Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Salud

La masturbación, fuente de salud emocional y orgánica

En pleno siglo XXI esta practica sexual sigue siendo un tema tabú. Muchas mujeres la realizan en secreto. Especialistas afirman que es un acto que potencia el buen humor, ayuda con el estrés, disipa temores de frigidez y promueve la fidelidad

Durante muchos años el tema de la masturbación (también onanismo, autoerotismo) fue ampliamente censurado e incluso reprimido. Sin embargo, hoy la medicina moderna reconoce que la masturbación no produce daños físicos ni mentales y la considera una práctica normal e incluso antiestresante.

David Barrios, psicoterapeuta y sexólogo clínico, coincide en que masturbarse beneficia la salud. ‘El acto de masturbarse es fuente de salud emocional y orgánica. Además de que potencia el buen humor en la mujer', menciona el sexólogo.

Asegura que cuando una mujer se autosatisface tiene menos probabilidades de sufrir una disfunción sexual como la anorgasmia, ausencia del orgasmo sexual. ‘Nosotros los terapeutas sexuales hemos podido ver que la gran mayoría de las mujeres con disfunción sexual tienen como antecedente el hecho de que no conocen su cuerpo porque no lo autoerotizan o tocan', explica el médico.

‘Nosotros los terapeutas sexuales hemos podido ver que la gran mayoría de las mujeres con disfunción sexual tienen como antecedente el hecho de que no conocen su cuerpo porque no lo palpan',

DAVID BARRIOS

SEXÓLOGO Y PSICOTERAPEUTA CLÍNICO

El especialista también afirma que al considerar este acto nocivo para la salud surgieron muchos mitos y falacias. ‘Se llegó a creer que al estimularse la gente a sí misma les salía cabellos en la mano y que la médula espinal podría secarse', detalla Barrios. Añade que todos estos tabúes y fantasías han caído por su propio peso y hoy la ciencia contemporánea reivindica la importancia del placer erótico en la vida del ser humano.

Aunque la masturbación femenina continúa siendo un tema incómodo a tal punto que provoca rubor en muchas personas, ‘es un asunto del que se debe hablar más dentro de las sociedades y para despejar todas las incógnitas'.

‘Si tienes alguna duda o ves el autoerotismo como una forma de pecado o falta de virtud, desecha esas ideas y consulta al profesional de la salud sexual. No hay que temer a la autoexploración y dar rienda suelta al placer', aconseja el psicoterpeuta.

¿Cómo surge?

Se atribuye a Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, el descubrimiento sobre la masturbación que comienza desde la infancia. Sin embargo, hay que dejar claro que el conocimiento de la sexualidad humana en la actualidad se debe al sexólogo y activista social británico Havelock Ellis (1859-1939). En sus investigaciones, Ellis señala que la masturbación es una práctica habitual en ambos sexos, y se lleva a cabo durante buena parte de la vida.

Los psicoanalistas y sexólogos Kathleen Segraves y Frank Sommers, así como la directora asociada del Center for Sexual Health Promotion de la Universidad de Indiana, Estados Unidos, Debby Herbenick, indican que uno de los grandes beneficios de la masturbación femenina se basa en la posibilidad de conocer esa parte que a uno más le agrada en el sexo. Las sensaciones del cuerpo es algo que se debe experimentar internamente.

‘Cuando ambos saben qué es lo que quieren, se sienten más relajados y de esa manera el sexo se vuelve placentero y provoca felicidad. Es importante proporcionar información suficiente, así como brindarles los elementos necesarios para que entiendan que esta práctica no es mala, pero sí es un acto privado', dicen los expertos.

Mientras que Barrios aclara que no se debe sustituir el sexo por la masturbación, pues se trata de dos placeres distintos. ‘Muchas mujeres creen que, al no tener pareja sexual, esta falta de compañero se debe de sustituir practicando la masturbación. Por otro lado, cuando llegan a tener pareja, piensan que ya no deben masturbarse. Hay que dejar claro que estas prácticas son dos placeres distintos'.