Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Deportes

Parche expedito a la Ley No. 50

Con una prensa extremadamente cautelosa, con la apariencia soberana de tener un pacto con el silencio, y la tendencia de ‘aplaudir’ todo...

Con una prensa extremadamente cautelosa, con la apariencia soberana de tener un pacto con el silencio, y la tendencia de ‘aplaudir’ todo lo que sale de Pandeportes, seguramente habrá pocos cuestionamientos, del contenido de un boletín informativo de dicha Institución Deportiva, en donde personas que hacen algunos meses estaban en el anonimato en cuanto a conocimiento del Movimiento Olímpico y a duras penas conocen los Principios Fundamentales del Olimpismo, y en su momento volverán al olvido, se han convertido en ‘genios’, y sin consultar, hacen alarde de que hicieron reformas a la Ley 50, para solventar la problemática del olimpismo.

Si las leyes deportivas han sido un fracaso hasta el año 2011, es porque todo el que llega a la dirección del INDE/ Pandeportes por el dedo político, se contagia de la virus de que es el que sabe más de deporte y solo debe consultar con su círculo íntimo de amigos y aduladores. Así fracasó el Decreto Ejecutivo N° 112 de junio de 1980, y la reforma con el ‘DE’ N° 139 de 1981; también la Res. 11-97 JD de 29 de abril 1997, la Ley 16 de mayo de 1995, y ahora la Ley N° 50 de diciembre 2007, y el Decreto Ejecutivo N° 599 de noviembre 2008. No entienden que la tendencia moderna es la de consultar con todas las partes involucradas para una reforma exitosa. Las Reformas COI 2000, no fueron hechas al escondido, sino que participaron todos los estamentos vinculados al deporte. En busca de protagonismo invocando el ‘YO HICE’, y sin dar a conocer a la prensa lo que reformaron, ya que además del Cap. V° está repleta de fallas, en especial el Punto 4 del Art. 9º que faculta al ‘DG’ para gastar hasta 300 mil, y el Art. 7º que conforma el Consejo Consultivo, parte del Comunicado dice: ‘La jefa del MEDUCA, al recibir antesala de la Asamblea al entregar el documento de modificaciones a la Ley 50 dijo:

‘Todo este esfuerzo que realiza el gobierno nacional va dirigido a darle la estabilidad a los atletas para que puedan competir con toda tranquilidad en los eventos del ciclo olímpico’. R. Cárdenas dijo: ‘Las modificaciones están basadas en darle un mayor margen jurídico al capítulo V de la Ley N° 50, que se refiere al COP, para adecuarse a los requerimientos de la Carta Olímpica y mantener una estrecha relación con el COI’. Según el anuncio, los cambios están basados en darle un mayor margen jurídico al Capítulo V° de la Ley 50, y que esto le dará ‘estabilidad mental al atleta panameño y que puedan participar en torneos del ciclo olímpico’.

A esta aseveración me atrevo a afirmar que el problema no está en el Capítulo V° de la Ley 50, que está claro en el 2º párrafo del Art. 22 que dice que ‘El COI es el único organismo autorizado por la Carta Olímpica para reconocimiento del Comité Olímpico de Panamá’. El problema medular radica en que el Gobierno quiere cogobernar el deporte. Pero hay algo que aún es un secreto, y es que hay quienes hablan de crear un Ministerio de Deporte y una nueva ley. Lo que se presentó a la Asamblea de Diputados, pudiera ser la fase para dictar pautas al COP. Todo esto es el producto de un Comité Olímpico de Panamá, presidido por Miguel Sanchiz pero controlado por Fernando Samaniego, que lejos de respetar su autonomía e independencia, dieron los primeros pasos de sumisión al ventilar sus problemas en Palacio. Hoy carecen de respeto, y son tratados como plato de 2ª categoría. Así es.