Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Planeta

La gestión ambiental está falta de valoración económica

El ambiente tiene una importancia vital para las estrategias de desarrollo de los países

El ambiente tiene una importancia vital para las estrategias de desarrollo de los países, ya que los daños ambientales les imponen grandes costos a las naciones. Para el economista especializado en medio ambiente, Aristides Hernández, mucho de estos costos no está incluidos en los indicadores macroeconómicos de los países, ya que no pueden observarse, en la mayoría de los casos, en los mercados.

Por lo anterior, asegura Hernández resulta de vital importancia, conocer estos valores para incorporarlos, permitiéndose con ello seguir estrategias de desarrollo con una visión más largoplasista con relación al estado de los recursos naturales. Si esto no se incorpora en los indicadores macroeconómicos, los agentes económicos no cuentan con incentivos para entregar prioridad a los daños ambientales en las estrategias de desarrollo de los países.

Por ejemplo, explica el economista, las cuentas nacionales intentan registrar las transacciones económicas realizadas en cada país y ser un indicador de bienestar agregado alcanzado. Sin embargo, al no considerar aspectos ambientales que no están en el mercado, se ignora los efectos que actos como la contaminación y otras variables ambientales tienen sobre el bienestar agregado del país y el nivel de desarrollo de la Nación.

‘El problema radica en que los costos y beneficios asociados a los impactos no se encuentran totalmente incorporados en los precios de mercado',

ARISTIDES HERNÁNDEZ

ECONOMISTA

‘En el caso de la evaluación de proyectos, programas y políticas, en general, no considera los efectos ambientales que tenga el estudio en sí. Se ha propuesto la evaluación de impacto ambiental. El problema es que los costos y beneficios asociados a los impactos ambientales, no se encuentran totalmente incorporados en los precios de mercado', indica el analista y presidente de la consultora Latin Consulting.

El experto explica que la valoración de impacto ambiental sirve para calcular dichos valores y ayudar a encontrar los verdaderos precios ‘sombra' en cada mercado, a través del cálculo del valor de las externalidades generadas.

En general, los economistas han trabajado sobre la base de cuatro métodos de valoración económica de bienes, servicios e impactos ambientales.

Uno de ellos es el método de costos evitados o inducidos, que, a partir de las funciones dosis-respuesta, evalúa cómo afecta el cambio en la calidad del bien público, el rendimiento de los demás factores en la producción del bien privado. Estas son la base sobre las cual se asientan la mayoría de los estudios de impacto ambiental.

Hernández asegura que ‘el conocimiento de estas funciones ya permite una primera aproximación a la valoración económica de un cambio en la calidad ambiental. Al respecto, se hace necesario conocer cómo afecta el cambio en la calidad del bien público, al rendimiento de los factores en la producción privada'.

De manera gráfica, el economista indica que ‘la producción de aluminio, por ejemplo, tiene como una de sus consecuencias más claras, la emisión de flúor a la atmósfera. Estas emisiones a su vez, tienen un impacto conocido sobre la ganadería. El hecho de que el flúor sea arrastrado por la lluvia al suelo, afecta negativamente la calidad de los pastos, provocando en los bovinos que lo consumen, la enfermedad conocida con el nombre de fluorosis. Este hecho reduce el rendimiento de los animales desde el punto de vista productivo. Este fenómeno queda recogido en las llamadas funciones dosis respuesta, es decir, la información sobre como se ve afectado un determinado receptor'.

COSTO DE VIAJE

Otro, es el método del costo del viaje, que se basa en que el precio de un servicio recreacional puede ser medido, al menos en parte, por los costos de viaje en que se incurren al visitar el sitio que es objeto de recreación. El método se fundamenta en los costos que tiene que incurrir el visitante, con el propósito de disfrutar de los servicios recreativos ofrecidos por un lugar específico.

Hernández sostiene que por consiguiente, se busca estimar la variación en la demanda del bien ambiental, traducidas en número de visitas, ante cambios en los costos del viaje. En este método se asume que cada individuo que visita un sitio de recreación tiene asociado una transacción implícita, que relaciona el costo de viaje con el valor de entrada que debería pagar el visitante por acceder a un lugar específico.

El otro es el método de Valoración Contingente, enumera el consultor, uno de los métodos de valoración económica del medio ambiente más estudiado y desarrollado en las últimas décadas. Se caracteriza por ser un método de valoración directo, es decir que, a través de la creación de un mercado hipotético se pregunta directamente a los individuos cuál sería su disposición a pagar (DAP) para conseguir una mejora en la calidad ambiental de un determinado bien ambiental.

Su presentación en formato dicotómico permite a los individuos enfrentarse a una situación cotidiana de mercado, aceptar o no un bien a un determinado nivel de precios. Las medidas de bienestar asociadas a este método se obtienen a través de la estimación de la media y mediana de la DAP, estimación que está sujeta a la forma funcional de las funciones de utilidad indirecta subyacentes, a las variables explicativas y a los supuestos sobre la distribución de los errores, argumenta el empresario y miembro de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (APEDE).

El método de valoración contingente (VC) es una de las alternativas para valorar bienes públicos, con el objetivo de incorporar el aumento o la disminución del bienestar de las personas en la estructura formal de costos y beneficios que genera un proyecto. Esta metodología se diferencia del análisis tradicional, porque se basa en preguntas efectuadas directamente a los individuos con respecto a su valoración de un recurso en particular. Por lo tanto, VC intenta resolver la ausencia de mercado para el bien, presentando a los consumidores mercados hipotéticos en los cuales puedan tener la ‘oportunidad' de pagar por este bien.

Por último, se encuentra el Método de los Precios Hedónicos (MPH), indica el representante de la APEDE que describe todos los atributos del bien que explican su precio. Atribuye a cada característica del bien, su precio implícito y la disposición marginal a pagar de la persona por una unidad adicional de la misma.

En una breve valoración Hernández destaca que el MPH tiene aplicaciones en distintos escenarios. Uno en que más se infiere es en el mercado de la vivienda. Cuando se adquiere una vivienda, no solo se compra una serie de metros cuadrados de una determinada calidad, sino que también se escoge un entorno, que tiene una serie de características, como el barrio residencial y las características ambientales del sitio. Las características de los bienes ambientales son las que nos interesan, ya que la persona paga por ella.

El economista especializado en medio ambiente, concluye con un ejemplo, al manifestar que ‘si encontramos dos viviendas iguales en todas sus características, excepto en el nivel de ruido, la diferencia de precio halladas en el mercado entre ellas, reflejaría el valor de este atributo'.