Temas Especiales

18 de May de 2022

Planeta

Por más ríos y playas libres de aguas residuales en Panamá

El proyecto de ampliación de la planta de tratamiento de Juan Díaz lleva un avance de 56% y una inversión de $220 millones en la construcción del segundo módulo. Su alcance contempla la construcción, operación y mantenimiento de la obra, además de un centro interactivo de educación ambiental

Recuperar la calidad del agua de los ríos a través de la recolección y el debido tratamiento de las aguas residuales y mejorar las condiciones sanitarias de los distritos de Panamá, San Miguelito, Arraiján y La Chorrera son algunos de los principales objetivos del programa Saneamiento de Panamá y la empresa Suez.

Durante un recorrido por la planta, ubicada en el corregimiento de Juan Díaz, el coordinador del programa, Roberto de León, mencionó que el proyecto de ampliación de la planta de tratamiento cuenta con un 56% de avance en su segunda fase. ‘Su alcance contempla la construcción, operación, mantenimiento de la obra, además de la construcción de un centro de educación ambiental', indicó De León, y agregó que esta obra está integrada por diferentes estructuras en construcción, como lo son: las líneas de clarificadores, reactores biológicos, pretratamientos, cloración y tratamiento de lodos.

‘En este proyecto estamos invirtiendo alrededor de 120 millones. La idea es duplicar la capacidad de tratamiento de aguas residuales',

ROBERTO DE LEÓN

COORDINADOR

Entre otras prácticas, se destaca la implementación de la tecnología de ‘lodos activados', que permite la degradación de la materia orgánica convirtiéndola principalmente en biogás.

El coordinador asegura que con la tecnología Digelis Turbo se producirá en un 50% el volumen de fango en el proceso de tratamiento del agua, lo que permitirá optimizar la digestión de lodos. ‘Esto aumentará la producción de biogás reutilizable, permitiendo así suministrar cerca del 25% de la energía que requiere la planta para su funcionamiento', añadió.

‘En este proyecto estamos invirtiendo alrededor de 120 millones. La idea es duplicar la capacidad de tratamiento de aguas residuales, lo que se traducirá en una mejora en las condiciones de salud, ambiente y calidad de vida de los panameños', enfatizó.

Otros proyectos

Desde el 2015 se extendieron las obras de saneamiento a Arraiján y La Chorrera, lo que beneficiará más de 400 mil personas, aseveró De León.

Mientras que en San Miguelito están trabajando la tercera etapa de redes y colectoras con una inversión de $90 millones', subrayó De León.

Asimismo, también están trabajando un proyecto en Paitilla y Punta Pacífica, y explica que el fin ‘es mejorar el sistema de alcantarillado central y del área para recoger todas las aguas residuales que se vierten en la bahía de Panamá'.

‘Actualmente contamos con una compañía que realiza un estudio para ver de qué manera atacamos el problema de aguas residuales en los ríos Matasnillo y Curundú. Con esto se eliminarán las descargas directas a los ríos, la vinculación de plantas de tratamiento inoperantes, se separarán los caudales combinados de aguas residuales y pluviales, dentro de cada uno de los sistemas sanitarios arriba descritos, lo cual se transformará en mejores condiciones sanitarias para todos los ciudadanos que transitan por estas áreas', apuntó el coordinador del programa.

Problemas existentes

Durante el recorrido el ingeniero De León detalló los principales problemas que presentaban las redes de alcantarillado existentes en Paitilla y Punta Pacífica, entre ellas que la falta de capacidad de las tuberías causó desbordes y estancamiento de aguas residuales en las vías de tránsito. Igualmente, habían vertidos directos de las aguas residuales a la bahía.

‘Estos problemas fueron solucionados con la instalación de más 85 mil metros de tubería de diferentes diámetros con tecnología de microtunelación, adicionalmente se construyeron dos túneles de más de 1,600 metros de diámetro a 14 metros de profundidad', informó De León.

Población consciente

Sin embargo, una obra de tal magnitud no puede avanzar si la población no toma conciencia.

La gerente de la planta de tratamiento y de la empresa Suez, Paulina Chinga, pide generar conciencia para frenar el arrojo de basura o desechos en los inodoros, en los ríos... debido a que estas aguas desembocan a las redes colectoras y en las estaciones de bombeo en grandes cantidades y podrían ocasionar daños.

‘En las redes colectoras y en las estaciones de bombeo llega basura, desde neveras hasta colchones, en fin... Es impreciso decir la cantidad, ya que es un volumen muy amplio y relativo. Acá en la planta recogemos lo más fino; es decir, lo que no pudo ser retenido en las estaciones de bombeo, como preservativos, toallas sanitarias, papel higiénico', manifestó Chinga, y, agregó que estos afectan el proceso de control de bacterias durante el tratamiento de las aguas residuales.