Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Planeta

Esperan análisis para determinar contaminación en río La Pasión

El ministro de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala, Óscar Medinilla, explicó que continúan con las investigaciones del caso

Esperan análisis para determinar contaminación en río La Pasión
La alarma inicial se dio por la mortandad de peces.

Las autoridades ambientales de Guatemala informaron que están a la espera de al menos ocho estudios de diversas entidades para determinar el origen de la contaminación del río La Pasión, situado en el norte del país.

El ministro de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala, Óscar Medinilla, explicó que continúan con las investigaciones del caso, y que informarán al respecto cuando estén concluidas para ‘no interferir de manera alguna' con el Ministerio Público, que averigua lo sucedido.

El funcionario también anunció la visita a Guatemala, en una fecha no divulgada, de miembros de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, para estudiar las causas de la contaminación, sin ningún costo extra para la nación centroamericana.

Medinilla aseveró que un análisis por la estatal Universidad de San Carlos de Guatemala no detectó ningún plaguicida en el agua, aunque las pruebas aún ‘no son concluyentes'.

El mismo centro de estudios superiores había advertido, de acuerdo a un análisis toxicológico del pasado 27 de mayo, que el río había sido infectado con el plaguicida malathion, supuestamente por su uso en la cosecha de palma africana.

Medinilla estuvo acompañado el martes por periodistas, el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), Benedicto Lucas, y en conjunto explicaron que todos los análisis recabados en el área han sido entregados al MP.

El río, situado al norte del país y con una longitud de casi 350 kilómetros, fue contaminado en abril y mayo, lo que ha perjudicado a unas 12,000 personas de al menos 17 poblaciones.

La cuenca, que atraviesa el departamento norteño de Petén, ha sido contaminado en casi 150 kilómetros de su caudal y según el CONAP, se han sacado del río 60 quintales de peces muertos de 23 especies distintas.

La empresa Reforestadora de Palma de Petén, señalada como presunto contaminador del río, ha rechazado su responsabilidad en el caso pese a que un tribunal ordenó el cierre preventivo de varias de sus operaciones.