Temas Especiales

08 de Feb de 2023

Planeta

El cambio climático y su relación con los leones marinos en las costas del Pacífico panameño

Uno de estos mamíferos fue visto en las cercanías del Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí. Se trata de una especie que está en peligro de extinción

El cambio climático y su relación con los leones marinos en las costas del Pacífico panameño
Según MiAmbiente, los leones marinos llegan ocasionalmente a nuestras playas para descansar.Shutterstock

Al igual que otros animales costeros, los leones marinos (Otariinae), provenientes de la familia de los otáridos, viven en constante amenaza dentro de su hábitat natural ya sea por la contaminación de las aguas, el cambio climático, la captura incidental o las enfermedades introducidas por otras especies, motivo por el cual tienden a migrar, lo que pone en mayor riesgo su vida.

En Panamá, por ejemplo, la presencia de este mamífero es poco usual, pero, desde hace algunos años ha aparecido en las costas del Pacífico panameño, precisamente para esta época del año.

Prueba de ello es que, recientemente, un grupo de guardaparques del Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí divisó –durante una jornada de patrullaje– a uno de estos mamíferos.

Carlos Saldaña, jefe del Parque Nacional Marino, dijo que estos animales navegan por alguna corriente de agua fría, tal y como hacen las ballenas, y que son propios de climas fríos y templados como: isla Galápagos en Ecuador o de las costas de California, en Estados Unidos.

El cambio climático y su relación con los leones marinos en las costas del Pacífico panameño
En Panamá, por ejemplo, la presencia de este mamífero es poco usual, pero se ha observado en varios sitios, muchas veces uno solo.Cedida

“El hecho de que estos leones marinos vengan a Panamá no es raro; ya ha habido otros avistamientos como en Puerto Armuelles. en el distrito de Barú; en isla Iguana, distrito de Pedasí; en el archipiélago de las Perlas, y ahora este que observamos en isla Catalina, en el Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí”, dijo el experto.

El punto donde fue observado forma parte del corredor marino del Pacífico este tropical, el cual se prolonga desde Costa Rica a Ecuador, con una extensión de dos millones de kilómetros cuadrados.

Tras este avistamiento, el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) hizo un llamado a los navegantes o turistas, para que se preserve la tranquilidad de estos animales y no alterar su hábitat. “Es mejor verlos desde lejos, ya que se pueden estresar y alterar su conducta. Hay que respetarlos, y para ello se deben adoptar medidas de preservación de las especies y la seguridad de los tripulantes”, agregó Saldaña.

El experto también recomendó no alimentarlos ni tener contacto, ya que si se trata de alguna cría, la madre podría rechazarla posteriormente.

Según Saldaña, se cree que esta corriente de agua fría podría ser por efectos del cambio climático.

De acuerdo con Sea Lions World, una organización sin fines de lucro comprometida con el cuidado del medio ambiente natural, el calentamiento global está afectando cada vez más nuestros mares y océanos, ya que las aguas de estos se están volviendo más ácidos debido a que absorben más CO2 de la atmósfera y al mismo tiempo los niveles de oxígeno disminuyen.

También se producen modificaciones significativas en los patrones de las corrientes oceánicas, como mencionaba el doctor Saldaña. En síntesis, todos estos factores afectan la salud de los océanos y de las especies marinas, porque cambia por completo el comportamiento de estas y el ciclo de vida de toda una cadena alimenticia.

En el caso de los leones marinos, por ejemplo, muchos mueren porque no pueden conseguir alimento en las zonas donde antes era abundante, y debido a esto migran de su lugar de origen a través de las corrientes marinas, poniendo en riesgo aún más la vida.

“El hecho de que estos leones marinos vengan a Panamá no es raro; ya se han dado otros avistamientos como en Puerto Armuelles, en el distrito de Barú; isla Iguana en el distrito de Pedasí; archipiélago de las Perlas, y ahora este que observamos en isla Catalina, en el Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí”.

Los investigadores señalan que las consecuencias del calentamiento global afectarán a largo plazo a las poblaciones de leones marinos que han evolucionado y permanecido en ciertas zonas por miles de generaciones.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) predice que para finales de este siglo, el aumento de temperatura en las aguas oceánicas será entre 1,4° y 5,8° C, algo que sería catastrófico si sumamos otros problemas como el estrés por sobrepesca, la caza ilegal, la pérdida de hábitats, depredación y contaminación.

Protección mundial

De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), los leones marinos comprenden seis especies existentes, de las cuales tres especies están en peligro de extinción.

La razón, la caza furtiva de la especie californiana para la obtención de piel, carne y huesos, entre otras partes corporales; la pesca de arrastre que disminuye la disponibilidad de alimentos, y los contaminantes son las principales causas del declive de población de estos leones marinos.

Según la UICN, aunque muchas especies cuenten en la actualidad con diversas organizaciones para su protección y conservación, son especies que han estado cazadas durante mucho tiempo, llevando a la extinción a la especie japonesa y al borde del colapso a la australiana –catalogada como “en peligro”, al igual que la neozelandesa y la de Galápagos–.

Aunque se pueden cazar por su carne y su grasa, lo normal es cazar a las crías por su piel, muy apreciada en la industria peletera por su gran calidad y hermosura. El león marino de Steller se encuentra casi amenazado y el león marino californiano y el sudamericano son los que se encuentran mejor, gozando ambos de un estado de conservación de preocupación menor, reconoce la Unión Internacional.

Al estar estos mamíferos en peligro de extinción, países como Australia tienen planes de recuperación específicos. En 2018, el Gobierno de Australia occidental estableció una serie de zonas de protección de leones marinos alrededor de colonias de reproducción conocidas en las que está estrictamente prohibido pescar con redes de enmalle cerca de las colonias de leones marinos, según publicó el sitio de Sea Lions World, una organización sin fines de lucro comprometida con el cuidado del medio ambiente natural.

Los estudios han demostrado que establecer más reservas marinas en los hábitats de leones marinos puede aumentar peces de presa, biomasa e incluso números de población en general. Las reservas marinas comunitarias también podrían ayudar a mejorar la resiliencia de los mamíferos marinos a ciertos efectos provocados por el clima, así como la salud del ecosistema marino, beneficiando directamente a los leones marinos y a los pescadores por igual, detalló la publicación.

Diferencias

Los leones marinos son especies que a simple vista se confunden con la foca y hasta con las morsas. De acuerdo con los expertos, lo que los diferencia de la foca es que el león marino posee pabellón auditivo (orejas) más pronunciadas, y tienen bigotes largos y gruesos, característicos de la familia de mamíferos pinnípedos.

Respecto a sus extremidades, ambos grupos poseen cuatro patas en forma de aletas que facilitan la natación. Sin embargo, en el caso de las focas, las patas traseras se dirigen hacia atrás, lo que les imposibilita movilizarse en la superficie. Los leones marinos tienen sus extremidades posteriores dirigidas hacia delante, lo que facilita enormemente su locomoción en tierra firme.