Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Deportes

Una apertura con todo su esplendor

LONDRES. Gran Bretaña inauguró los Juegos Olímpicos con una entrada real como jamás se había producido.

LONDRES. Gran Bretaña inauguró los Juegos Olímpicos con una entrada real como jamás se había producido.

Londres recibió al mundo del deporte celebrando lo viejo y lo nuevo en una ceremonia dramática e imaginativa, que incluyó la llegada de la reina Isabel II al Estadio Olímpico en paracaídas acompañada por James Bond.

El encendido del pebetero, uno de los secretos mejor guardados de los Juegos, estuvo a cargo de siete jóvenes atletas británicos, que recibieron el fuego olímpico de manos del ex campeón olímpico de remo Steve Redgrave para luego encender pétalos de cobre que habían portado las delegaciones durante su desfile.

Una vez encendidos, los 204 pétalos ascendieron hasta formar una anotorcha gigante, que arderá en el Estadio Olímpico durante los 16 días de los Juegos.

La fiesta cerró con una emotiva interpretación de Paul McCartney de la famosa canción ‘Hey Jude’ de los Beatles, que fue coreada por las 60 mil personas en el estadio.

EL DESFILE

Durante el desfile de las delegaciones, Usain Bolt, el abanderado de Jamaica, recibió una tremenda ovación, al igual que el equipo de Estados Unidos, que fue vitoreado por el público y la primera dama Michelle Obama. Por supuesto, nada en comparación con la delegación anfitriona que clausuró el desfile.

‘Londres 2012 inspirará a toda una generación’, proclamó después del desfile el líder del comité organizador, Sebastian Coe.

‘Las próximas dos semanas demostrarán todo lo que ha convertido a Londres en una de las grandes ciudades del mundo’, agregó.

El espectáculo apeló al peculiar humor británico con participación de cómicos como Rowan Atkinson, quien encarna al célebre personaje de Mr. Bean.

Una apertura auspiciosa para esta Olimpiada.