02 de Dic de 2022

Tecnología

El nuevo monopolio de los microchips

La dependencia del mercado global por los microchips ha hecho que muchas industrias estén afectadas por la oferta limitada

El nuevo monopolio de los microchips
El microchip, un bien altamente preciado en la economía actual.Shutterstock

La escasez de un componente mil veces más pequeño que un cabello humano está afectando el desarrollo de diversos sectores a nivel mundial, en lo que múltiples expertos ya han catalogado como una crisis; nos referimos a los chips o microchips, una situación que genera una industria altamente monopolizada. Más del 83% de la producción mundial de chips de procesador y el 70% de los chips de memoria se concentra en Asia, específicamente en Taiwán y Corea del Sur, siendo la compañía Taiwán Semiconductor Manufacturing Company Limited (TSMC), la que domina el mercado, seguida de la surcoreana Samsung y la estadounidense Intel, explicó el economista Lombard Green a la BBC.

Los microchips son pequeños instrumentos capaces de almacenar grandes cantidades de información, que por su complejo proceso de fabricación se producen en muy pocos lugares del mundo y de los que depende buena parte del mercado global.

Industrias como la automotriz, la telefónica, la de computación, los electrodomésticos e inclusive la militar, necesitan en gran medida que se produzcan chips a mayor velocidad, con menos tamaño y con más transistores dentro de estos.

Necesidades que no sorprenden a Pat Gelsinger, CEO de Intel, uno de los principales fabricantes de estos chips, “el petróleo ha definido la geopolítica en las últimas cinco décadas. Pero las fábricas de chips definirán las próximas cinco. Es la nueva geopolítica”, declaró en entrevista con CNBC.

El nuevo monopolio de los microchips
Imagen de la compañía automotriz Toyota, una de las afectadas por al falta de microchips.EFE

Cada vez somos más dependientes de estas pequeñas piezas de tecnología, explicó el ingeniero informático Nate Gentile, durante su participación en el podcast The Wild Proyect. “Hace 10 años era todo ordenadores (computadoras), pero con el tiempo han aumentado los smartphones” dijo. Algo que incrementa el número de microprocesadores que son necesarios, puesto que no solo se trata de una computadora y un teléfono, sino que se extiende a los servidores que son necesarios para la utilización de esos teléfonos, incrementando la demanda.

Otro elemento que incentivó la crisis que actualmente padecemos es que se está llegando al límite en cuanto al mejoramiento de los chips, pasando de duplicar la capacidad de estos, a tener limitaciones, detalló Gentile. “Solo cuatro o cinco sitios del planeta son capaces de fabricarlos”, aseguró.

Esta situación genera una industria altamente monopolizada. Más del 83% de la producción mundial de chips de procesador y el 70% de los chips de memoria se concentran en Asia, específicamente en Taiwán y Corea del Sur, siendo la Taiwán Semiconductor Manufacturing Company Limited (TSMC), la que domina el mercado, seguida de la surcoreana Samsung y la estadounidense Intel, explicó el economista Lombard Green a la BBC.

También se debe mencionar la llegada de la pandemia, la cual incentivó la digitalización masiva, disparando aún más la demanda para estas fábricas, que se encontraban cerradas por las medidas de confinamiento que existieron en este periodo, comentó el ingeniero Gentile.

El nuevo monopolio de los microchips
El Iphone 14 es uno de los modelos de Apple que ha reportado un descenso en ventas.EFE

Y no se puede olvidar el auge las criptomonedas que acaparó la atención global durante buena parte del periodo pandémico, haciendo que actividades como la minería de criptomonedas cobraran gran relevancia.

Con este contexto, ¿cuáles son los sectores más afectados por la escasez de microchips?

Automotriz: un informe publicado por la consultora AlixPartners, que se especializa en el sector automotriz, asegura que durante 2021 la fabricación de autos se redujo en 7,7 millones de unidades, producto de la falta de microprocesadores y otros materiales como el litio. Lo que se traduce en una pérdida de $210 mil millones.

“Los microchips son solo uno de una multitud de disrupciones insólitas que el sector está encarando, desde la escasez de resinas y acero a la de trabajadores. Los fabricantes y los proveedores no tienen margen de error en estos momentos, necesitan calcular cada alternativa y asegurarse que solo toman las mejores opciones”, detalló Mark Wakefield, ejecutivo de AlixPartner.

Algo que sigue representado un problema actualmente, pues Eduardo Visbal Rey, vicepresidente de Comercio Exterior de la Federación Nacional de Comerciantes de Colombia, afirmó a France24 que “antes de 2019, por cada vehículo nuevo que entraba al mercado (colombiano) se movían tres usados en la cadena y hoy se están moviendo entre siete y ocho”.

Prueba de esto es que compañías como Toyota señalaron que su producción de vehículos estará por debajo de sus proyecciones para este año, por lo que cumplir con su objetivo de producción anual de 9,7 millones de autos, está en tela de duda, pues no lograron cumplir con las metas provisionales que tenían previstas para el primer cuatrimestre del año, recoge Reuters.

“Los vehículos tienen unos componentes muy importantes de carácter tecnológico sin los cuales no pueden operar. Esta producción se ha retrasado porque los proveedores están prefiriendo venderlos a las fábricas de teléfonos celulares y artículos de alta tecnología seguramente por razones económicas”, agregó el corporativo.

Algo que no es exclusivamente ocasionado por la escasez de microchips, pues Thierry Piéton, vicepresidente financiero de Renault, asegura que la falta de litio es otro factor a considerar “se espera un pico significativo en los precios de las materias primas en el segundo semestre”, confesó. Para Piéton “todavía estamos claramente en una situación de demanda que excede ampliamente la oferta”.

Los autos eléctricos también se ven afectados, reconoció el presidente ejecutivo de Tesla, Elon Musk, quien menciona que “una especie de recesión” en China y Europa esta agravando la demanda de sus autos eléctricos.

Telefonía: información publicada por Bloomberg este lunes muestra que Apple espera producir 3 millones de Iphone 14 este año por la crisis de los microprocesadores. Tendencia que ya experimentó la compañía estadounidense el año pasado, cuando tuvieron un recorte cercano a las 10 millones de unidades producto de esto.

Algo que también terminó por afectar la producción de Samsung en 2021, dado que el medio surcoreano Theelec asegura que el calendario de producción de la empresa sufrió retrasos. De allí que este año hayan anunciado la construcción de una planta para la construcción de chips en Texas, que tiene previsto finalizar su construcción en 2024. La fábrica estará ubicada a 50 kilómetros de Austin y representa la mayor inversión de la compañía en EE.UU. $17.000 millones.

Entretenimiento: la falta de estos elementos está ocasionando que consolas de última generación, como la PS5 y la Xbox Series X, vean reducido su stock.

Un informe compartido por Sony asegura que la demanda de PS5 seguirá superando ampliamente la oferta durante 2022, pese a esto, la compañía espera vender 18 millones de unidades este año, un número bastante superior a los 11,5 millones que vendieron el año pasado, aunque sigue debajo de los 22 millones que querían vender este año.

Nintendo también ha reducido sus expectativas, pues pasó de estimar la venta de 23 millones de consolas a 21 millones, producto de la escasez de semiconductores.