Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Salud

El mundo sin diabetes: ¿utopía?

Médicos e investigadores a nivel mundial saben que estamos a las puertas de una pandemia de grandes proporciones

El mundo sin diabetes: ¿utopía?
La diabetes es un tema que debe abordarse de manera multidisciplinaria: médicos, gobiernos y empresas.

La diabetes o hiperglicemia es una enfermedad crónica, es decir, que tiene una duración larga y por lo general, su progresión es lenta. El cuerpo no es capaz de procesar el azúcar debido a que el páncreas, una glándula situada junto al estómago y que vierte en el intestino un jugo digestivo, no produce la cantidad necesaria de una hormona esencial: la insulina. El efecto es que el azúcar se acumula progresivamente en la sangre y en los tejidos, provocando efectos letales para el paciente.

FRENTE A LOS VOCEROS DEL CAMBIO

Durante el evento informativo ‘Diabetes 360° en Latinoamérica’, organizado por Novo Nordisk, el doctor Pablo E. Fletcher, endocrinólogo, internista e investigador, quien hace más de 20 años labora en la Caja de Seguro Social, y es profesor titular de Medicina Interna en la Universidad de Panamá, dijo que ‘Ésta es una emergencia mundial. La hiperglicemia es un desorden del metabolismo en el que el cuerpo está impedido de utilizar nutrientes. Es como si el paciente no comiera adecuadamente. Es peligroso porque hay un progreso asintomático y factores que son aceleradores. También está el riesgo cardiovascular, la retinopatía que es causa de ceguera, arterioesclerosis, alteración nerviosa, lesiones y amputación’. El médico añadió que la diabetes va de la mano con el sobrepeso y el sedentarismo. En Latinoamérica aún no se cumplen los estándares para el cuidado de la diabetes. Por su parte, el médico Miguel A. Arreola, Internista y director médico de Novo Nordisk para Centroamérica, Caribe y Venezuela, expresó: ‘Desde los tiempos hipocráticos, una de las misiones de los médicos es educar a la población. Estamos en la necesidad de mejorar el control glucémico. Novo Nordisk tiene más de 90 años en un proceso de mejoramiento de la calidad de las insulinas. Ahora lo importante es que el tratamiento sea flexible y no irregular, que el paciente no lo deje por fastidio o miedo. Los esquemas de uso son restrictivos’.