La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Deportes

Pana exitoso en la hípica foránea

PANAMÁ. Wigberto Ramos, quien desde pequeño vacacionaba en la finca de su abuela en Las Lajas de Chame, tuvo gran apego a los caballos y...

PANAMÁ. Wigberto Ramos, quien desde pequeño vacacionaba en la finca de su abuela en Las Lajas de Chame, tuvo gran apego a los caballos y nunca imaginó que se convertiría en uno de los grandes látigos criollos en lograr gloria, fama y fortuna dentro de esta ardua y difícil profesión.

Inspirado por el retirado fusta Manuel Ortega, comienza su carrera en el Hipo Remón en el año 1987, año cumbre en el cual desde inicio mostró sus dotes en el arte de conducir equinos fina sangre de carreras.

Luego de buena campaña en el coso hípico emigró hacia plazas norteamericanas por 5 años, donde pudo admirar la destreza que realizaba sobre los ejemplares Laffit Pincay Jr., a quien consideraba un fenómeno.

Entre algunas de sus hazañas en pistas estadounidenses, en 1991 ganó 97 carreras en la temporada de Gulfstream Park, récord que compartía con Jerry Bailey y Julio Pesua, el cual fue superado en la temporada 2011- 2012 por Javier Castellano, con 98 triunfos.

En 1993 se ganó el Derby de Florida y se impone en la estadística de Calder.

Uno de sus episodios tristes paso el 14 de agosto de 1993 cuando sufrió un aparatoso accidente en el Hipódromo de Arlington Internacional, estando bajo observación en el Hospital Comunitario, donde se tuvo bajo observación de una lesión en la cabeza y se descartó una fractura lumbar.

EMIGRA A ARABIA SAUDITA

A finales de la década del noventa se convierte en el precursor de los látigos panameños en actuar en pistas de Arabia Saudita, lo cual hace mediante un jugoso contrato con el faisal Bin Kahild Bin Abdul Aziz.

Desde su llegada se instaló en el Hipódromo de Riyadh, la capital de Arabia Saudita, plaza donde ha actuado por más de 14 años, montando para las mejores cuadras.

A pesar que cada día se le abren más y mejores oportunidades, Ramos comentó ‘Los propietarios me ven con buenos ojos y me va muy bien, pero no pienso radicarme allá, es muy difícil eso, yo no cambio a mi Panamá por nada, no tengo en mente quedarme para siempre’.

Ramos permanece en Panamá por mes y medio aprovechando el final de la temporada de Riyadh, donde compartirá con familiares y amigos en ese periodo.

Con relación a su posible actuación en el HPR dijo: ‘el animo si está, pero la oportunidad y la oferta es la que escasea, tengo muy buenas amistades como el Dr. Monty Motta, David Yau, Miguel Mugaburu y Rafael Fernández, de quienes estaría seguro me brindarían esa oportunidad’ concluyó.