Temas Especiales

04 de Aug de 2020

Tecnología

Las principales amenazas de ciberseguridad que dominarán el 2020

Los delitos financieros le costarán al mundo $6 billones para el año 2021, en comparación con $3 billones en 2015

Ciberseguridad
Los ciberataques han aumentado significativamente en tamaño y sofisticación.Shutterstock

El impacto de los delitos cibernéticos sin duda crecerá en los próximos años. Estadísticas de Cybersecurity Ventures revelan que dichos delitos le costará al mundo $6 billones para el año 2021, en comparación con $3 billones en 2015. Esto representa la mayor transferencia económica de la historia, su monto supera, por ejemplo, el trasiego ilegal de drogas a nivel global.

También pone en evidencia la necesidad de mayor innovación e inversión en este rubro, que permita contrarrestar las tácticas de los cibercriminales, sobre todo en miras del próximo año, en el que nos espera nuevas y más sofisticadas amenazas.

“En el último año los ciberataques han aumentado significativamente en tamaño y sofisticación. Las nuevas tecnologías y los dispositivos móviles dentro de las organizaciones son el blanco perfecto de los cibercriminales, abriendo las puertas a un mayor riesgo cibernético. El incremento de amenazas, las herramientas y las innovadoras estrategias en los métodos de ataque empleadas por los cibercriminales pueden poner en peligro no solo la información sino la seguridad de las personas, por lo que la ciberseguridad es crucial para afrontar la nueva era digital, afirma Eli Faskha, director ejecutivo de Soluciones Seguras.

En este contexto, Soluciones Seguras, empresa líder en ciberseguridad a nivel regional, revela las principales amenazas que nos traerá el 2020. La información está basada en el informe 2020 Vision: Cybersecurity predictions for the coming year (Visión 2020: Predicciones de Ciberseguridad para el próximo año) de Check Point Software Technologies:

1. Una nueva guerra fría cibernética: La inteligencia y tecnología será la principal arma en nuevas “guerras frías” entre potencias de Oriente y Occidente, por ejemplo, la guerra comercial actual entre los Estados Unidos y China.

Los ataques cibernéticos también se utilizarán en conflictos directos e indirectos entre países pequeños, financiados y habilitados por grandes naciones que buscan consolidar y extender sus esferas de influencia.

2. Fake news 2.0 en las elecciones de EEUU: Las elecciones de EEUU en 2016 fueron el comienzo de la propagación de noticias falsas basadas en Inteligencia Artificial (IA). Los adversarios políticos crearon equipos especiales que difundieron historias falsas para socavar el apoyo a sus oponentes.

3. Aumentarán los ataques a Infraestructuras Críticas: Las empresas de servicios públicos siguen siendo blanco de ataques cibernéticos. En muchos casos, la infraestructura crítica de distribución de energía y agua utiliza tecnología más antigua que es vulnerable a una explotación remota.

4. Ransomware dirigido: En el 2019, los exploits de Ransomware se volvieron altamente selectivos contra empresas específicas, así como contra el gobierno local y organizaciones de atención médica. Los atacantes dedican tiempo a recopilar información sobre sus víctimas para garantizar que puedan causar la máxima interrupción y los rescates se amplían en consecuencia.

Esta táctica es tan dañina que el FBI ha suavizado su postura sobre el pago de rescates, ahora reconoce que, en algunos casos, las empresas pueden evaluar opciones para proteger a sus accionistas, empleados y clientes.

5. Phishing más allá del correo electrónico: Si bien el correo electrónico sigue siendo el vector de ataque principal, los ciberdelincuentes también están utilizando otros canaleS, entre ellos, mensajes de texto SMS o el uso de mensajes en redes sociales y plataformas de juegos.

6. Los ataques de malware móvil aumentan: La primera mitad de 2019 vio un aumento del 50% en los ataques de malware de banca móvil en comparación con 2018. Este malware puede robar datos de pago, credenciales y dinero de las cuentas bancarias de las víctimas. En 2020, los ataques de phishing se volverán más sofisticados y efectivos.

7. 5G: más dispositivos, más velocidad, más riesgos: A medida que se desplieguen las redes 5G, el uso de dispositivos de Internet de las Cosas (IoT) se acelerará y aumentará la vulnerabilidad de las redes.

Los dispositivos IoT y sus conexiones a redes y nubes siguen siendo un eslabón débil en seguridad

Ante este panorama, la nueva generación de seguridad se basará en nano-agentes, es decir, micro plugins que funcionan en cualquier dispositivo, sistema operativo y entorno.

8. Inteligencia Artificial mejorará la seguridad: La mayoría de las soluciones de seguridad se basan en motores de detección basados en lógica creada por el hombre, pero es imposible mantenerla actualizada contra las últimas amenazas. La IA acelera la identificación de nuevas amenazas y las respuestas a ellas, ayudando a bloquear los ataques antes de que se puedan propagar.

9. Las empresas reconsideran su postura hacia la nube: Aumentar la dependencia a la infraestructura de la nube pública aumenta la exposición de las empresas al riesgo de interrupciones, como quedó evidenciado con la interrupción de Google Cloud, en marzo de 2019.

Esto llevará a las organizaciones a considerar entornos híbridos que comprenden nubes privadas y públicas.

10. Empresas de alto perfil en la mira: A medida que las tensiones internas en los países continúan (por ejemplo, las crisis políticas en Chile, Ecuador y Colombia), veremos un aumento en los ataques cibernéticos dirigidos a empresas de gran relevancia en dichas naciones. Estos ataques se centrarán en interrumpir los servicios orientados a Internet en los que confían los clientes y empleados de estas empresas.