área de unos 30 mil kilómetros cuadrados con unos 7 millones de habitantes.

Subrayan que la cantidad de ceniza expulsada ahogaría literalmente a Honshu, dañaría la práctica totalidad de sus infraestructuras y convertería la mayor parte de la isla en ‘inhabitable’.

‘No sería extraño que una gran erupción se produzca algún día en alguna parte del archipiélago’, insisten los investigadores.

La predicción se basó en los hallazgos geológicos a partir de la erupción de un gigantesco cráter (la caldera de Aira, cerca de la ciudad de Kagoshima, en Kyushu) de 23 kilómetros de diámetro que tuvo lugar hace 28.000 años.

JAPÓN, CON LA MAYOR CANTIDAD DE VOLCANES ACTIVOS

Unos cien volcanes activos (7% de todos los que existen en el mundo) se encuentran en Japón. El país está situado al borde del llamado ‘Cinturón de Fuego del Pacífico’ y donde confluyen cuatro placas tectónicas. Se trata de un área de 40 mil kilómetros de largo con forma de herradura alrededor de las costas del Océano Pacífico, donde se registra un gran número de terremotos y erupciones volcánicas.

Actualmente, la Agencia Meteorológica de Japón realiza un seguimiento ininterrumpido de 47 de estos volcanes debido a su actividad especialmente intensa.

En el año 2007, el organismo introdujo un sistema de alerta de cinco grados que, sin embargo, no sirvió para alertar a los senderistas que fallecieron a finales de septiembre, en la erupción del volcán Otake, en Japón, y que dejó como saldo la muerte de 57 excursionistas y por lo menos seis desaparecidos. Hasta el momento esa es la peor erupción volcánica registrada en Japón, en casi noventa años.

Un panel de expertos convocado por el Gobierno nipón subrayó el año pasado que los conocimientos acerca de las erupciones a gran escala siguen siendo limitados y que hace falta más trabajo en este campo para mejorar las predicciones y establecer protocolos de respuesta. Al respecto, los vulcanólogos instaron a las autoridades a desarrollar tecnologías que permitan conocer el estado de los depósitos de magma que hay repartidos a unos pocos kilómetros de profundidad en la corteza terrestre para anticipar mejor las grandes explosiones volcánicas.

El estudio de Tatsumi y Suzuki será publicado íntegro en noviembre próximo.