Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Planeta

La historia del leopardo que cuidó a la cría de su víctima

Un leopardo se encargó de darle cuidados maternales a un mono babuino de un día de nacido después de haber matado a su madre. Otro caso insólito es la de una leona que amamantó a un leopardo, especies consideradas rivales

La extraordinarias escenas captadas por las cámaras de los documentalistas de la vida salvaje a menudo no solo sorprenden sino que obligan a cuestionar los instintos animales.

Una de esas insólitas historias es la del leopardo que cuidó a la cría de su víctima. El video de Wildlive Filmes fue grabado en el delta de Okavango en Botsuana, reserva conocida como el Jardín del Edén de África, en 2006.

Sin embargo, la filmación reeditada en HD ha causado sensación en redes sociales donde ha circulado al punto de llegar a medios digitales.

La historia comienza con una asignación que se le otorgó a los documentalistas Dereck y Beverley Joubert que debía darle seguimiento a una joven leopardo de 3 años y medio llamada Legadema que acababa de independizarse y debía aprender las actividades necesarias para sobrevivir en el mundo salvaje.

En un intento por alimentarse durante su transición de cachorro a depredadora, la felina se encontró con un un mono babuino, una de las presas favoritas de su especie. Legadema no dudó en cazarlo para saciar su apetito. Lo acecho y lo cazó. Con su potente mordida, la felina le produjo la muerte al mono en cuestión de segundos.

Pero, la felina quedó sorprendida momentáneamente cuando descubrió que su víctima estaba acompañada. Y es que del pelaje del mono colgaba una pequeña cría de apenas un día de nacida.

La reacción normal de cualquier depredadora hubiera sido matar a la cría. La felina, sin embargo, se detuvo por un momento y motivada por un instinto maternal tomó a la cría con su hocico. Lo levantó por su pelaje del cuello y lo trepó en un árbol donde estuviera a salvo, explicó Joubert en ese entonces al diario británico Daily Mail.

Las imágenes sorprenden cuando parece ser que el leopardo dio por terminado el ataque y se dedicó a proteger al monito.

El felino lengüetea, cuida y da calor al bebé mono, quien parece no entender esta nueva condición. Aunque la fuerza animal del felino y el trato no era el adecuado para el bebé huérfano, jamás le sacó los ojos de encima y sólo pretendió cuidarlo.

En ese proceso una hiena aparece al acecho del solitario monito pero es rápidamente repelida por el leopardo, quien además, se preocupa de bajarlo de las peligrosas alturas y cobijarlo.

‘Durante la noche, varias veces el babuino se cayó del árbol. Cada una de esas veces, Legadema corrió a recogerlo antes de que las hienas se dieran cuenta y lo llevó de vuelta a la seguridad. El mono claramente pensó en Legadema como una madre sustituta, y ambos pasaron varias horas acurrucados juntos en el árbol', relató.

OTRO CASO INSÓLITO

Pero, sus caminos se separaron eternamente. La cría no sobrevivió a la primera noche sin su madre natural. ‘Creemos que simplemente era demasiado joven para pasar la noche sin su madre natural y el sostén que ella podía proveerle. Cuando salió el sol, Legadema se percató de que el bebé había muerto, por lo que siguió su camino', sentenció Joubert.

El video podrá verlo en la edición digital www.laestrella.com.pa.

Otro caso excepcional en el mundo salvaje también fue el de una leona que amamantó a la cría de un leopardo.

En imágenes publicadas en la cuenta @PantheraCats se observa a la leona llamada Nosikitok de cinco años descansando mientras la cría de leopardo, de apenas unas semanas de vida, se alimenta de su leche materna. La extraña situación ocurrió en Tanzania, en la zona de conservación de Ngorongoro.

Luke Hunter, presidente de la fundación Panthera, citado por hispantv.com, explicó este era un fenómeno sin precedentes considerando que estas dos especies son rivales y lo normal es que los leones maten a los leopardos.

La explicación del conservacionista al insólito episodio es que la leona había sido madre hacia poco tiempo y estaba preparada para cuidar al cachorro. El pequeño leopardo era acorde con la edad y el aspecto de sus crías.

La leona probablemente perdió a sus cachorros y aceptó a la cría de leopardo para satisfacer su instinto maternal.

‘La lactancia interespecie en felinos salvajes, y en otras especies, es extremadamente rara', afirmó el grupo conservacionista Panthera, citada por hispantv.com

Lo triste es que es poco probable que la cría de leopardo sobreviviera en un mundo de leones.

La felina era seguida por un Sistema de Posicionamiento Global (GPS) para rastrear sus movimientos.