Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Deportes

Decepción a los mártires del 9 de enero

Hoy al conmemorar los 50 años de la gesta patriótica del 9 de enero de 1964, a diferencia de los años anteriores cuando se recordaba has...

Hoy al conmemorar los 50 años de la gesta patriótica del 9 de enero de 1964, a diferencia de los años anteriores cuando se recordaba hasta en forma discreta, a menos de 5 meses de las elecciones del 4 de mayo del 2014, se observa una especie de oportunismo que parece un ‘‘concurso’’ para demostrar o hacer alarde de quién es más ‘patriótico’. Así vemos actividades deportivas, desfiles etc., y como ‘se ven las caras y no los corazones’, como pregona Rubén Blades, no puedo afirmar cuál es la agenda oculta de los que hoy hacen ese alarde de patriotismo.

Como los escritos sirven para recordar lo que el tiempo olvida, y a la vez como testimonio para reiterar la consistencia de algunos puntos de vista, quiero destacar hoy el título del Coctel del 25 de agosto del año 2000 que decía: ‘Lo ideal sería un Centro de Alto Rendimiento en el Complejo Deportivo de Clayton’. Parte del contenido leía: ‘Aunque quizás muchos no comparten mi punto de vista, los hechos demuestran que vivimos en una sociedad llena de prejuicios, en donde se cree que las buenas ideas o iniciativas solamente pueden provenir de ciertas personas. Así en la mayoría de los casos, las opiniones del hombre común y corriente, aquel que no tiene influencia, fortuna, parentesco, amistad o afiliación política, son relegados a un segundo plano’.

Hoy al cumplirse las ‘bodas de plata’ (50 años) de esta gesta patriótica, todos los deportistas debemos recordar que con un cálculo frío se fueron reclamando las instalaciones deportivas revertidas a Panamá con motivo de los tratados Torrijos-Carter, y el hombre común, el ‘hijo de la cocinera’ que gritaba ‘yankee go home’, quizás jamás llegó a disfrutar plenamente de aquellas instalaciones deportivas que ahora son de Panamá. Prueba de ello es que a la fecha, persisten las quejas, en especial en los barrios populares, de que hacen falta instalaciones deportivas. Una vez más, y reitero que sin dejar de reconocer los méritos de los clubes cívicos, para este servidor fue un error otorgar el Complejo Deportivo de lo que era la base militar Fuerte Clayton, a un Patronato controlado por el Club Kiwanis, ignorando en el momento, y durante el gobierno de Doña Mireya Moscoso, la alternativa de la instalación de un Centro de Alto Rendimiento Internacional, que bien pudiera contar con el patrocinio del COI, por intermedio de Solidaridad Olímpica (SO) como se ven en otros países. ¡Qué falta hace un Centro de Alto Rendimiento!

Las instalaciones deportivas de Clayton fueron visitadas por la señora Beatriz Hurst, entonces directora de Proyectos de SO, y Santiago Campo, encargado de proyectos. Ambos funcionarios del COI estuvieron en Panamá evaluando estas instalaciones. Pero qué va, el Complejo Deportivo de Clayton pasó a manos del Club Kiwanis. La Fundación Ciudad del Saber firmó un convenio con el Club Kiwanis para utilizar y administrar las instalaciones y áreas destinadas a actividades recreativas ubicadas en Clayton.

La conformación del Patronato para administrar las áreas deportivas, además de un mensaje alto y claro de decepción a los mártires, y que no debía llevar el nombre específico de un club o de persona alguna, recordando que fue una lucha de muchísimos panameños, destacándose los estudiantes del Glorioso Nido de Águilas (IN) y de la Universidad de Panamá, y en vez de cosechar frutos de gratitud, fueron objeto de un menosprecio. Pues, la integración del Patronato que daré a conocer mañana, no solo no tomó en consideración a estos héroes o sus hijos, ni mucho menos una representación de atletas, federaciones o el COP, sino el control era del Club Kiwanis, puesto que además de la presidencia, 8 de los 14 miembros estaban vinculados a dicho club. (Continuará mañana)

COCTEL DEPORTIVO