Temas Especiales

25 de May de 2020

Deportes

Es la hora de demostrar lo que tenemos

No creo que en la historia de los últimos veinte años del fútbol panameño se haya esperado con tantas ansias un partido como el que hoy ...

No creo que en la historia de los últimos veinte años del fútbol panameño se haya esperado con tantas ansias un partido como el que hoy nos enfrentará a Honduras.

No es un compromiso cualquiera. Panamá se juega un importante pase a la ronda hexagonal de la CONCACAF, que está en la palma de su mano, con solo ganar el partido. Un empate no viene mal, pues se diría que en La Habana, le ganaremos a Cuba... pero en el fútbol, como en cualquier deporte, puede pasar cualquier cosa.

Hablar de la historia de los encuentros entre ambos equipos es material de otro escrito. Lo pertinente en esta oportunidad tiene más que ver con cosas recientes.

Panamá viene de una convincente victoria sobre Canadá. Digo ‘convincente’, porque el onceno nacional hizo un encuentro a la medida, no hubo espacio del terreno que el técnico Julio Dely Valdés dejara por fuera o al azar.

Los goles de Blackburn y Pérez, el trabajo de Quintero, la efectividad del ‘Gavilán’ Gómez se combinaron con el baile de Cooper, el carácter de Baloy y la inteligencia de ‘Coco’ Henríquez para vencer a un equipo que se sabe armar en el fondo, pero que carece de contundencia en el ataque.

Honduras es distinto. Eso hace que el encuentro de hoy sea distinto al del pasado 11 de septiembre.

Los catrachos están apelando de alguna forma al ‘apoyo extra futbolístico’, al señalar situaciones como la seguridad de sus jugadores, supuestas amenazas en su contra y otras cuestiones... visto desde el terreno sicológico, lo que en realidad sucede en el entorno hondureño es que están tratando de jugar con el balón fuera de la cancha... y nada más.

El equipo hondureño tiene excelentes jugadores, y pienso que no requieren de este tipo de fórmulas para ganar un partido de fútbol.

Hombres como Carlo Costly, Oscar García, Arnold Peralta, Maynor Figueroa, Jerry Bengston y Jorge Claros, son figuras hondureñas de alto perfil futbolístico, y que creemos, no necesitan que a su alrededor se fomente un ambiente hostil, como lo han estado haciendo ciertos medios de prensa y algún sector de la afición de su país.

Vayamos al juego. Dely Valdés ya tiene el equipo con que jugará esta noche. Igual, Luis Fernando Suárez ya tiene el suyo.

No creo que haya sorpresas. Costly y Bengston atacarán a Panamá... Blas y Tejada lo harán contra Honduras.

Honduras tiene mucho más que perder, basta con que hoy Canadá juegue ante Cuba con todo a su favor para sacar los tres puntos y quedar a las puertas de la clasificación, y que precisamente ante los norteños sea su última oportunidad de clasificar, como para que Suárez piense en lo difícil que será el partido ante los nuestros.

Pero aquí no daremos libertades. Sabemos que un triunfo nos ubica directamente en la hexagonal. No nos importa lo que suceda en el otro choque... nos importa éste. Ganarlo y separarnos del resto.

Un empate tampoco nos viene mal, aunque reconozco que Cuba le ha dado problemas a Panamá, no sé por qué extraña circunstancia, siempre complica a un equipo que es superior, sin dudas.

Lo que quiere Dely Valdés es viajar a Cuba sabiendo que el boleto para estar junto con los otros cinco mejores equipos del área está seguro.

Es ese el objetivo de esta etapa de la misión futbolística panameña, que busca llegar a una ronda final del campeonato mundial de fútbol por primera vez en su historia.

Las distancias se han acortado y Panamá ya no es la cenicienta de antes. Ahora cuenta con un equipo consolidado, que sabe jugar al fútbol, puede leer el planteamiento de contrario y presentar una propuesta de juego. El mejor homenaje a Rommel Fernández será una victoria con sello de clasificación.

PERIODISTA