Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Deportes

El serbio Novak Djokovic es eliminado por el suizo Stanislas Wawrinka

El suizo Stanislas Wawrinka propició la gran sorpresa de la jornada al derrotar al serbio Novak Djokovic por 2-6, 6-4, 6-2, 3-6 y 9-7 e...

El suizo Stanislas Wawrinka propició la gran sorpresa de la jornada al derrotar al serbio Novak Djokovic por 2-6, 6-4, 6-2, 3-6 y 9-7 en cuatro horas, y alcanzar por primera vez las semifinales del Abierto de Australia.

En el último partido de la jornada y ante el mítico Rod Laver, que acudió a presenciar los dos encuentros que cerraron el día, Wawrinka consiguió derrotar al número dos del mundo, romper su racha de 28 partidos consecutivos ganados desde que "Nole" perdió la final del Abierto de EE.UU. y vengar la derrota que el serbio le infligió el pasado año en los octavos de final aquí mismo, en un duelo también épico que pasó a los anales del torneo como el cuarto más largo de su historia.

Djokovic llevaba 25 partidos ganados en el Abierto de Australia, con los que había logrado tres de sus cuatro títulos aquí. Wawrinka se enfrentará en semifinales contra el checo Tomas Berdych, que superó al español David Ferrer, por 6-1, 6-4, 2-6 y 6-4.

En otros encuentros Por otro lado, el checo Tomas Berdych venció al español David Ferrer por 6-1, 6-4, 2-6 y 6-4, y completó su 'poker' de semifinales del Grand Slam.

En una tarde soleada, aunque con algo de viento, Berdych se deshizo del tercer jugador del mundo en tres horas y cuatro minutos, y ahora buscará la final de este torneo con el suizo Stanislas Wawrinka.

Nada hacía presagiar que Ferrer, un jugador siempre combativo hasta el límite de sus fuerzas, cediera en tres sets, pero el partido parecía decidido de esa guisa porque Berdych se mostró inabordable en las dos primeras mangas, tal y como ha hecho en los anteriores encuentros en los que no había cedido un solo set.

Pero la reacción de Ferrer apareció para complicarle la victoria. David, semifinalista dos veces en Melbourne, tuvo incluso la posibilidad de forzar el quinto parcial de haber aprovechado varios puntos de rotura en el cuarto, pero no era su tarde.