Temas Especiales

24 de Sep de 2020

Salud

Las cifras ocultas del coronavirus

Sean Lin, exdirector de Laboratorio en el Walter Reed Army Institute of Research afirma que las cifras aportadas por el gobierno chino, solo permiten establecer conjeturas sobre el rostro real de la crisis por el virus

2
La entrevista fue difundida este viernes por el espacio Zooming In -un programa semanal de informes de investigación de New Tang Dynasty Television, a través de las redes sociales.Screenshot.

Hay un virus y una alerta. Luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el brote de coronavirus en China como una emergencia de salud global este viernes, algunos confían en que el anuncio ayudará a los países a movilizar recursos para enfrentar la crisis y a ejercer presión para exigir total transparencia sobre los detalles del brote y con ésto, sobre las cifras.

Sean Lin, exdirector de Laboratorio de la Rama de Enfermedades Virales del Walter Reed Army Institute of Research - la instalación de investigación biomédica más grande administrada por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y ubicada en Washington - indicó a Simone Gao, periodista de New Tang Dynasty Television, que “no debería emplearse la data oficial que provee el gobierno de China como la única fuente para saber la verdad sobre esta enfermedad”.

Durante una entrevista difundida este viernes en el espacio Zooming In -un programa semanal de informes de investigación sobre asuntos de actualidad en la cadena televisiva con base en Nueva York - el microbiólogo coincidió en que limitar la dotación de kits de prueba a los hospitales está impactando las cifras reales de casos diagnosticados, por ello, es necesario apuntar la mirada a la información que puedan aportar los medios de comunicación, y otras redes, de manera independiente.

Hoy, algunos de los cuestionamientos giran en torno a si actualmente ¿hay muchos más infectados que los que reportan las cifras gubernamentales? Para Lin, “la información oficial podría ser engañosa (...) hay que mirar más allá del mensaje”, aseguró. “La realidad acerca del número de infectados, de los decesos y de los pacientes sospechosos es siempre mucho más seria de lo que el gobierno le presenta al mundo,”.

El especialista que  cuenta con gran expertise en la vigilancia global de enfermedades infecciosas y respuesta a brotes, así como en el desarrollo de vacunas virales, ve la situación de Wuhan (epicentro del brote) "mucho peor" de lo que se ha dicho. “Aún hay recursos médicos limitados, lo que dificulta contener la expansión del virus”, independientemente de las medias que ha tomado el gobierno.

De hecho, Mimi Lau, una reportera del South China Morning Post, compartió a través de su cuenta en Twitter el pasado 23 de enero, que la escasez de kits de prueba de coronavirus está retrasando los diagnósticos.

“Los fabricantes de kits que trabajan las 24 horas continúan luchando para satisfacer la demanda masiva”, explicó en el tuit.

3
Sean Lin, exdirector de Laboratorio de la Rama de Enfermedades Virales del Walter Reed Army Institute of ResearchScreenshot.

La carencia de equipos médicos en China necesarios para diagnosticar rápidamente el coronavirus ha desacelerado la capacidad del país para responder al brote, una realidad que  aumenta la preocupación de que el número de casos reales no haya sido reportado.

Datos de la agencia EFE indican que "China logró batir el récord de enfermos curados del coronavirus causante de la neumonía de Wuhan" y en solo un día (viernes) 72 personas abandonaron el hospital. Según las últimas cifras oficiales, los muertos alcanzaron hoy los 259 (46 más que el viernes), mientras que el número de infectados en territorio chino asciende a 11.791.

Mientras el gobierno estadounidense anunció  que prohibirá temporalmente el ingreso al país de los extranjeros que hayan visitado China en los últimos 14 días para evitar la propagación del virus, en Panamá, el Ministerio de Salud ha sido constante al asegurar que refuerza las acciones y protocolos de seguridad, con vigilancia intensificada según las normas de la OMS, dando seguimiento diario a las personas que ingresan al Istmo provenientes de territorios afectados.