Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Deportes

Cotto despacha a Mayorga en el 12vo asalto y retiene faja mundial superwelter

El puertorriqueño Miguel Cotto despachó con una zurda de antología al retador nicaragüense Ricardo Mayorga para vencerle la noche del s...

El puertorriqueño Miguel Cotto despachó con una zurda de antología al retador nicaragüense Ricardo Mayorga para vencerle la noche del sábado por nocáut técnico en el 12º asalto, y retener su faja de campeón mundial superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

El pleito acabó de forma imprevista, cuando Cotto, que iba ampliamente delante de las tarjetas, pescó a Mayorga con un zurdazo seco a la cara, para ponerlo de rodillas en el encerado.Segundos después, el nica se levantó pero comenzó a quejarse se su mano izquierda, y cuando estaba en una esquina levantó los brazos en señal de rendición, para que Cotto se apuntara un nocáut técnico a los 53 segundos de iniciado el último round de la pelea.

Cotto, que tiene récord de 36 victorias y dos derrotas, con 29 nocáuts, pasó con éxito la la primera defensa de su faja superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), que le ganó en junio de 2010 al estadounidense Yuri Foreman."Ahora quiero la revancha con (el mexicano Antonio) Margarito, y después pensaremos en (el filipino Manny) Pacquiao o cualquier otro", señaló Cotto encima del ring.Mayorga, que anunció su retiro al terminar la pelea, deja un récord de 29-8, con un empate, y 23 triunfos por nocáut.

"Para ser honesto, soy hombre y tengo que reconocer la verdad de la vida, el boricua pega duro", aceptó Mayorga, quien dijo haberse lastimado pulgar izquierdo segundos antes de recibir el golpe que le envió al encerado.

El nicaragüense, que cumplirá 38 años en octubre, subió al cuadrilátero con una sudadera blanca que llevaba la inscripción de 'Daniel Ortega presidente'. En toda la promoción previa al combate, el púgil pinolero mostró camisetas con apoyo al actual presidente de Nicaragua, que aspira a la reelección.Cotto comenzó la pelea con mucha sangre fría, estudiando a su rival. Pasado el primer minuto se desalmidonó y soltó potentes golpes en los planos bajos, a los que Mayorga replicó con iguales armas, pero por debajo del cinturón, por lo que el réferi Robert Byrd le llamó la atención.En el tercer cuadro, Mayorga hizo una de las suyas y se acorraló en una esquina neutral, desde donde gesticuló para incitar a Cotto que fuera a buscarlo.

El boricua no cayó en la trampa, y se mantuvo en su tren desde afuera.Cotto coló dos uppercuts salvajes en el cuarto round, que casi le arrancan la cabeza a Mayorga, pero el 'Manos de Piedra' nica mostró su fibra y en vez de retroceder fue a la candela, a dar y recibir.Desde un costado del encordado su madre, Doña Miriam Mayorga Pérez, se llevaba las manos entrelazadas al pecho, como elevando una oración para que su fiero hijo pudiera salir ileso del purgatorio boricua.En el otro extremo, Melissa Guzmán, esposa de Cotto, brincaba en su asiento y exclamaba a todo pulmón: "Dale que lo tienes. No lo dejes".

Para el sexto asalto, Mayorga boqueaba como un pez fuera del agua. Y también estaba llegando a la conclusión de que no se puede conquistar una faja mundial desde el fondo de una botella. Las innumerables cervezas y tres cajetillas de cigarro diarias que consumía antes de enfocarse en este pelea, le pasaron la cuenta.A la altura del noveno round, Mayorga tenía el ojo izquierdo casi cerrado y peleaba con más fuerza que maña. Cotto, con más oficio y beneficio, le iba desmoronando de a poco.

Desde las gradas, y entrevistado en el interín de un round al otro, un pacífico Mike Tyson profetizaba, con la sabiduría de mil batallas similares, que "este reality show se acaba pronto, porque ambos se están dando hasta con la banqueta".Apenas unos ocho minutos después las palabras de Tyson se hicieron realidad, cuando Cotto desmerengó a Mayorga para mandarlo al retiro definitivo."Ahora voy a buscar un trabajo y retirarme.

Dije que si perdía me iba a retirar", expresó Mayorga.El nicaragüense tuvo un gesto de desagravio con su rival, cuando se acercó a felicitarle y le dijo al oído: "Gracias por la oportunidad que me diste, y sabes que toda la mierda que hablé de tí fue por publicidad".