06 de Dic de 2021

Planeta

Reserva playa La Marinera, la maternidad de las tortugas lora

Solo este mes de octubre se reportó el arribo de unas 14,998 tortugas marinas, una de las arribadas más grandes que se ha dado en lo que va de la temporada de anidación

Miles de tortugas lora llegan a desovar a la reserva Playa la Marinera.
Miles de tortugas lora llegan a desovar a la reserva Playa la MarineraCedida

La reserva playa La Marinera, ubicada en Guánico Abajo, Tonosí, al sur de la provincia de Los Santos,  por su naturaleza se ha convertido en la maternidad de las tortugas marinas, especialmente de la especie conocida lora o golfina, (Lepidochelys olivacea).

Así, cada año, miles de quelonios desfilan por las tranquilas aguas y cálidas arenas de esta playa del Pacífico panameño para anidar y desovar sus huevos, en un espectáculo natural, considerado como un indicativo de que esta zona costera mantiene el equilibrio biológico adecuado para acoger sus huevos y dar vida a los neonatos.

Los registros de 2020 precisan que durante los meses de julio a diciembre a La Marinera llegaron  unas 25,000 tortugas, en donde se pudo liberar aproximadamente unos 2 millones de crías al mar, y para este año no se descarta igualar o superar esta cifra.  

En una entrevista con La Estrella de Panamá, el biólogo del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), Marino Abrego, calificó  a La Marinera,  como un “Paraíso Escondido”,  con características únicas. Declarado como "zona de reserva" mediante la resolución N°092 del 12 de agosto de 2010, de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), cuenta con una extensión de 968,69 hectáreas. 

“La reserva de playa La Marinera es un pequeño gran laboratorio natural, en donde la tortuga lora o golfina, llega a buscar refugio seguro para desovar sus huevos”, apuntó el biólogo con una amplia trayectoria.

Todos los años, entre los meses de  julio y noviembre, miles de tortugas marinas llegan a a desovar a esta zona costera de la provincia de Los Santos. La primera arribada de la temporada lluviosa de 2021 se dio en los primeros días de agosto, con la presencia de 2,900 tortugas marinas, evento que se esperaba se registrase a finales de mes.

Ábrego adelantó que para octubre se espera el tercer arribo de tortugas, el más grande del año, debido a que durante  este mes se da una mayor densidad de anidación para esta especie. 

Solo en los primeros días de octubre se reportó el arribo de unas 14,998 tortugas marinas, uno de los más grandes que se ha dado en lo que va de la temporada de anidación, dijo el biólogo encargado del área Protegida Playa La Marinera, Wilfredo Poveda.

"Hemos reportado un número considerable de quelonios a los cuales se les practicó el procedimiento de estudio que consiste en la medición de una muestra, tomando datos biométricos, además de reubicación de nidos en áreas de riesgo o en amenaza, entre otros detalles que aportarán científicamente datos para llevar un mejor manejo de la especie y su preservación en esta zona del pacifico", señaló el experto.

Sin embargo, subrayó que el monitoreo constante durante el desarrollo de la arriba es primordial para evitar anomalías que pusieran en riesgo la anidación normal de los especímenes, por lo que para ello el Ministerio de Ambiente cuenta con los guardaparques y el apoyo de grupos organizados ambientales que aportan a la conservación de dichas especies.

Cabe destacar, que la metodología usada para estimar el número de las tortugas que anidaron, es el método de conteo de transeptos por franjas en tiempo fijo, el cual es implementado a nivel mundial en playas de anidación y ayuda a complementar datos para un mejor control de la investigación de estos reptiles marinos en esta área, concluyó Poveda.

De acuerdo con A´brego, de las siete especies de tortugas que existen, seis están amenazadas, y de estas tres especies están en peligro crítico, en varias partes del mundo. 

Las malas prácticas de los humanos, que saquean los nidos para tomar los huevos y usarlos como afrodisíaco y que, además, cazan a los reptiles adultos para comerse su carne y comercializar su caparazón, la destrucción de sus hábitats, la contaminación, la captura para comercializar su carne, su caparazón y sus huevos y el cambio climático amenazan su existencia amenazada.

MiAmbiente, como ente rector de los recursos naturales del país, resaltó la importancia de realizar investigaciones, desplegar programas y acciones de protección en diversas playas del país sobre la fauna marina y valorar el aporte de las tortugas para los ecosistemas marinos.

La resolución  resolución N°092 del 12 de agosto de 2010 que declara a La Marinera como zona de reserva busca una protección más compleja para alcanzar la sobrevivencia de los ejemplares de tortugas recién nacidos. También busca alejar a los saqueadores de los nidos a través de la rigurosa vigilancia del área protegida. 

La zona de reserva de  playa La Marinera se logró producto de los esfuerzos realizados por Smithsonian Panamá, la Universidad Marítima Internacional y Conservación Internacional.