Temas Especiales

26 de Ene de 2022

Planeta

Un proyecto piloto promete mejorar los ecosistemas costeros de las bahías de Panamá y Parita

Se trata de la iniciativa 'Valorando, protegiendo y mejorando el capital natural costero de Panamá' que se desarrollará con una inversión de $2.3 millones, proveniente del Fondo de Carbono Azul del Reino Unido

Activistas abogan por instalación de comisión ambiental distrital
Los ecosistemas costeros de  la bahía de Panamá, diariamente se ven amenazadas por la contaminación y la basura.Archivo / La Estrella de Panamá

Un nuevo proyecto, denominado “Valorando, protegiendo y mejorando el capital natural costero de Panamá”,  lanzó National Audubon Society y la Sociedad Audubon Panamá, en coordinación con el Ministerio de Ambiente.

El plan piloto, que se desarrollará con una inversión de $2.3 millones, proveniente del Fondo de Carbono Azul del Reino Unido, será implementado en dos sitios prioritarios: Bahía de Panamá y Bahía de Parita. 

El proyecto, organizado por Matt Jeffery, Rosabel Miró, Tim Stew y Rocío Medina-Bolívar, será administrado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); y según se informó, tiene como objetivo incorporar soluciones basadas en la naturaleza, en la planificación y la política pública nacional y regional. 

Se espera que en los próximos tres años esta iniciativa proporcione la solidez científica que guíe un desarrollo más sostenible e inteligente, así como la preservación de los servicios que proporcionan los ecosistemas costeros.

Su objetivo es elevar la importancia de los ecosistemas de manglares costeros de Panamá y los humedales relacionados, destacando el carbono que secuestran y la biodiversidad y medios de vida que sustentan. "Estos esfuerzos se aplicarán en la bahía de Panamá, con su mosaico de paisajes urbanos y hábitat de manglares, y en la bahía de Parita, un paisaje rural en estado de transición, señalan los organizadores un comunicado.

El innovador proyecto, además, ayudará a Panamá a incluir el carbono azul asociado al capital natural costero en las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC) del país en el marco del Acuerdo de París. También apoyará esfuerzos más contundentes para la adaptación climática, así como para la disminución de la degradación y la deforestación, con especial interés en crear mecanismos que impulsen la financiación para la conservación de los manglares y las costas.

"El nuevo proyecto de National Audubon Society y la Sociedad Audubon Panamá combina ciencia, políticas públicas y relaciones con la comunidad", afirmaron.

Importancia de los manglares

Según datos proporcionados, los manglares, que constituyen un tipo de humedal costeros proporcionan servicios ecosistémicos, esenciales para la adaptación al cambio climático, entre ellos: protección frente a marejadas ciclónicas, inundaciones y huracanes, aumento del nivel del mar y erosión costera; también proveen recursos forestales y favorecen el ecoturismo.

Además previenen la difusión de plagas, reducen la contaminación atmosférica, captan y retienen carbono, purifican el agua y reciclan los nutrientes. También garantizan la conservación de la diversidad biológica debido a que proveen hábitat para una amplia diversidad de fauna acuática (crustáceos, moluscos y peces), aves migratorias y residentes, así como un gran número de reptiles y mamíferos.

¿Por qué Panamá?

De acuerdo con la información, científicos afirman que la causa principal del cambio climático es la gran cantidad de emisiones de carbono y otros gases efecto invernadero. Los manglares secuestran carbono a tasas superiores, por unidad de superficie, que los bosques terrestres ya que almacenan el carbono tanto dentro de su biomasa (hojas, raíces, madera y tallos) como en sus suelos orgánicos (ricos en carbono).

Se estima que tan solo 1 hectárea de bosque de manglar puede retener hasta 1,000 toneladas de CO2. Además, por debajo del agua, los manglares acumulan cinco veces más carbono que en la superficie.

Sus características únicas les permiten capturar una gran cantidad de CO2, incluso más que los bosques en la Amazonía. Esta captura de carbono contribuye a desacelerar el cambio climático global.

Recientes mediciones ubican a Panamá entre los 20 primeros países del mundo en cobertura de manglares. Nuestras más de 174 mil hectáreas de manglar, capturan cerca del 1,8% del carbono del planeta. Y en cuanto a biodiversidad, cada año, entre 1 y 2 millones de aves playeras migratorias alimentan sus viajes en los ricos fangales de Panamá, lo que hace que el país sea extremadamente importante para más de 120 especies de aves migratorias y más de 1,000 especies de aves locales.