Temas Especiales

06 de Jun de 2020

Tecnología

La tecnología es el gran ‘ecualizador'

El punto de este comercial era mostrar que cuando las empresas se conectan y usan la tecnología, no existen barreras

La tecnología es el gran ‘ecualizador'
La tecnología es el gran ‘ecualizador'

Recuerdo hace años un comercial de televisión de alguna marca importante de equipos de cómputo; en él se veía una mesa directiva en Japón donde se discutía a quien adjudicarían un proyecto, uno de los asistentes dice en japonés (el comercial tenía subtítulos en español), ‘la empresa que mejor cumple con las condiciones que solicitamos es... Rodríguez Ingenieros' a lo que el jefe de la reunión contestaba ‘¿y dónde está Rodríguez Ingenieros?', a lo que el primer ejecutivo respondía ‘¡en Venezuela!'. Luego la escena cambia y se ve a un señor con cara de latino, sentado en su taller con una laptop, diciendo ‘domo arigato'.

El punto de este comercial era mostrar que cuando las empresas se conectan y usan la tecnología, no existen barreras para lo que se puede lograr; creo que el comercial es de hace 15 años, y lo que allí se esbozo es hoy una realidad.

El hecho de disponer de poder de cómputo y conexiones móviles, género más cambios de lo que creo que pudo imaginar la empresa del comercial; estas capacidades y las herramientas que se desarrollaron después sobre éstas, nos tienen en un mundo que para algunos es confuso y para otros una oportunidad.

El fenómeno de fondo con este salto tecnológico, es el de haber logrado equiparar a las organizaciones; si una empresa es buena en lo que hace y genera valor real, tendrá clientes en cualquier lugar del mundo.

Tengo un amigo que trabaja en el mundo digital, la primera vez que me dio su tarjeta de presentación, me llamó la atención la excelente calidad de la misma, le pregunté dónde la había hecho y me dijo que por medio de un app, él crea la tarjeta, la paga en línea, se las imprimen en Londres y le llegan a su casa.

Si una cosa tan banal como una tarjeta de presentación, puede venir desde otro país, definitivamente estamos viviendo en el mercado global.

Frente a esta realidad tenemos dos opciones, la primera es asustarnos y tratar de poner barreras a la conectividad. Por ejemplo, en el caso de mi amigo, que la asociación de empresas que hacen tarjetas en el país, exija algún tipo de barrera para las tarjetas que llegan de afuera.

No estoy en contra de cuidar nuestro mercado local, pero este tipo de cosas terminan mal, pues la gente encuentra la manera de conseguir lo que quiere.

La segunda es tratar de entender cómo han cambiado las cosas y estar dispuestos a competir. Sé que es duro tener que volver a ganarse el espacio que uno pensaba que la estaba ganado, pero véalo de esta forma, si usted logra competir con aquellos que lo están haciendo bien a nivel global, estará en capacidad de competirles a ellos en su propio patio.

Siempre ha dicho que por el camino que nos llegan las cosas, por ese mismo camino se pueden ir las nuestras; entendamos las herramientas que ellos usan y usémoslas a nuestro favor.

Tal como en el fútbol, un buen contraataque es a veces la mejor forma de anotar un gol, tomemos las riendas del problema y quitémonos de la posición de víctimas. La mejor forma de ganar es aprender y unirnos, creemos clusters, hagamos gremios, sumemos, la tecnología está allí para nosotros también, atrevámonos a innovar.