Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Salud

Núcleos Unidos

Cuando dos personas se casan y tiene que convivir juntos con los hijos de su primer matrimonio, esto da como resultado una familia más g...

Cuando dos personas se casan y tiene que convivir juntos con los hijos de su primer matrimonio, esto da como resultado una familia más grande bajo un mismo techo.

Vivir con una familia reconstituida no es una tarea fácil. Para esto es importante establecer límites seguros y claros en las familias:

-Las parejas tienen que discutir el rol de cada padrastro y madrastra al criar a sus respectivos hijos, al igual con las reglas del hogar.

-Establezca que el padrastro sea más amigo y consejero que un disciplinario

-Permita que el padre biológico (con custodia) sea el principal responsable de la disciplina de sus propios hijos hasta que el padrastro haya desarrollado lazos sólidos con los niños

-Hagan una lista de las reglas de la familia. Discutan las reglas con los niños y colóquenlas en un lugar visible. Esto disminuirá la tensión entre el padre con custodia-padrastro-el hijastro.

- A medida que se mezclan dos familias con sus propias formas de paternidad, disciplina, estilo de vida, etc. se convierten en algo más pronunciado, por lo que causan frustración en los niños. Hagan la prioridad de contar con algo de unidad cuando se trate de reglas, tareas, disciplina y permisos.

-Todos los padres tienen que estar involucrados. Los niños se ajustarán mejor si ellos tienen acceso a sus padres biológicos. Permita que todos se involucren apropiadamente en esta nueva unión.

- Las parejas que se han casado nuevamente con hijos tienden a consumir s u tiempo con sus propios hijos más que uno con el otro. Sin duda gastarán mucha energía para que tus hijos y los de él se ajusten, pero también necesitarán construir un lazo marital fuerte. Esto beneficiará a todos, incluyendo a los niños. Si ellos ven que se aman, respetan y tienen una comunicación abierta entre ustedes, se sentirán más seguros y van a aprender a imitar esas cualidades.

-Tomen un tiempo para ustedes como pareja, reuniéndose para comer juntos durante el periodo escolar de los niños.

-Presenten una paternidad unida a los niños y eviten discutir y pelear enfrente de ellos.

-La paciencia es una virtud, no esperen a cruzar los dedos y esperar que todo salga bien. La pareja tanto como los niños necesitan tiempo para integrar el cambio.

Si no funciona la dinámica de ambas familias unidas, habrá que buscar ayuda profesional en la comunidad.

www.dracaroline.com Gastronomía dracaroline@dracaroline.com