Temas Especiales

13 de Jun de 2021

Salud

El sexo tántrico y su conexión con el cuerpo

El tantra es una técnica oriental que abarca aspectos de carácter sexual, viviendo el ahora como una vía para lograr el placer

El tantra permite controlar la propia energía y favorece la autoaceptación.

Mucho se habla del sexo tántrico, sin embargo, los expertos afirman que esta práctica sexual no existe como tal, sino que forma parte de la disciplina oriental llamada “tantra”, una experiencia holística que está estrechamente ligada al budismo e hinduismo.

Aunque en occidente se asocia a la práctica sexual, el tantra es una práctica que ayuda a las personas a ser conscientes de lo que les rodea y de lo que ocurre en su propia energía interna, menciona Psicología y Mente, el portal de referencia en el ámbito de la psicología de habla hispana.

Según recoge la plataforma, el tantra se basa en la existencialidad y en el “aquí y el ahora”, es decir, en el momento presente. De manera indirecta esta actitud hacia la vida afecta a la sexualidad, pues se adopta una mentalidad no enjuiciadora, en la que la persona conecta con su ser y el de su pareja.

“El tantra nos permite vivir con una mayor libertad y nos ayuda a desarrollar los sentidos y la manera de amar a los demás. Asimismo, gracias a estar en el momento presente, es sinónimo de conexión emocional, es fusión con uno mismo y con nuestro amado. El tantra intensifica la experiencia sexual porque pone toda la atención en la práctica sexual. La mente y el cuerpo se fusionan e intensifican las sensaciones y la experiencia”, detallan los expertos de Psicología y Mente.

Para el sexólogo clínico y terapista de parejas David Barrios, la técnica del tantra no solo te ayuda a conocer profundamente las emociones y zonas eróticas, sino que mejora la intensidad del clímax y estrecha los vínculos sentimentales con la pareja.

“Para llegar al clímax a través del sexo tántrico solo hay que concentrarse en el momento y en las emociones que se producen. Pero teniendo en cuenta que solo uno mismo es el generador del propio placer”, dijo Barrios en una entrevista con Salud180.

A su vez aseguró que en nuestra sociedad, habitualmente asociamos el mayor placer sexual al orgasmo, coincidiendo, en el caso de los hombres, con la eyaculación. Por el contrario, el objetivo del sexo tántrico no es la eyaculación, ya que se considera esta como un desgaste de energía. Por esta razón, se pretende que los practicantes lleguen al orgasmo sin necesidad de eyacular.

Dado que el sexo tántrico es una práctica que muchos desconocen, diferentes escuelas tántricas ayudan a descubrir las técnicas y a vivir experiencias con esta actividad oriental. Sobre esto hay mucho escrito, pero cada persona puede llevarlo a cabo de una forma distinta, dijo el sexólogo.

Cómo prepararse

Según una publicación del Medical News Today, existen ciertas cosas que una persona o pareja pueden hacer para ayudar a prepararse para el sexo tántrico. Por ejemplo, mientras más conocimiento tiene alguien sobre el tema del sexo tántrico, más posibilidades existen de que se sienta preparado. Además, hay otras herramientas como:

Reservar un tiempo: El sexo tántrico se trata de moverse lentamente y estar enfocado en el momento. En algunos casos, puede durar una hora o más. Por lo tanto, es importante reservar algún tiempo para involucrarse y disfrutar la experiencia.

Preparar la mente: Enfocarse en el momento puede ser difícil si una persona está experimentando tensión o tiene muchas cosas en la cabeza. Meditar o hacer estiramiento antes del sexo tántrico puede ayudar a lograr tener una mente clara.

Encontrar un buen lugar: El entorno juega un papel clave en el sexo tántrico. Idealmente se realizará en un entorno relajante con una temperatura agradable. Es posible que una persona desee bajar la intensidad de las luces, encender una vela o escuchar música relajante.

El tantra es una filosofía de vida de origen oriental con más de 4,000 años de antigüedad, que utiliza la energía sexual para conseguir una conexión con uno mismo.Pixabay

Diego Jiménez, experto en cursos de tantra, dijo a EFE que esta experiencia se vive en el momento presente: Si una persona no está presente con sus cinco sentidos en una relación sexual y está pensando en que mañana tiene mucho trabajo o que ayer discutió con su padre, no va a poder disfrutar por completo del acto.

Aceptar como es uno mismo y a los demás: Si no hay aceptación del propio cuerpo es difícil que se consiga una relación plena. Pero del mismo modo se tiene que aceptar el cuerpo de la otra persona. “En el tantra se adora cada poro de la piel de la persona con la que estás: sea el amor de tu vida o una relación de una noche”, señala el experto.

Seguir un movimiento armónico y fluido: Llegar a una danza con la pareja. En el sexo normalmente se prepara el lugar, la iluminación, el momento... “En un ritual ortodoxo de sexo tántrico se prepara la atmósfera, la luz, los olores, incluso la comida... es lo que se llama el 'Maithuna”.

Expresar sentimientos: Decir lo que gusta o no y pedir lo que se desea recibir, ya que de lo contrario, se priva de grandes emociones y sensaciones. “Entendemos la relación sexual como un acto de comunicación íntimo. No hay mayor afrodisíaco que tu pareja muestre que algo le gusta y le produce placer. Se puede expresar con la palabra, gemidos, con el cuerpo (...).Una vez que conocemos estas cuatro claves, comienza la sesión. Nos ponemos de pie y caminamos por la sala respirando por la nariz, y soltando el aire por la boca”, agrega.