Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Planeta

Mesoamérica reduce índice de población subalimentada

El problema del hambre no es de disponibilidad de alimentos, sino de naturaleza política

Mesoamérica reduce índice de población subalimentada
La agricultura es una de las principales actividades en las cuales se han enfocado los gobiernos de los países que conforman Mesoamérica para lograr la seguridad alimentaria en la región.

Mesoamérica, región conformada por México, Centroamérica, Cuba y la República Dominicana, ha logrado reducir el número de personas subalimentadas de 15.7 millones en 1990 a 12.7 en 2016, según el informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en Mesoamérica 2016 publicado por la FAO, la semana pasada.

El documento recoge las estrategias desarrolladas en la región para la seguridad alimentaria y nutricional, enfocadas en la articulación de esfuerzos entre sectores como la agricultura, salud, nutrición, educación y entre gobiernos nacionales y locales, e identifica las lecciones aprendidas y buenas prácticas de los países para contribuir a la reducción de la prevalencia de subalimentación.

LAS CLAVES PARA LA ERRADICACIÓN DEL HAMBRE

Según la FAO, a pesar de los avances en la reducción de la inseguridad alimentaria y de la capacidad regional para producir alimentos suficientes para toda la población, aún hay familias con altos índices de subalimentación.

Tito Díaz, coordinador de la FAO para Mesoamérica, dijo que el problema del hambre en la región no es de disponibilidad de alimentos, sino de naturaleza política.

Por este motivo, afirma Díaz, la FAO reconoce la voluntad política que han manifestado los países de la subregión para avanzar en la garantía del derecho a la alimentación adecuada de la población mesoamericana, mediante el desarrollo de marcos normativos y políticas públicas multisectoriales.

‘Sin embargo, los avances deben traducirse en una movilización ordenada de recursos públicos con la participación de todas las partes involucradas para garantizar su implementación efectiva', subrayó Díaz.

Esta nueva publicación presenta una propuesta de acciones para el desarrollo de procesos efectivos de coordinación social y política, basada en el fortalecimiento de tres ámbitos estratégicos: capacidades institucionales para la adecuada implementación de leyes y políticas; sistemas de información y monitoreo para dar coherencia a los planes locales, seguimiento a los avances y mejorar la rendición de cuentas; y el fortalecimiento de la gobernanza local en cada territorio.

COMPROMISO CON LA LUCHA CONTRA EL HAMBRE

La mayoría de los países de la región han impulsado marcos normativos, estrategias y políticas públicas para la seguridad alimentaria con una visión integral, multisectorial y de derechos humanos.

En los últimos años, Guatemala, Honduras, Nicaragua y recientemente República Dominicana han aprobado sus respectivas leyes de seguridad alimentaria y nutricional.

Por su parte, Panamá cuenta ya con un borrador del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional que establece acciones a seguir para impulsar la coordinación intersectorial e interministerial para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional de la población, señala la FAO en su estudio.

En Costa Rica, el Frente Parlamentario contra el Hambre, en coordinación con la academia, ha presentado un proyecto de Ley Marco del Derecho Humano a la Alimentación y de la Seguridad Alimentaria y Nutricional para fortalecer la institucionalidad existente en la materia.

‘ESTOS AVANCES DEBEN TRADUCIRSE EN UNA MOVILIZACIÓN ORDENADA DE RECURSOS PÚBLICOS CON LA PARTICIPACIÓN DE TODAS LAS PARTES INVOLUCRADAS PARA GARANTIZAR SU IMPLEMENTACIÓN EFECTIVA',

TITO DÍAZ

COORDINADOR DE LA FAO PARA MESOAMÉRICA

Asimismo, el Plan Estratégico Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional de El Salvador contempla la participación de 22 actores del sector público y la sociedad civil para el desarrollo de acciones en distintos ámbitos que abarcan desde la mejora de la producción de alimentos, la prevención y atención integral en salud, sistemas de vigilancia, monitoreo y alerta temprana, entre otros.

México se encuentra en los últimos pasos para la aprobación del proyecto de Ley del Derecho Humano a la Alimentación Adecuada, mientras que nivel local, la Ciudad de México (antes Distrito Federal) aprobó en 2009 su Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

De igual forma, los países de la región han ratificado su compromiso para alcanzar las metas del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre 2015 de La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

COOPERACIÓN ENTRE PAÍSES

Además de compartir territorio, biodiversidad, historia y cultura, los países mesoamericanos comparten metas en común, como la erradicación del hambre y la pobreza.

Por ello, subrayó, con el apoyo de la cooperación de mexicana y de la FAO, Belice, Colombia, Costa Rica, el Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana desarrollan acciones para fortalecer los marcos institucionales y de políticas para la seguridad alimentaria y nutricional y la agricultura familiar a través del programa Mesoamérica sin Hambre.

Asimismo, como parte de este programa y de la Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre, impulsado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), se promueve el intercambio de experiencias entre los Frentes Parlamentarios contra el Hambre de los países de Mesoamérica y toda América Latina y el Caribe.