Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Planeta

La agricultura, un sector clave para mitigar el cambio climático

La FAO sugiere adoptar prácticas ‘climáticamente inteligentes', como el uso de variedades de cultivos eficientes en nitrógeno y tolerantes al calor

La agricultura, un sector clave para mitigar el cambio climático
La introducción de prácticas agrícolas sostenibles también puede contribuir a lograr la seguridad alimentaria.

Por siglos, la agricultura ha sido considerada como la base fundamental para el desarrollo autosuficiente y riqueza de las naciones, pero ahora la FAO revela que su importancia va más allá de su aporte a la alimentación y a las economías del mundo.

La agricultura desempeña un papel clave para reducir las emisiones de efecto invernadero, el gas que está provocando el cambio climático en el mundo.

Así lo señala el informe sobre ‘El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2016 (SOFA, por sus siglas en inglés)', de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), que además indica que se requiere cambios para adaptar la actividad, hacerla más resiliente y sostenible.

Según el documento de la FAO, ‘una mayor resiliencia de los sectores de la agricultura e inversiones inteligentes en los agricultores en pequeña escala pueden dar lugar a un cambio transformador y mejorar las perspectivas y los ingresos de los más pobres del mundo, protegiéndolos al mismo tiempo de los efectos del cambio climático'.

Pero lograr la transformación para la agricultura sostenible supone un gran desafío, advierte la FAO.

Para ello, indica, será necesario realizar cambios de una manera que no ponga en peligro la capacidad de los sectores agrícolas (los cultivos, la ganadería, la pesca y la actividad forestal) para satisfacer las necesidades mundiales de alimentos.

De acuerdo con el organismo, por medio de la introducción de prácticas agrícolas sostenibles pueden lograrse importantes mejoras en la seguridad alimentaria y la resiliencia ante el cambio climático.

La FAO sugiere a los gobiernos adoptar prácticas ‘climáticamente inteligentes' como el empleo de variedades de cultivos eficientes en nitrógeno y tolerantes al calor y la gestión integrada de la fertilidad del suelo para impulsar la productividad y los ingresos de los agricultores.

Incluso asegura que los agricultores pueden mejorar aún más su resiliencia a través de la diversificación, que puede reducir los efectos de las perturbaciones climáticas sobre los ingresos y proporcionar a los hogares una gama más amplia de opciones a la hora de gestionar los riesgos futuros.

‘VENTAJAS

Beneficios de la práctica agrícola eficiente

Con la introducción de prácticas agrícolas sostenibles pueden lograrse importantes mejoras en la seguridad alimentaria y la resiliencia ante el cambio climático. Se podría reducir en más de 120 millones el número de personas en riesgo de padecer subalimentación , según el informe de la FAO.

Según la FAO, una forma de la diversificación consiste en integrar la producción de los cultivos, el ganado y los árboles. Explica, por ejemplo, que en algunos sistemas agroforestales se utilizan las hojas de las leguminosas arbóreas que fijan el nitrógeno para alimentar el vacuno, se emplea el estiércol para fertilizar el suelo y se cultivan legumbres para proporcionar proteínas adicionales durante los períodos de inseguridad alimentaria estacional.

En Panamá, los sistemas agroforestales y silvopastoriles ya se están implementando en el sector, y el coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica, Tito Díaz, ha dicho que el país avanza de forma exitosa.

La iniciativa forma parte del Plan Nacional por el Agro que ejecuta el actual gobierno.

No obstante, la FAO reconoce en el documento que renovar los sistemas agrícolas y alimentarios será complejo debido a la cantidad de actores involucrados, la multiplicidad de los sistemas agrícolas y de procesado de alimentos, y las diferencias entre los ecosistemas.

Sin embargo, los esfuerzos deben comenzar en serio ya, pues se prevé que los efectos adversos del cambio climático empeorarán con el tiempo, según pone de relieve el informe. ‘Los beneficios de la adaptación son mayores que los costos de la inacción, y por un margen muy amplio', destacó el director general de la FAO, José Graziano da Silva, quien además subrayó la importancia de adoptar prácticas agrícolas sostenibles para preservar la seguridad alimentaria a futuro.

‘No hay duda de que el cambio climático está afectando a la seguridad alimentaria', advirtió Graziano da Silva durante la presentación del informe, el 17 de octubre.

El organismo considera que mediante el empleo generalizado de variedades de cultivos eficientes en nitrógeno, el número de personas en riesgo de padecer subalimentación en los países en desarrollo en 2050, podría reducirse en más de 120 millones.

Se prevé que la demanda mundial de alimentos en 2050 aumente al menos un 60 % por encima de los niveles de 2006.