Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Deportes

Papel del delegado en los juegos

La función de un delegado en una embajada deportiva es tan simple como compleja al mismo tiempo.

La función de un delegado en una embajada deportiva es tan simple como compleja al mismo tiempo.

Es quien debe estar pendiente de todas las cosas, buenas o malas, que puedan afectar positiva o negativamente a los atletas de su disciplina.

Si pusiera un ejemplo del accionar de un delegado, pondría sin dudas a José Félix Rodríguez, del boxeo.

Es el primero que se levanta y el último que se acuesta en su delegación.

En su estancia en la sede de concentración, está pendiente de lo que sus atletas comen, de su peso de competencia, de su estado físico, de los suplementos vitamínicos que ingieren y hasta de si no se sienten bien o están deprimidos.

En la competencia, vigila cada detalle de cada uno de sus boxeadores.

Está pendiente del desarrollo del combate, de cómo van las tarjetas, del control antidopaje.

Celebra en las victorias, y es sereno en las derrotas.

Consuela y estimula a sus protegidos, en las buenas y en las malas.

El papel del delegado debe ir siempre más allá de asistir a un congresillo técnico.

Es necesariamente una pieza fundamental en el engranaje administrativo de su deporte, mientras está en una competencia.

Y sin dudas, José Félix es el mejor ejemplo de cómo trabaja un delegado por el bien de los atletas de su deporte.

Esperemos que hoy toda esa combinación de aptitudes se reflejen de manera positiva cuando actúen los atletas del boxeo por la medalla dorada en los X Juegos Centroamericanos.

PERIODISTA