Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Deportes

Los Juegos Olímpicos, una marca comercial muy protegida

No conviene añadir símbolos como los anillos olímpicos a un producto o un escaparate: los logotipos y los símbolos de los Juegos Olímpi...

No conviene añadir símbolos como los anillos olímpicos a un producto o un escaparate: los logotipos y los símbolos de los Juegos Olímpicos están estrictamente protegidos y cualquiera que los utilice sin autorización se arriesga a una multa.

Los Juegos, que se abren el 27 de julio en Londres, tiene mascotas oficiales, Wenlock y Mandeville, cuyo aspecto singular, con un solo ojo, no es del gusto de todos.

El logotipo y los símbolos de los Juegos se dejan ver cada vez más por las calles de Londres, pero detrás de ello también hay negocio.Los paraguas con los colores de la bandera Union Jack (blanco, azul, rojo), se venderán en principio a un ritmo altísimo si la meteorología, tendente a la lluvia en los últimos meses, no mejora.

Pero para contar en él con los símbolos oficiales hay que atenerse a las normas.

En total, el 'merchandising' debería representar 1.000 millones de libras (1.240 millones de euros, 1.570 millones de dólares), de los cuales 70 millones de libras serán con la imagen de las mascotas-cíclopes.

Los amantes de los 'souvenirs' originales, eso sí, tendrán que buscar mucho.

Se han visto camisetas que muestran a los Beatles llevando los anillos olímpicos sobre el célebre paso de peatones de Abbey Road, por ejemplo, en un mercado de la capital británica.

Pero los inspectores están trabajando de manera exhaustiva y los objetos que no tienen autorización han desaparecido rápido de las tiendas.

Un carnicero de Weymouth, en el sur de Inglaterra, fue portada en la prensa británica por negarse a quitar de su escaparate unas salchichas que había colocado haciendo la forma de los aros olímpicos.

Una tienda de lencería también que retirar los aros olímpicos de su escaparate, rodeados de ropa interior.

Dorothy Weston, vendedora del establecimiento, explicó que los inspectadores irrumpieron en la tienda el día en el que la llama olímpica pasaba por la ciudad de Melton Mowbray (centro), para pedirle que quitara los aros.

"Dijeron que esto contravenía las reglas de protección del logotipo olímpico y que me arriesgaba a una multa o incluso a una pena de prisión", relata, sin salir todavía de su perplejidad.

En virtud de una ley votada en 1995, los anillos olímpicos, el logotipo de los Juegos y las mascotas están protegidas.

Se añade a ello una ley votada en 2006 por el Parlamento británico, un año después de que Londres consiguiera la sede de los Juegos Olímpicos de 2012, dando a los patrocinadores y franquiciados los derechos de exclusividad en sus contratos con el organizador de los Juegos.

El organizador LOCOG explica que estas reglas son indispensables para proteger las marcas de los patrocinadores oficiales -Coca Cola, McDonalds, Samsung, Cadbury...-, que alimentan la caja de los Juegos Olímpicos.

Se trata de impedir a los comerciantes que hagan negocio aprovechando el evento para hacer dinero sin pagar licencias.

"Para organizar los Juegos tuvimos que reunir 700 millones de libras entre los patrocinadores y esto no funciona si no ofrecemos protección en materia de marca a nuestros colaboradores", indicó una portavoz del LOCOG.

"La marca +London 2012+ genera mucho dinero y si no tomamos ninguna medida para protegerla de los usos abusivos, los derechos exclusivos de nuestros colaboradores se verían comprometidos", explica.

"La ley es muy severa, pero es necesaria para asegurar que los grandes patrocinadores, que han invertido centenares de millones de libras, puedan ver sus derechos de exclusividad garantizados", señala Paul Jordan, cuyo gabinete especializado Bristows representa a dos grandes patrocinadores olímpicos.

A los comerciantes que quieran participar de la fiesta de los Juegos se les aconseja que "jueguen la carta del patriotismo", con banderas y símbolos con los colores británicos.

Ante posibles casos desproporcionados, el secretario de Estado encargado de los Juegos Olímpicos, Hugh Robertson, insistió el miércoles en que las infracciones serán tratadas "con mesura" y "caso por caso".

"He dado la consigna de que la ley se aplique de manera razonable y proporcionada", precisó sobre los pasteleros, que rivalizan en imaginación para decorar sus pasteles con anillos olímpicos.