Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Salud

Romance con creatividad

Para que una relación de pareja no sea como una pantalla de cine —que cuando llega el momento de la pasión, simplemente amanece el día s...

Para que una relación de pareja no sea como una pantalla de cine —que cuando llega el momento de la pasión, simplemente amanece el día siguiente—, la mujer tiene tanta obligación como el hombre en hacer que el sexo sea creativo y no pierda el atractivo. Mal que bien, la forma como cada quien cuenta sus experiencias sexuales define cómo es su sexualidad, e incluso la manera como habita o vive su cama determina su realidad. Por lo mismo, las mujeres deben estar atentas a las señales que indican si la relación tiende al aburrimiento. Para empezar a detectar esas señales, primero hay que saber qué significa para cada uno el sexo creativo o, cuanto menos, una buena relación sexual. Cuando se le pregunta a las mujeres qué significa tener buen sexo, la mayoría coincide en las escenas pasionales del cine, pero más de las películas románticas que de las pornográficas; otras recuerdan el apasionamiento de los primeros momentos con su pareja.

CLAVES PARA RECUPERAR EL ROMANCE

Frecuencia: La libido de una pareja debe estar sincronizada, o sea, que deben tener sexo con la frecuencia necesaria para sentirse felices. No hay fórmula, a pesar de que en las encuestas el promedio sea de cuatro encuentros sexuales por semana, si con un par de veces al mes tienen; lo que importa es la intensidad. En los casos en los que tienen relaciones sexuales todos los días, no significa necesariamente que estén plenamente satisfechos.

Ritmo: Cuando se habla de una buena relación sexual, no hay que reducir la ideal al acto fisiológico ni a la pasión exorbitante. Intenta tener un sexo más pausado y tranquilo, incluso con un ritmo más suave y tierno. Tómese su tiempo para explorar a su pareja e insístale en que explore y no sólo que active las zonas erógenas.

Ocasión: No espere a que la ocasión se dé, búsquela. Para disfrutar de la intimidad, viva su espacio y decórelo de manera acogedora, con muebles cómodos, flores, iluminación cambiante, algo de música... El cuarto es la pieza más importante de este conjunto, es el área íntima de la pareja por eso, evite trabajar ahí, pues no es ni una oficina ni un lugar para planchar. Este es el sitio donde se duerme, se descansa y se hace el amor, donde más a gusto se deben sentir los dos. Un buen refugio contribuye a crear un ambiente emocional favorable a la intimidad, y ayuda a que los problemas y las preocupaciones de la vida diaria no pasen de la puerta.

Trato: La relación sexual pasa por diferentes fases a medida que va a avanzando el conocimiento de la pareja. Hagan un trato para que ninguno se quede con los brazos cruzados a la hora de proponer nuevos juegos para incentivar la pasión. Hay que inventar nuevas maneras de hacer el amor y arriesgarse a utilizar todos los recursos para hacerlo más excitante y satisfactorio, como tratar juegos íntimos y diferentes posiciones.

Agilidad: No se trata de agilidad para las posiciones acrobáticas, sino de agilidad mental. El humor es uno de los ingredientes más necesarios en la vida y en el sexo. Si algo no sale bien no ponga cara de angustia. Pruebe con ropa interior provocativa y si él no se da cuenta, cuéntele con sagacidad, con buen humor y provocación. Un hombre es como un niño: entiende más con el juego que con los reproches y regaños. © Publicaciones Semana