Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Deportes

A 100 días de la Copa del Mundo

SAO PAULO. Apenas 100 días. Difícil de creer que falta tan poco. Pareciera que ha sido ayer cuando Brasil ganó el derecho de servir de s...

SAO PAULO. Apenas 100 días. Difícil de creer que falta tan poco. Pareciera que ha sido ayer cuando Brasil ganó el derecho de servir de sede de la Copa del Mundo de la FIFA. Me acuerdo la emoción que tuve al saber, que mi país organizaría el evento más importante del fútbol del planeta.

Hoy, no me encuentro más en el campo como jugador, pero confieso que empiezo a sentir aquella misma sensación de ansiedad cuando estaba a punto de disputar una decisión. A final, no sería la Copa del Mundo de la FIFA una ‘salida’ decisiva para Brasil consolidarse aún más internacionalmente?

Tenemos el proyector sobre nosotros, es un buena oportunidad para demostrar lo que es Brasil y como es su pueblo de verdad. Con la realización de la Copa del Mundo y de las Olimpiadas en el 2016, tenemos la oportunidad de demostrar al mundo que somos un país apasionado por el deporte.

Además, somos un país con una economía fuerte, líder en biotecnología, considerado entre los mayores productores de carne, minerales y soya.

Muy pronto, millares de turistas y periodistas extranjeros desembarcarán en nuestros aeropuertos llenos de curiosidad, deseando conocer el verdadero Brasil.

También, somos un país de fuertes contrastes sociales, pero que ha realizado importantes avances para corregirlos.

Una sociedad diversa, pero unida. Somos tierra de gente talentosa, batalladora, creativa e innovadora, características bien representadas en los dribles mágicos y desconcertantes de Neymar, en la música del maestro Tom Jobim y en la ciencia de Miguel Nicolelis, que con la investigación del exoesqueleto infunde esperanzas a los parapléjicos que sueñan en volver a andar.

Nuestro país también es multicolor, dueño de una naturaleza de sacar el aliento.

El turista que nos visite en la Copa del Mundo debe prepararse para una experiencia inolvidable: nadie saldrá de aquí sin un grato recuerdo, después de conocer las playas del nordeste, la inmensidad del Río Amazonas o la unión entre el mar y la montaña que hace Río de Janeiro lucirse como una tela pintada.

Somos la tierra de la alegría y con esa alegría vamos a recibir con los brazos abiertos todos los visitantes que vendrán para la Copa. No obstante, hasta allá, tenemos que seguir trabajando.

Como miembro del Consejo Administrativo del Comité Organizador Local de la Copa del Mundo de la FIFA, sigo de cerca la dedicación, capacidad y compromiso de aquellos que están colaborando para la construcción de un evento único. Estuve presente en todas las 12 ciudades sede, y constaté la entrega de millares de personas comprometidas para la realización de una Copa del Mundo impecable.

En nuestra trayectoria de preparación, ya pasamos por pruebas durísimas.

En el año pasado, servimos de sede a la mejor edición de la Copa de las Confederaciones hasta hoy.

Y esa no es solo mí opinión, como también de fanáticos, periodistas y del mismo presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

Menos de seis meses después, realizamos otro evento desafiador: el Sorteo de los Grupos, en la Costa do Sauípe, Bahia.

Allá, después de conocer las ciudades en que irán a disputar sus partidas, las 32 selecciones clasificadas discutieron sus planes operativos con integrantes del COL, FIFA y Gobierno Federal.

Ese intercambio entre organizadores y selecciones es continuo y tuvo más de una sobresaliente etapa en el mes pasado, con el Seminario de los Equipos, en Costão do Santinho, en Florianópolis.

Temas como seguridad, transporte, atención a los equipos fueron discutidos minuciosamente.

Ahora, partimos realmente hacía la recta final de los preparativos.

Desde el inicio del año, ya inauguramos dos nuevos estadios: la Arena de las Dunas, en Natal, y el nuevo Beira Rio, en Porto Alegre.

Están bellísimos, así como están quedando la Arena Amazonas, la Arena da Baixada, la Arena Pantanal y la Arena Corinthians.

Hasta la copa, los estadios de la competición pasarán por eventos de prueba, fundamentales para que todos los involucrados en la organización hagan ajustes en sus operaciones.

Falta poco para el gran show y el encuentro de los mejores jugadores del planeta.

Messi, Cristiano Ronaldo, Iniesta, Neymar … No veo la hora. Les espero a ustedes en Brasil. ¡Nos vemos en la Copa!

El autor es miembro del Comité Organizador de la Copa del Mundo Brasil 2014.