15 de Oct de 2021

Salud

Gerente de Merck: 'Lanzaremos una nueva terapia inmunoncológica en Panamá en 2022'

Juan Cruz Álvarez García, director para la división de negocio de Healthcare en Merck Centroamérica y el Caribe conversa sobre los proyectos en materia de salud para nuestro país y la necesidad de reforzar la cultura preventiva

Gerente de Merck: 'Lanzaremos una nueva terapia inmunoncológica en Panamá en 2022'
Juan Cruz Álvarez cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector farmacéuticoCedida

Juan Cruz Álvarez García es el director y gerente general para la División de Negocios de Healthcare en la compañía alemana de ciencia y tecnología Merck, para Centroamérica y el Caribe. Con más de 20 años de experiencia en el sector, el ejecutivo argentino se ha desempeñado en las ramas de salud y biotecnología en América Latina. En este contexto, conversó con Espacio gente sobre las proyecciones de la marca y plantea que “si todo marcha bien”, en 2022 llegará a nuestro mercado un novedoso tratamiento inmunoncológico. Se trata de “una terapia muy prometedora para los pacientes, donde vamos a tener dos indicaciones: para el cáncer de vejiga y para el cáncer renal”, explicó. “Lo que haremos a principios de 2022 va a ser definitivamente una novedad terapéutica muy positiva”. Merck opera en los sectores de la salud, las ciencias biológicas y la electrónica, desde hace más de 350 años, alrededor del mundo.

Como parte de su plan de crecimiento, Merck estableció las oficinas centrales de Centroamérica en Panamá, a partir de 2021. ¿Con qué perspectivas se sientan bases en el país?

Es importante destacar que Merck tiene ya 50 años de presencia en la región. Esta obviamente es una región sumamente importante para Latinoamérica, en ese sentido, nuestras operaciones iniciales comenzaron en el año 71 en Guatemala. La decisión de venir a Panamá es parte del proceso de expansión. Mientras, vamos a mantener las operaciones en Guatemala, porque sigue siendo un mercado estratégico para nosotros; la venida a Panamá implica ir un paso más adelante para reafirmar nuestra presencia en la región. Adicionalmente, tener acceso a un centro de negocios crítico como es Panamá para la región, es uno de los puntos más relevantes. Y segundo, tener acceso al talento que nos puede dar Panamá, donde además de Merck, hay otras tantas compañías farmacéuticas establecidas. El país se ha transformado en un polo muy relevante para la región y la industria farmacéutica, y nosotros queremos acompañar y estar en ese proceso.

¿Cómo se ha ajustado Merck a toda la contingencia de la pandemia?

Nos ha tomado por sorpresa como a todo el mundo. Cuando uno trabaja en una compañía en la cual el paciente está en el centro, la primera pregunta que uno se hace es cómo garantizamos que nuestros pacientes –que van desde los que se encuentran en tratamiento para la diabetes o hipertensión, hasta aquellos que tienen otras condiciones más graves como oncológicas o con esclerosis múltiple– se mantengan en tratamiento. Fue poner a toda la compañía, junto con los sistemas de salud y los distribuidores a lo largo de la región a garantizar la continuidad de esos tratamientos y, por lo tanto, la de los negocios; no quedarnos y no desabastecer los mercados. Ese ha sido el primer punto; el segundo y más relevante fue cuidar de nuestros empleados. Habíamos empezado un proceso de home office de un día para otro, siete días a la semana. Fue un proceso interesante e intenso, pero que nos dejó mucho. Sintetizando un poco, fue cuidar a nuestros pacientes, a nuestros empleados y trabajar de la mano de nuestros socios comerciales.

En la compañía trabajan en desarrollar soluciones de salud pasando por todo lo que tiene que ver con la parte farmacológica ¿Qué sectores se vieron más afectados con la crisis de la covid-19?

Es una muy buena pregunta, porque en materia de producto ha sido bastante heterogéneo. En aquellos pacientes que son diabéticos o hipertensos ha sido más fácil mantener el tratamiento porque las farmacias han seguido trabajando. Quizá donde hubo una interrupción, fue más que nada en aquellos tratamientos que requieren que pacientes oncológicos se tengan que movilizar a hacer su infusión; ahí es donde, quizás, algunas instituciones u hospitales desbordados por pacientes con covid-19 tuvieron problemas. El año 2020 fue uno de los grandes desafíos; el hecho de ver pacientes en tratamientos oncológicos... o para pacientes con infertilidad, donde los centros de fertilidad o de fertilización asistida han cerrado al 100% sus operaciones durante un par de meses. Como verás estamos hablando de condiciones muy distintas, pero lo que quiero es compartir un poco contigo que ha sido tan diverso, y a su vez la diversidad en las áreas terapéuticas donde operamos, donde hay algunas que tuvieron un paciente más consciente, no porque el paciente con otras condiciones no lo haya estado sino que, por temas operativos: hospitales, clínicas cerradas, etcétera, esto hizo que los tratamientos eventualmente se dilataran o se demoraran un poco más.

Según información de la agencia Reuters, Merck aumentaría el suministro de lípidos a la empresa BioNTech para paliar la escasez de un ingrediente clave en algunas vacunas contra la covid-19, mientras muchos países luchan por acelerar sus programas de vacunación, ¿cómo se ha llevado a cabo este proceso?

Merck es una compañía de ciencia y tecnología donde tenemos una diversidad de productos que van desde electrónicos hasta productos farmacéuticos tradicionales; pero hay un área que es la de ciencias de la vida o life sciencie que se ha transformado en un jugador clave. Con respecto a garantizar estos lípidos para la producción de vacunas, no solo BioNTech que es la compañía que ha tenido un acuerdo con Pfizer a nivel global para el desarrollo de la vacuna de la covid, sino que, además se ha transformado en un jugador a nivel global como proveedor de varias de las compañías que hoy están en pleno proceso de producción de vacunas para la covid-19. Para la compañía ha sido una tranquilidad poder garantizar ese abastecimiento, porque estamos hablando de una producción de vacunas en tiempo récord. Entonces garantizar y haber tenido ese abastecimiento nos hace sentir orgullosos y seguimos trabajando desde el punto de vista de expansión de nuestra producción, de los centros de investigación, en Boston principalmente; donde lo que estamos haciendo con estas inversiones es seguir trabajando para garantizar el abastecimiento de este elemento tan importante para la producción de las vacunas.

La pandemia ha desnudado esa estructura frágil de los sistemas de salud en nuestros países, sobre todo en la región centroamericana, ¿Han tenido desde Merck conversaciones con el gobierno local en pro de abastecer, mejorar y fortalecer la infraestructura sanitaria en Panamá?

No hemos tenido la ocasión, por el momento. Nosotros, como muchas de las compañías de investigación y desarrollo en la región, estamos asociados bajo Fedefarma, que es el gremio al cual pertenecemos, pero particularmente en el caso de Merck como bien decías, somos el nuevo jugador en Panamá. Estamos estableciéndonos y seguramente en la medida en que vayamos recorriendo nuestro camino acá, tendremos un acercamiento con las autoridades para ver qué podemos aportar o en qué podemos ayudar para desarrollar el mayor acceso posible a la salud, por parte de los ciudadanos en Panamá.

Una de las grandes preocupaciones de organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Mundial es el acceso desigual a las vacunas, sobre todo en Centroamérica, ¿cuáles son sus consideraciones?

Es una pregunta bien importante. Definitivamente lo que vimos fue el principio de un proceso de vacunación que fue bastante desigual. Latinoamérica en algún momento ha sido la región con mayores contagios por millón de habitantes, pero estoy viendo es un proceso de recuperación donde Estados Unidos está poniendo como plan una donación de 500 millones de vacunas a nivel global. Estamos viendo un sistema que se va acomodando, donde se ha escuchado la voz y se ha tomado conciencia de la importancia de la vacunación de todos los países del mundo. Bien sabemos que si un virus no está controlado a nivel global, va a ser una historia de nunca acabar. Hay mucha conciencia y me parece que ha sido un proceso en el que se están viendo mejoras en estos últimos meses y cómo los países en la región empiezan a acelerar su ritmo de vacunación.

En Panamá hay temas sensibles como la prevalencia del cáncer, cuyo diagnóstico se ha ralentizado con la pandemia. En materia de oncología, ¿qué tan cerca estamos de tratamientos novedosos con respecto al mundo?

En Merck estamos cumpliendo 50 años exactamente en la región y tenemos una historia en el mundo de la oncología, donde hoy tenemos terapias ya existentes y, en cuanto a lo que tiene que ver con innovación, vamos a tener el lanzamiento de una nueva terapia inmunoncológica; son terapias de nueva generación y si todo va bien, va a estar disponible para principios de 2022 en Panamá y en otros países de la región; va a ser definitivamente una terapia muy prometedora para los pacientes, donde vamos a tener dos indicaciones, para el cáncer de vejiga y para el cáncer renal. Hoy en el caso de cáncer de vejiga todavía hay necesidades insatisfechas y venimos a cubrir un espacio súper importante para aquellos que hoy tienen tratamiento, pero que quizá tienen varios años. En el caso del lanzamiento, lo que nosotros vamos a estar realizando a principios de 2022 va a ser definitivamente una novedad terapéutica muy positiva para esos pacientes.

En Panamá, según datos oficiales, la esclerosis múltiple es la principal causa de discapacidad neurológica, ¿qué tipo de terapias desarrollan para esta patología?

Tenemos un interferón beta-1a que es uno de los tratamientos que tuvimos durante varios años hasta 2018, donde lanzamos una nueva terapia en el segmento, la cual es un tratamiento oral para los pacientes. La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica donde el paciente tiene que inyectarse o tomar un comprimido todos los días, y en este caso lo que tenemos es una terapia novedosa que implica para el paciente tener que tomar 20 comprimidos durante el año 1 y 20 comprimidos durante el año 2; después no tiene que tomar durante los siguientes dos años ningún medicamento. Eso realmente demuestra nuestro compromiso con los pacientes con esclerosis múltiple, con el área terapéutica, y es una innovación al servicio del tiempo y de esa carga que muchas veces el paciente tiene.

Una de las apuestas más interesantes de Merck son las terapias inmunoncológicas orientadas a la prevención, ¿hay cultura preventiva en nuestros países?

Lamentablemente yo te diría que no. Si uno habla de prevención en oncología, es un término bastante desafiante para todo el sistema, no solo desde el punto de vista farmacológico. ¿Cómo hacemos para que la gente detecte eventualmente cualquier anormalidad? En un paciente oncológico cuanto más temprano se detecte, habrá mayor posibilidad de prolongar la vida y de curarse. Tenemos que partir de una base con el diagnóstico temprano y el conocimiento por parte del paciente de aquellos posibles síntomas; cuanto antes sea la consulta y el sistema también sea ágil y tenga apertura para el paciente, creo que eso es lo que nos va a ayudar a prevenir no tanto el cáncer, sino otras situaciones más graves, como la fatalidad de pacientes que llegan con un nivel avanzado de la enfermedad, que es lo que le quita la mayor esperanza de vida. Hay que trabajar mucho en la prevención y en la educación. Ahí es donde podemos llegar a tener una mejor prospección mientras la industria farmacéutica innova y trae alternativas terapéuticas que ayuden al paciente en la prolongación y cura eventual de su enfermedad.

***