Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Teatro

Mentiras verdaderas entre familia

La pieza teatral de Joe DiPietro presenta ‘un texto liviano con elenco que le añade comedia, sentimiento y una contagiosa energía'

La obra pisa las tablas del Teatro La Estación hasta l 16 de junio.

Con ‘Los inocentes' y ‘La puerta de al lado', el Teatro La Estación inició el 2019 con una dupleta de obras con textos poderosos y complejos, que no fueron explorados a plenitud por sus elencos. El más reciente estreno de este teatro, ‘Mentiras verdaderas', del conocido dramaturgo estadounidense Joe DiPietro, nos presenta un texto liviano, pero con un elenco que le añade comedia, sentimiento y una contagiosa energía a todo lo que hace en escena.

En la mejor escenografía del Teatro La Estación este año, la obra se desarrolla, principalmente, en la hermosa sala de la casa de Alice (interpretada por Mónica Miguel) y su esposo Bill (Marko). El hijo de la pareja, Billy (Pablo Brunstein), y su nuera, Jane (Yilca Arosemena), han sido invitados esa noche por Alice de manera imprevista a comer cheesecake. Desde una de las habitaciones de la casa, ocasionalmente escuchamos los llantos de Alice, la bebé de tres meses de Billy y Jane. Al principio de la obra nos enteramos de la razón de esta imprevista noche de postres. Billy le confiesa a su padre Bill que se ha enamorado de una joven de 19 años y que está considerando terminar su matrimonio. Bill es incapaz de mantener el secreto y sin querer, o queriendo quizás, comparte esta información con su esposa. Convencida de que su rol como madre incluye salvar el matrimonio de su hijo, Alice hila una red de verdades y mentiras que sin querer, o queriendo quizás, afecta la estabilidad de su propio matrimonio.

DiPietro es el autor de uno de mis musicales favoritos, ‘I Love You, You're Perfect, Now Change', y ganador del premio Tony por Memphis. Con ‘Mentiras verdaderas', sin embargo, el autor nos brinda no una obra de peso, sino unos diálogos que provocan risotadas de la audiencia que, como un cheescake , son fáciles de digerir para los que toleran la lactosa. Aunque la obra incluye referencias específicas sobre sexo, el texto no propone nada relevante sobre las relaciones de pareja, la honestidad o la búsqueda de la felicidad. La idea de que ese ‘para siempre puede parecer inacabable' se presenta como una excusa para crear situaciones de comedia.

La tensión matrimonial, que con gran detalle se presenta al principio de la obra, nunca es realmente explorada. Tanto la descripción de esa tensión como la supuesta solución no son más que oportunidades para que los actores hagan reír al público. Bajo la dirección de Edwin Cedeño, este elenco toma ventaja de todas las oportunidades posibles para hacer justo eso.

En el papel de Bill, Marko le saca comedia a un personaje muy poco definido, usando acertadamente rostros sin expresiones, y un lenguaje corporal que denota la sumisión total ante su esposa para mantener su matrimonio con vida. El Billy de Paul Brunstein es un destello de energía constante, mostrándonos el gran contraste de sus caras como hijo de papá, hijo de mamá, esposo frustrado, padre orgulloso, y hombre fatalmente enamorado. Yilca Arosemena hace de un personaje muy poco agradable como el de Jane en una delicia de sentimientos de principio a fin. Pero esta obra es, sin duda, de la Alice de Mónica Miguel. La actriz conoce a este personaje íntimamente y muy generosamente nos lo presenta. Sin muchas complicaciones pero con un mar de interesantes y reveladores detalles, esta Alice no solo controla la vida de cada miembro de su familia, pero está consciente y orgullosa del poder que tiene. El juego con sus anteojos y collar de perlas son como un movimiento de hilos que la actriz usa abiertamente para manejar las marionetas que son las vidas de su familia.

Con un gran elenco, ‘Mentiras verdaderas' promete ser uno de los éxitos de este año del Teatro La Estación.